Notimundo

23
Noviembre

El 29 de noviembre se cumplen 70 años de la fatídica resolución 181 de la ONU que suponía la creación de dos Estados en territorio palestino: uno judío y otro ‘árabe’, ninguneando la identidad palestina.

22
Noviembre

Hasta el día 31 del mes pasado, el país ya registró 23,968 ejecuciones / De mantenerse la tendencia, 2017 será uno de los más violentos en la historia de México en su guerra contra el narco / Nunca antes se había matado tanto en tan poco tiempo

CIUDAD DE MEXICO, 21 de noviembre.- A mes y medio de que acabe el año, 2017 emerge como uno de los más violentos en la historia reciente de México. Se agotan los adjetivos para calificar la sangría. Los asesinatos se cuentan por decenas cada día. Regiones que no habían sido problemáticas, destacan ahora en los índices delictivos. Los resultados de octubre son de récord: nunca antes se había matado tanto en tan poco tiempo. Son 2,764 asesinatos en el peor mes desde que se tienen registros.

Ningún Estado se salva a excepción de Yucatán. Alejandro Hope, analista en seguridad, recordaba este martes por ejemplo, que el Estado de Baja California Sur, paraíso playero, santuario natural preferido por los turistas de Estados Unidos, registró hasta el 31 de octubre 536 asesinatos. “En todo 2014”, decía en su cuenta de twitter, “fueron 84”. En todo el país, son ya 23,968 asesinatos.

Además del caso concreto de Baja California, Hope comparaba los datos de octubre del 2014 con los del mismo mes del 2017. Si entonces se contaron 1,425, este año fueron casi el doble.

2014 fue el año del caso Iguala, la cacería y desaparición de los 43 estudiantes de magisterio en el Estado de Guerrero. La sociedad mexicana se levantó entonces como no lo había hecho en años. Era el culmen de la maldad, se dijo, peor que cualquier aberración cometida en los peores momentos de la guerra contra el narco, los últimos años de la presidencia de Felipe Calderón, 2011 y 2012. Ahora, tres años después, sin grandes referencias mediáticas, la sangre corre como nunca.

Aumentan o se mantienen las cifras de asesinatos en Guerrero, Puebla, Guanajuato o el Estado de México. En este último, este domingo, murió asesinado uno de los vicepresidentes del gigante Televisa, Adolfo Lagos. La Fiscalía del Estado ha explicado sin embargo que probablemente se trató de un accidente. Unos hombres trataron de asaltar a Lagos y sus escoltas, al impedirlo, balearon sin querer a su protegido.

Es el último asesinato de alto perfil de las últimas horas. Alto perfil porque el presidente, Enrique Peña Nieto, usó su cuenta de twitter para dar el pésame a la familia. En el mensaje, publicado el domingo, Peña Nieto dijo además que la Procuraduría General de la República, PGR, acompañaría a la Fiscalía estatal en las investigaciones. Fue un mensaje polémico: ¿Por qué tendría que intervenir la PGR en este asesinato y no en otros, porque es Televisa?

Además de Lagos, en las últimas horas se ha conocido el asesinato del ombudsman de Baja California Sur, Silvestre De la Toba. En Hidalgotitlán, Veracruz, mataron al alcalde electo, Santana Cruz.

Este último caso retrata si acaso la situación que vive el país, la violencia, pero también la sensación de impunidad con que se mueven los grupos criminales. Según informaba el diario local Blog Expediente, una banda de pistoleros tomó el pueblo el lunes a mediodía. Buscaban al alcalde. Este se refugió en su casa y aguantó, al parecer, a que las autoridades llegaran a apoyarle. Como no llegaban y los criminales amenazaban con matar a toda su familia, el alcalde cedió. Lo mataron en el patio de su casa. Los maleantes, decían algunos vecinos, se marcharon disparando al aire. Como celebrando.

22
Noviembre

En Honduras no va a gobernar un nacionalista o un izquierdista. Sin ser adivino, puedo adelantar quien sería el vencedor: Juan Orlando Hernández. Difícilmente y sobre todo en América, un país satélite de Washington se le vuelve a escapar de las manos al gobierno de Estados Unidos.

Veremos en Honduras el fraude electoral, asesinaran a cuantos sea necesario para imponer un presidente que favorezca al coloso del norte. No permitirá el gobierno americano que un presidente de izquierda gobierne.

Ya sea Chile, Brasil, Colombia, Argentina, Perú, o cualquier otro país de América, ese tiempo en donde los nacionalistas o izquierdistas triunfaban pertenece al pasado, haberlo permitido le costó muy caro al imperio americano y no volverá a cometer ese error. Aquellos que creen que López Obrador pudiera ser el próximo presidente de México están equivocados.

Olvídense de que hoy en elecciones “democráticas” triunfe un candidato presidencial nacionalista o de izquierda, para impedirlo están en constante función las embajadas de Estados Unidos, que mediante el fraude y el reconocimiento inmediatamente del gobierno de Washington a quien mejor le aporte a sus intereses.

21
Noviembre

WASHINGTON, EE.UU., 20 de noviembre (Reuters).- El abuso de opioides, que ha asolado parte de Estados Unidos en los últimos años, costó a la economía del país hasta 504,000 millones de dólares en el 2015, dijeron economistas de la Casa Blanca en un reporte.

El Consejo de Asesores Económicos (ECA, por su sigla en inglés) de la Casa Blanca dijo que el costo de la crisis de opioides representó un 2,8% del producto interno bruto de ese año.

Usando una combinación de modelos estadísticos, el Consejo dijo que la pérdida de producción económica por 33,000 muertes relacionadas con los opioides en el 2015 podría ser de entre 221,000 millones de dólares y 431.000 millones de dólares, dependiendo de la metodología.

Además, el reporte divulgado el domingo analizó los costos del uso no fatal de opioides, estimando un total de 72,000 millones de dólares para los 2,4 millones de personas con adicción a opioides registradas en 2015. Los costos incluyeron tratamiento médico, gastos del sistema judicial y la menor productividad económica de los adictos.

“La crisis ha empeorado, especialmente en términos de muertes por sobredosis que se duplicaron en los últimos 10 años”, dijo el CEA. “Si bien estudios previos se han enfocado exclusivamente en opioides recetados, también consideramos opioides ilícitos incluyendo la heroína”, añadió.

Los opioides, principalmente calmantes recetados, heroína y fentanilo, están aumentado las sobredosis de drogas.

El Consejo dijo que su cálculo es considerablemente mayor porque se ha agravado la epidemia al duplicarse las muertes por sobredosis en la última década y porque algunos estudios previos no reflejaron las muertes atribuidas al consumo de opiáceos, una categoría de analgésicos muy potentes pero altamente adictivos.

El Consejo agregó que los estudios anteriores se centraron exclusivamente en los opiáceos de receta, mientras que su documento incluyó los opiáceos ilícitos, como la heroína.

“Los cálculos previos del costo económico de la crisis del consumo de opiáceos estuvieron subestimados considerablemente al no considerar en su valor real el componente más importante de las pérdidas: las muertes por sobredosis”, según el informe.