Notimundo

26
Noviembre

Dolor y mucha furia fue la reacción de los desesperados familiares de los 44 tripulantes del submarino argentino ARA San Juan, que desapareció en el Atlántico sur en la mañana del 15 de noviembre, cuando un jefe de la Marina utilizando un lenguaje científico les comunicó sobre un evento violento, singular, anómalo, corto y no nuclear consistente con una explosión.

Para los familiares de los 44 tripulantes la explicación sonó a burla, ya que la tragedia se resumía en una corta frase: el sumergible explotó. Y de allí los gritos y los insultos que no dejaron que se acabara de leer el informe en la base naval de Mar del Plata revelaron un profundo descontento que iba mucho más allá de esta tragedia, describe la periodista Stella Calloni.

El dato trascendental acercado a la Armada por la Organización del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares confirmó las peores presunciones: el ARA San Juan sufrió un evento cataclísmico en plena navegación hacia Mar del Plata, a unas 30 millas náuticas al nornoreste de su último punto de contacto radiofónico, a más de 400 kilómetros de la costa patagónica, frente al golfo San Jorge.

El vocero de la Armada, Enrique Balbi, sostuvo que las fuerzas internacionales que se unieron a las argentinas para la búsqueda y rescate del submarino argentino se concentrarán en tratar de ubicar dónde está el TR-1700 (modelo del submarino). En caso de que haya ido a fondo más allá del talud de la plataforma continental, no se puede descartar que el casco resistente del sumergible haya colapsado irremediablemente. Hasta que no haya una certeza y una evidencia, la búsqueda continúa con todos los medios, dijo.

“Nos engañaron, lo sabían porque fue el mismo día 15 que esto sucedió, fueron perversos, mataron a los nuestros”, clamaban los familiares. Jesica Gopar, esposa del tripulante Fernando Santilli, dijo que hablando con personal de la Armada les dijeron directamente que la nave podría haber estallado y les aconsejaron llevar flores al mar. Añadió que cuando fue a la base a recibir apoyo sicológico sólo le ofrecieron un vaso de agua y una pastilla.

“Están todos muertos, nos confirmaron que están todos muertos”, sollozaba el padre de uno de los tripulantes, al referirse al informe de la Armada de que el ARA San Juan sufrió una explosión a las 10:31, justo tres horas después del último contacto. “No puedo hablar mucho. Me llamaron hace 15 minutos y me dijeron que hubo una explosión a 200 metros de profundidad y que todos están muertos (…) Es básico, no hay mucha vuelta qué darle. Explotó a 200 metros de profundidad y no hay humano que sobreviva a eso”.

Entre los 44 marinos, figuraba la teniente Eliana María Krawczyk, de 35 años, la única mujer submarinista en el país. Itatí Leguizamón, esposa de otro tripulante, replicó: ¿Quién es tan estúpido como para creer que recién ahora detectaron la señal de la explosión? Si antes habían dicho que hubo una falla leve –un incendio–, ¿por qué después dicen que fue una explosión?”

Claudio Rodríguez, hermano de Hernán, el jefe de máquinas, no disimuló su pesimismo: “Todavía no encontraron los cuerpos, cuando lo hagan y cuando los saquen, si es que los pueden sacar, yo como familiar, y esto se lo dije al Almirante anoche, si ha sido culpa de ellos, esperemos que paguen todos los jefes”.

 

¿Presencia estadounidense?

 

En primer lugar el gobierno del presidente Mauricio Macri deberá explicar a la población y al Congreso por qué estaban militares y científicos de la estadounidense Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) desde la segunda quincena de octubre y por qué llegaron a Ushuaia buques el 31 de ese mes, lo que es absolutamente ilegal.

También debe explicar si ya estaban haciendo maniobras naves estadounidenses de la Cuarta Flota y otras que habían participado recientemente en Chile de un simulacro de desaparición y hundimiento de un submarino. Si en función de la búsqueda del ARA San Juan, Estados Unidos, que envió aviones Galaxy, estaría instalando una base militar y otra de control de ensayos nucleares en Tierra del Fuego, la llamada isla del fin del mundo, más despoblada ahora al cerrarse en los pasados dos años las fuentes de trabajo.

La desconfianza sobre estos hechos ha generado una fuerte tensión entre la sociedad civil, así como sectores políticos y científicos. Y se cruzan hipótesis de todo tipo. El analista Daniel do Campo Spada sostuvo que el régimen de Macri autorizó el ingreso de cientos de soldados y material bélico (incluidas naves y armamentos) estadounidenses a territorio argentino sin acuerdo del Congreso, como ordena la Constitución.

Esto aumentó con la excusa de colaborar en la búsqueda del submarino argentino, que desde su punto de vista habrían hundido por error en maniobras conjuntas que tampoco fueron autorizadas por el Congreso. En este caso recordó que la propia embajada estadounidense en Buenos Aires se ufanó de la presencia militar que están logrando por primera vez en la historia argentina, en reciente entrevista con el diario Clarín.

Do campo señaló que se están instalando también en la base de Comodoro Rivadavia. Aunque se denominan Comando de Rescate son unidades de ataque y ocupación que están ingresando con aviones de gran porte como se ha comprobado en días recientes. Recordó que el Congreso ni autorizó ni debatió esta ocupación de personal especializado usando como pretexto la desesperación en la búsqueda de sobrevivientes en el sumergible hundido. Resaltó que unidades submarinas de alta sofisticación no tripulada y aviones con conexión satelital de la NASA ya ocupan gran parte de la base de la marina en la zona.

Por su parte, el periodista y escritor Juan Salinas afirma que el gran dolor ante tamaña tragedia lo obliga a hacer preguntas porque se impone saber una verdad que “no reconocerá las barreras de una prensa amordazada: ¿Cómo y por qué sucedió este grave hecho? ¿Cuál era la misión secreta del ARA San Juan como reconoce una juez federal? ¿Quiénes eran los tripulantes supernumerarios? ¿Tuvieron algo que ver Estados Unidos o Gran Bretaña? Si había una misión secreta, ¿la autorizó el presidente?”

Y añade: ¿aprovechará Macri para barrer con la cúpula militar consensuada en período kirchnerista para remplazarla por una aliada, estilo Corte Suprema? También comenta Salinas que si ocurrió una explosión desde hace una semana, esto era sabido y fue ocultado por el almirantazgo, y posiblemente también por altas instancias del poder político.

Salinas dice tener conocimiento de que el ARA San Juan pudo haberse colado a la zona de exclusión dispuesta unilateralmente por Reino Unido en torno a las Malvinas, y según otros observadores estaba haciendo maniobras conjuntas con la Marina de Estados Unidos a espaldas del Congreso, lo que abre la posibilidad de que se haya producido un accidente.

Además, se analiza que un corto circuito puede provocar un incendio, pero difícilmente deriva en una explosión. En este caso los expertos deben decir si un incendio puede hacer detonar los torpedos. De lo contrario se agigantará la sospecha de que pudo haber sido torpedeado por error. Este es el tenor de lo que surge en estos momentos en que la sombra de una tragedia de esta naturaleza invade el país y la incredulidad sigue creciendo.

El periodista Gabriel Fernández, director de La señal medios, señaló que el episodio está sirviendo al gobierno de Mauricio Macri “para instalar la necesidad de contar con el control estadounidense en nuestra región”. Añade que el destino de las naves argentinas, en la mente oficial, no será tan distinto del que se le otorgó a la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales ( ARSAT). Se está construyendo forzadamente un pequeño país primarizado, lejos de la tecnología e inerme para la defensa de su soberanía”.

“Ahora sólo resta que la demagogia liberal, difundida en altavoz por periodistas indignos, termine expresando que si se anulan los “gastos” en tecnología destinada a la Defensa, se podrán hacer más escuelas. Y que las grandes potencias del Norte están en condiciones de darnos una mano para monitorear el Atlántico Sur”, añadió: “Desde las aguas del Atlántico, emerge el verdadero rostro de la gestión antinacional”.

 

Gobierno busca estrategia

 

Para intentar neutralizar la crisis y ante el temor por el impacto político, el Gobierno seguramente optará por desplazará a la cúpula de la Armada. El Gobierno teme por la repercusión internacional y las críticas de los familiares, que cuestionaban a voz en cuello la forma en que se manejó la situación desde el primer momento. El equipo de comunicación que conduce el jefe de gabinete Marcos Peña eligió el silencio ante la situación y la única cara visible fue la del vocero de la Armada.

Aún el Gobierno no terminó hasta ahora de esbozar una estrategia clara. Las habituales cuentas de Twitter oficialistas (muchas de ellas fantasmas, otras tercerizadas) comenzaron a responsabilizar al Gobierno anterior por el arreglo que tuvo el submarino y que culminó en 2014, pero esta versión presenta lgunos problemas concretos para el gobierno de Mauricio Macri: después de su puesta en funciones de nuevo en 2015, el submarino cumplió con viajes durante dos años, incluyendo en mayo de este año un ejercicio militar que incluyó el disparo de torpedos.

Además, en un informe ante el Congreso en 2016, el jefe de Gabinete sostuvo que el submarino tuvo “una reparación de ‘media vida’ del submarino ARA ‘San Juan’ que extendió 30 años más la vida útil del mismo y ya fue entregado a la Armada Argentina y se encuentra operativo en Mar del Plata”.

 

Cómo se descubrió el sonido de la explosión

 

El estallido en la zona donde navegaba el ARA San Juan fue detectado por dos sensores subacuáticos de la Comisión para el Control Integral y de Pruebas Nucleares, un organismo internacional con sede en Viena, Austria, que monitorea la existencia de explosiones nucleares en la superficie terrestre, en la atmósfera, debajo de la superficie de la tierra y en los océanos.

El ingeniero hidroacústico del Ctbto Mario Zanpolle indicó a Página 12 que “el análisis detallado lo empezamos a hacer el sábado, una vez que estaba claro que nuestro sistema había recogido algo inusual que podía tener algo que ver con el submarino argentino”. Explicó que los factores a partir de los cuales el sonido registrado por los dos sensores, ubicados en los océanos Indico y Atlántico Sur, pueden corresponder a la explosión del submarino son las características del sonido, el lugar en donde se lo ubicó y la hora. La jefa de prensa del organismo, Elisabeth Wächter, señaló que la información fue brindada recién el jueves al embajador argentino en Austria, Rafael Grossi”.

“Nosotros registramos datos durante las 24 horas del día para ver si hay alguna explosión nuclear”, advirtió Zanpolle, y aclaró que “el informe sobre el ARA San Juan lo hicimos por nuestra propia iniciativa, cuando nos enteramos acerca de la desaparición del submarino y detectamos sonidos inusuales en algunas estaciones hidroacústicas cercanas”.

25
Noviembre

Se cumple un año del fallecimiento del histórico líder de la Revolución Cubana.

Fidel Castro, líder histórico de la Revolución Cubana y una de las figuras políticas más importantes del siglo XX, falleció el 25 de noviembre de 2016. Sin embargo, pocos días antes de su muerte, seguía trabajando y ordenó llevar a cabo la que sería su última obra: la cancha de fútbol de Jaimanitas, en La Habana.

En ese barrio vivió Fidel, en una modesta casa, hasta su último día. Poco antes de su muerte, pasó con su automóvil por una calle donde vio a un grupo de niños jugando y paró a hablar con ellos.

 

La cancha de Jaimanitas

 

"¿Cómo es que no hay otro lugar para jugar fútbol?", preguntó, según el relato que brindó a Reuters el vecino Rafael Sierra, veterano cubano de la guerra de Angola en la década de 1980. "Ellos jugaban fútbol en la calle. No había otro lugar. Y él se interesó", explicó Sierra, quien añadió que "ya, al otro día, estaban limpiando el terreno" para hacer la cancha.

Uno de los niños de Jaimanitas, Yossiel Calvo, sostuvo en diciembre del año pasado: "Hablé con él hace como un mes. Que iba a hacer un terreno de fútbol para nosotros". "Y lo hizo", sentenció.

Lo mismo expresó Miriam Lavalle, una jubilada: "Los niños dijeron que no tienen dónde jugar. Él dijo pronto lo van a tener. Y así mismo fue. Se cumplió".

 

El legado de Fidel

 

Sin duda, el líder cubano fue motivo de controversias a lo largo de su vida. Generó amores y odios, pero difícilmente le haya resultado indiferente a alguien. Estar al frente de la primera revolución socialista triunfante del hemisferio occidental, y a tan solo unos pocos kilómetros de los EE.UU., lo puso en el centro de la escena política mundial durante las casi cinco décadas en que dirigió los destinos de Cuba.

Más allá de las opiniones, hoy la isla expone unos índices de desarrollo humano muy importantes, comparables con países europeos y sin duda muy superiores a los del resto de América Latina. Principalmente, se destaca en lo relacionado a la salud y la educación.

En 2016, el país finalizó con una mortalidad infantil de 4,3 por cada mil nacidos vivos lo que, según datos del Banco Mundial, lo ubica al nivel del Reino Unido o Suiza, y por encima de EE.UU.. Asimismo, de acuerdo a un informe del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) citado por Telesur, la isla ha erradicado la desnutrición infantil.

A estos logros se suma un impulso sostenido a sectores como la biotecnología, donde La Habana ha dado pasos importantes en la lucha contra el cáncer y otras enfermedades.

En esta perspectiva se inscribe también el incentivo al deporte. Como expresó Mario Torres de Diego, autor del libro 'Fidel y el deporte', en diálogo con Radio Sur, para el histórico dirigente cubano "todo el dinero que se gastaba en construir campos de deporte se ahorraba en salud". Desde su punto de vista, "lo principal" era que "no se tenía que hacer deporte solo para buscar medallas, sino fundamentalmente por la salud".

Y así fue como, en su barrio de La Habana, Fidel dejó como legado la cancha de Jaimanitas, su última obra al servicio del pueblo cubano.

24
Noviembre

PLYMOUTH, Massachusetts, EE.UU., 23 de noviembre (AP).- Miembros de varias tribus indígenas de Estados Unidos se congregaron el jueves en la población donde se asentaron los colonos ingleses en el siglo XVII para un oficio solemne en el que llamaron el Día Nacional de Luto, mientras el resto del país celebra el Día de Acción de Gracias.

La reunión al mediodía en el centro de Plymouth, Massachusetts recordó las enfermedades, el racismo y la opresión traídos por los colonos europeos.

Las tribus habitaban la zona de Nueva Inglaterra -región geográfica que comprende seis estados del noreste de Estados Unidos: Connecticut, Maine, Massachusetts, Nueva Hampshire, Rhode Island y Vermont- a la llegada de los colonos europeos.

Moonanum James, un dirigente del grupo, dijo que los nativos no tienen motivo para festejar el arribo de los Peregrinos en 1620. “Hoy decimos, ‘nada de gracias, nada de acción’”, dijo James.

Además de oraciones y discursos, los participantes condenaron la degradación del ambiente y las restricciones a la inmigración. También planearon una danza para “pisotear” simbólicamente la adicción a los opiáceos, que ha provocado estragos en muchas de sus comunidades.

 

Una de las masacres contra los indios es reconocida como la Masacre de Wounded Knee

 

La masacre de Wounded Knee sucedió el 29 de diciembre de 1890,​ cerca del arroyo Wounded Knee (en idioma lakota: Čhaŋkpé Ópi Wakpála) en la reserva india de Pine Ridge, ubicada en el estado estadounidense de Dakota del Sur. El día anterior, un destacamento del 7.º Regimiento de Caballería comandado por el mayor Samuel Whitside interceptó al grupo de indios lakota del jefe Si Tanka cerca del pico Porcupine Butte y lo escoltó durante ocho kilómetros hasta el arroyo Wounded Knee, donde acamparon. Allí llegó poco después el resto del 7.º Regimiento de Caballería, liderado por el coronel James W. Forsyth, y rodearon el campamento indio armados con cuatro cañones Hotchkiss.

En la mañana del 29 de diciembre, los soldados estadounidenses entraron en el campamento para desarmar a los indios lakota. Una versión de los hechos afirma que un miembro de la tribu aquejado de sordera, de nombre Black Coyote, no se quería deshacer de su rifle porque decía que le había costado mucho dinero.​ El forcejeo para quitarle el arma se intensificó y esta se disparó. El sonido de la detonación provocó que todo el 7.º Regimiento comenzara a disparar de manera indiscriminada contra los indios, matando hombres, mujeres y niños e incluso algunos soldados estadounidenses. Los guerreros lakota que todavía no habían entregado sus armas respondieron al fuego, pero enseguida fueron abatidos. Los lakota supervivientes huyeron, pero la caballería estadounidense los persiguió y mató, a pesar de que muchos de ellos iban desarmados.

Cuando terminó el tiroteo, al menos 150 miembros de la tribu lakota habían sido asesinados y otros 51 resultaron heridos; algunas fuentes afirman que los indios muertos serían realmente unos 300, de los cuales más de 200 eran mujeres y niños.​ También murieron 25 soldados del 7.º Regimiento de Caballería y otros 39 acabaron heridos.​ Por sus acciones ese día, los veinte miembros del regimiento que mataron a más personas fueron galardonados con la prestigiosa Medalla de Honor.​ En el año 2001, el Congreso Nacional de Indios Americanos aprobó dos resoluciones condenando la entrega de estas medallas y pidió al gobierno estadounidense que las rescindiera.​ El lugar de la masacre está declarado Hito Histórico Nacional.

23
Noviembre

En el primer año del Acuerdo de Paz de Colombia, solo se ha cumplido el 18 por ciento de lo estipulado, según el Observatorio de Seguimiento a la Implementación de los Acuerdos de Paz (OIAP).

El Acuerdo Final de Paz firmado entre el Gobierno colombiano y el exgrupo insurgente Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo (FARC-EP) el 24 de noviembre de 2016, marcó un giro importante en la historia de la nación suramericana.

Durante 52 años de conflicto armado entre el Ejército y los exinsurgentes, el presidente Juan Manuel Santos indicó que unas 8.376.463 personas resultaron afectadas.

El Registro Único de Víctimas (RUV) detalló que del total de víctimas, 7.134.646 fueron desplazadas, 983.033 por homicidios, 165.927 por desapariciones forzadas y 34.814 secuestradas, entre otros casos.

Ante estas alarmantes cifras, se estableció en La Habana (Cuba) un diálogo que duró cuatro años (2012-2016) y contó con los testimonios de víctimas, para alcanzar la firma del acuerdo que orientó a Colombia hacia la sana convivencia, la tolerancia y el perdón.

Esta nueva propuesta, tras el rechazo del primer documento en el plebiscito del 2 de octubre, incluyó sugerencias de diferentes sectores sociales, entre ellos, víctimas del conflicto y la Iglesia.

A un año de la firma de este emblemático acuerdo para el cese del conflicto armado más largo de América, el avance en el cumplimiento de los aspectos más importantes ha sido lento ante la necesidad de concretar uno de los deseos más fervientes de la población: la paz.

 

Nuevo partido político en Colombia

 

Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) fue el nombre elegido por el exgrupo insurgente en su Congreso Fundacional de septiembre pasado. Esta incursión en la política colombiana fue un logro alcanzado y permite a sus miembros optar a cargos políticos mediante elecciones.

Para los próximos comicios de 2018, la FARC anunció que su candidato para la Presidencia de Colombia será Rodrigo Londoño Echeverri, mejor conocido como Timochenko, y presentaron a sus aspirantes para el Senado y la Cámara de Representantes que, según lo acordado con el Gobierno, tendrá cinco puestos en cada uno.

 

Dejación de armas

 

Casi siete mil exinsurgentes entregaron sus armas, lo que tuvo un impacto positivo en el ámbito nacional al disminuir los casos de homicidios y salvar a más de tres mil vidas. En los 281 municipios destinados al postconflicto, se redujo en 27 por ciento casos de muertes violentas.

La Misión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) inhabilitó en septiembre pasado unas 8.994 armas de fuego, de las cuales 1.817 eran pistolas y 170 revólveres; 6.177 fusiles de asalto, 28 fusiles de precisión, 6 escopetas, 13 submetralladoras y 274 ametralladoras, entre otras.

 

Reincorporación social

 

El director del Centro de Análisis y Asuntos Públicos, Juan Fernando Londoño, expresó que el proceso de reincorporación de los excombatientes avanza con lentitud, ya que son "más de diez mil personas a la vez, cuando antes se trataba de un proceso gradual y minoritario".

Además, los retrasos en este objetivo obstaculizan la consolidación de un óptimo escenario postconflicto, desde lo económico, político y social, ante la falta de garantías por parte del Estado.

 

Aumento de cultivos ilícitos

 

La ONU informó que el cultivo de coca en el país pasó de 96.000 a 146.000 hectáreas entre 2015 y 2016, un incremento del 52 por ciento. Antes del comienzo de los diálogos de paz, los sembradíos registrados constaban de 47.000 hectáreas.

Pese a que el acuerdo de paz refiere a la sustitución voluntaria con la creación del Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos, los campesinos han denunciado que las autoridades realizan la erradicación forzada.

El informe de la Fundación Paz y Reconciliación revela que el 50 por ciento de los cultivos se encuentra en diez municipios de cuatro departamentos colombianos: Nariño, Norte de Santander, Cauca y Putumayo.

Una de las principales razones para realizar esta actividad es económica, ya que los pobladores han reiterado que representa una alternativa de ingresos ante las condiciones de pobreza en las que viven.

 

Asesinato de líderes sociales

 

En el informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) reflejó que 78 líderes sociales han sido asesinados tras denunciar acciones violentas en contra de sus comunidades; medios locales reseñan que fallecieron casi 100 activistas mientras las autoridades afirman que son 54.

Además, se suman los más de 20 excombatientes asesinados y más de diez familiares en lo que va de 2017, a quienes el Estado debía brindar protección personal para consolidar su reintegración social como parte de lo pactado.

 

La mujer en el proceso de paz

 

Grupos feministas se movilizaron al comienzo de las negociaciones para expresar que "la paz sin mujeres no va". Con la creación de la Subcomisión de Género, alcanzaron una representación de casi el 16 por ciento en la mesa de diálogo y la incorporación de un enfoque más equitativo e igualitario en el acuerdo.

Sin embargo, han denunciado la falta de garantías en los derechos de las mujeres y de las minorías étnicas, como la seguridad y el respeto a sus territorios, en la implementación del proceso de paz en la nación.

 

Justicia Especial para la Paz

 

La Corte Constitucional de Colombia aprobó el sistema de Justicia Especial para la Paz (JEP) como mecanismo para juzgar a excombatientes que formaron parte del conflicto armado, pero será el Congreso quien determine las penas de los mismos.

La jurisdicción de la JEP no ha podido aprobarse por falta de quórum en las últimas sesiones, pese a que la vía rápida o "fast track", período estimado para ello, culmina el próximo 30 de noviembre y pone en riesgo su ejecución.

 

FARC pide a ONU intervenir por incumplimiento del gobierno a la paz

 

Timochenko expresó en una carta al secretario general de la ONU su preocupación "por la forma como el Estado colombiano actúa en materia de implementación de los acuerdos".

El dirigente del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), Rodrigo Londoño (Timochenko), denunció a la Organización de Naciones Unidas (ONU) la alarmante situación que se vive en Colombia, por los actos del Gobierno de Juan Manuel Santos, que ha tergiversado los preceptos del acuerdo de paz establecidos en La Habana, Cuba, hace un año.

Por medio de una carta abierta dirigida al secretario general de la ONU, António Guterres, expresó su preocupación "por la forma como el Estado colombiano actúa en materia de implementación de los acuerdos".

La petición fue realizada tras las declaraciones del secretario general adjunto de Naciones Unidas para Asuntos Políticos Jeffrey Feltman, quien dijo que la comunidad internacional no permitirá que Colombia incumpla lo acordado con el ex grupo insurgente, después de haber firmado el pacto en pro de la paz del país suramericano.

Feltman avaló las denuncia ha hecho la FARC desde hace tiempo, tras una visita realizada el pasado martes a Colombia en la que "pudo constatar personalmente el incumplimiento estatal de lo acordado", indico Timochenko.

 

Los acuerdos incumplidos

 

El dirigente del partido criticó el retraso de los procesos legales, las medidas incumplidas, y las modificaciones aprobadas por el Senado a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

La JEP establece que quienes confiesen sus actos, ayuden a las víctimas y se comprometan a no ejercer la fuerza podrán recibir penas alternativas a prisión, pero tras las modificaciones aprobadas por el Senado, Rodrigo Londoño expresó la preocupación por el destino de los 7.000 excombatientes que entregaron las armas y la situación de seguridad en las antiguas zonas de conflicto por las incertidumbres legales.

Tanto el gobierno de Santos como quienes discuten la JEP han sido denunciados por los miembros de la FARC en varias ocasiones por cumplir a conveniencia los acuerdos que ahora buscan desfavorecer al ex grupo insurgente.