06
Diciembre

Se disparan a casi mil las muertes en Puerto Rico tras el paso de María

Escrito por  El Nuevo Herald / Omaya Sosa Pascual / Centro de Periodismo Investigativo de Puerto Rico
Publicado en Notimundo

Es oficial. En los primeros 40 días de la emergencia causada por el huracán María en Puerto Rico murieron al menos 985 personas adicionales en comparación con el mismo periodo del 2016.

Si se suman septiembre y octubre, ya que además pasó el huracán Irma por la isla, la cifra se eleva a 1,065 muertes. Esto pese a que este año Puerto Rico habría perdido sobre 100,000 habitantes por la migración, según los estimados del Center for Puerto Rican Studies de la Universidad de la Ciudad de Nueva York.

Desde el 20 de septiembre, día en que el histórico ciclón de categoría 4 castigó a toda la isla con vientos de 155 millas por hora y la dejó sin electricidad, la tasa promedio de muertes diarias aumentó en un 43 por ciento con picos de cerca de un 80 por ciento en días como el 21 y el 25 de septiembre. En octubre, las muertes aumentaron un 23.3 por ciento.

La mayoría de estas personas son hombres y mujeres por igual, mayores de 50 años, y murieron con frecuencia en hospitales y asilos con condiciones como diabetes, Alzheimer, paro cardíaco, fallo renal, hipertensión, neumonía y otras enfermedades respiratorias. En estos renglones hubo un aumento de muertes significativo en relación con el 2016. En este periodo de septiembre y octubre, se dispararon las muertes, especialmente en los hospitales y asilos, en comparación con el 2016.

La información, que por primera vez da una noción oficial de la magnitud y el perfil de las muertes registradas tras el huracán María, surge de los datos oficiales sobre este periodo crítico que se hace pública por primera vez hoy por el Centro de Periodismo Investigativo (CPI) tras ser entregados por el Registro Demográfico.

Aunque en septiembre se registró un incremento de muertes en todos los segmentos de edades a partir de los 50 años, en octubre, este aumento se dio en todos los segmentos a partir de los 18 años.

En septiembre, el mayor pico de aumento en muertes se vio entre las personas de 70 a 79 años, y en octubre entre los de más de 90 años.

Sin embargo, llama la atención que en octubre se registraron aumentos significativos, incluso en los segmentos de 30 a 39 años que registró un incremento de un 36 por ciento en muertes, y de 40 a 49 años, que registró un 23.3 por ciento.

Los datos confirman los hallazgos de una investigación del CPI publicada el 28 de septiembre que revelaba que en ese momento había docenas y posiblemente cientos de muertes vinculadas al huracán, contrario a la cifra oficial de muertes del gobierno que se mantuvo en 16 víctimas durante las primeras dos semanas de la emergencia. Hoy, a más de dos meses de la catástrofe, la cifra oficial permanece en 62 debido a la pobre metodología que se está utilizando para analizar y contabilizar los casos, según encontró el CPI.

La revelación de datos confirma las versiones de familiares de víctimas entrevistados que apuntan a problemas con servicios esenciales de salud tales como diálisis, ventiladores, oxígeno, y otras circunstancias críticas causadas por la falta de electricidad en hogares y hospitales por todo Puerto Rico.

José A. López, el único demógrafo del Registro y persona a cargo de analizar estos datos, sostuvo en entrevista con el CPI que la tendencia de aumento en muertes en ambos meses postMaría es significativa y que el hecho de que el gobierno no haya podido vincular más muertes al desastre es muestra de que el proceso actual para documentar la causa de muerte en casos de desastre no funciona y debe de ser reformado. La semana pasada López y el Departamento de Salud comparecieron ante el Senado por una investigación de las fallas en el proceso de contabilizar las muertes vinculadas a María, precisamente para solicitar que comience el diálogo a esos efectos y para liderar el proceso de cambio en el sistema.

“Nos hemos dado cuenta con este proceso (del huracán María) de la necesidad de fortalecer la documentación de las causas de muertes y las circunstancias que están alrededor de las causas de muerte que provocan dicha consecuencia. Eso tiene que estar documentado”, dijo el demógrafo.

“Esto tiene que tener una discusión seria y honesta de todos los sectores implicados”, añadió al señalar que en el país hay una falta de entendimiento del proceso y su importancia.

Según López, desde el punto de vista de salud pública, cualquier aumento de más del 15por ciento en tendencias de mortalidad debe de verse en profundidad para conseguir una explicación, pues es indicativo de que algo anómalo está pasando. En el caso de algunas enfermedades contagiosas, por ejemplo, ya cuando se registra un incremento de un 3 por ciento “hay que salir corriendo”, agregó.

“Es importante porque una vez que tengamos un cuadro más claro de la mortandad en Puerto Rico, esto nos permitirá planificar y realizar planes de trabajo para mejorar la salud pública y prevenir muertes, más aún cuando este tipo de eventos va a seguir ocurriendo. Según los científicos, el calentamiento global está hirviendo el Caribe”, sostuvo.

Actualmente, la vinculación de una muerte por un desastre depende casi exclusivamente de que un médico haga una anotación relacionada al huracán en el certificado de defunción, además de la causa clínica de muerte, pero tanto médicos como hospitales sostienen que su responsabilidad y radio de conocimiento es estrictamente el clínico. Además, el médico que certifica la muerte en la mayoría de los casos muchas veces no es el mismo médico que estuvo a cargo del paciente. Por tanto, la mayoría de los certificados de defunción no incluyen la información adicional sobre las demás circunstancias que pudieron llevar a la descompensación y eventual muerte o aceleración de la muerte de esa persona, tales como el estrés causado por la emergencia, la falta de electricidad, de servicios de transportación, de medicamentos, y la falta de acceso a servicios de salud, cambios en la alimentación, y aumento en las temperaturas del ambiente, entre otros.

Aunque los datos provistos el miércoles por el Registro Demográfico son preliminares hasta que cierre oficialmente el año estadístico con una revisión final, al momento están entrados en un 98 por ciento para septiembre y octubre. Los datos de noviembre, cuando buena parte de la población vivía sin energía eléctrica, aún no están disponibles. Según estos datos, en septiembre del 2017 se registraron 2,883 y en octubre 2,906, en comparación con 2,367 y 2,357 en septiembre y octubre del 2016.

 

Esta historia fue posible como parte de una colaboración con Futuro Media Group respaldada por la Ford Foundation.

El Centro de Periodismo Investigativo (CPI), ubicado en la Facultad de Derecho de la Universidad Interamericana de Puerto Rico, es una organización independiente sin fines de lucro que promueve y defiende el derecho de los ciudadanos al acceso a la información mediante la investigación periodística, la educación y la promoción de la transparencia de las autoridades públicas y privadas.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.