24
Octubre

Estadounidenses se enteran de la presencia de sus tropas

Escrito por 
Publicado en Notimundo

Por la muerte de 4 soldados el ciudadano común estadounidense se entera sobre la presencia de tropas de su país en esa nación africana / Trump obliga al Jefe del Estado Mayor Conjunto a “dar la cara” ante la creciente ola de críticas / ¿Por qué el Presidente de EE.UU. tardó 12 días en hablar de la mortal emboscada que segó la vida de cuatro jóvenes militares?

 

WASHINGTON, EE.UU., 23 de octubre (EFE/AFP/AP/CNN/REUTERS).- El Jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, general Joseph Dunford, defendió hoy la importancia estratégica de la presencia de tropas estadounidenses en Níger, a pesar de los cuatro jóvenes soldados fallecidos a principios de octubre en una emboscada.

”Con una huella relativamente pequeña estamos pudiendo trabajar en colaboración con nuestros aliados locales en la lucha contra grupos terroristas”, señaló Dunford durante una rueda de prensa celebrada en el Pentágono.

Dunford dijo que igualmente cinco soldados nigerinos murieron y otros dos estadounidenses resultaron heridos en la emboscada.

Los 12 estadounidenses y 30 nigerinos en la misión fueron atacados por unos 50 combatientes que Dunford describió como locales asociados al grupo yihadista Estado Islámico (EI). Una investigación está en curso, señaló.

El General recalcó la importancia de la misión de las Fuerzas Especiales en África, cuyo objetivo “en la mayor parte” del continente es la de capacitación y asistencia de las Fuerzas Armadas locales.

”Nuestro objetivo es capacitar a las fuerzas locales para que ellas mismas puedan hacer frente al enemigo”, apuntó Dunford, quien resaltó que, frente a los miles de soldados que luchan contra el yihadismo en países como Afganistán, apenas 800 miembros del Ejército estadounidense son necesarios en Níger.

Dunford informó de que en estos momentos se está llevando a cabo una investigación sobre el terreno para determinar qué sucedió el pasado 3 de octubre cuando, cerca de la frontera con Mali, una docena de boinas verdes que acompañaban a 30 soldados nigerinos fueron emboscadas por un grupo afín a Al Qaeda.

El militar reconoció que, pese a que la misión en Níger no contempla acciones de combate directo, existe esa posibilidad, ya que se trata de una región en la que existe un “peligro inherente” debido a la presencia de grupo terroristas como el Estado Islámico, Al Qaeda o Boko Haram.

El jefe militar agregó que EEUU tiene desplegados unos 6,000 soldados en 53 países de África.

Dunford señaló que las fuerzas estadounidenses han estado en Níger de forma intermitente por más de dos décadas.

Los soldados estadounidenses seguirán asistiendo a las fuerzas locales en Níger a pesar de la muerte de cuatro soldados estadounidenses, afirmó el alto oficial.

“Nuestra intención es continuar con las operaciones”, declaró Dunford, al aportar nuevos detalles sobre el ataque del 4 de octubre presuntamente perpetrado por yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).

 

Estadounidenses merecen respuestas

El máximo general de Estados Unidos dijo que los estadounidenses, incluidas las familias de los soldados que fallecieron en Níger, merecen respuestas sobre la emboscada mortal.

Dunford dijo que los cuatro efectivos de las fuerzas de operaciones especiales de Estados Unidos murieron el 4 de octubre durante una “situación complicada” y un “tiroteo difícil”.

El general reconoció que aún quedan muchas preguntas por responder sobre lo sucedido cerca de la frontera de Malí con Níger.

Entre los asuntos sin resolver están si los soldados estadounidenses tenían el equipo necesario para su operativo, o si hubo alguna falla en la planeación y por qué tomó tanto tiempo recuperar uno de los cuerpos.

 

Preguntan a Trump

¿Por qué Trump tardó 12 días en hablar de la emboscada en la que murieron cuatro militares en Níger?

El gobierno de Estados Unidos está buscando respuestas a la forma en la que murieron cuatro militares en Níger y la reacción del presidente Donald Trump a los hechos.

Una investigación abierta por el Departamento de Defensa busca explicaciones a cómo 50 miembros de ISIS lograron emboscar a 12 hombres en un campamento liderado por ‘boinas verdes’ (Green Berets) y por qué carecían del apoyo necesario para repeler el ataque.

El secretario general de la Casa Blanca, John Kelly salió el jueves a defender la manera en que el presidente ha manejado lo sucedido.

Kelly, un general retirado de cuatro estrellas de la Marina y que perdió a su hijo en Afganistán en 2010, sorprendió a todos con sus declaraciones en la sala de prensa de la Casa Blanca.

Kelly fue muy claro al respaldar las palabras de Trump cuando dijo que “las esposas de los militares sabían a qué se enfrentaban” cuando sus esposos se alistaron. A pesar de las palabras del Kelly, el largo silencio del presidente después del ataque ha generado muchas dudas.

Trump, que se ha caracterizado por ser muy activo en Twitter, no comentó nada acerca de la emboscada militar más importante desde que inició su presidencia. Por el contrario, dejó que los miembros de su gabinete respondieran a los hechos.

Sin embargo, sí utilizó sus redes sociales para comentar sobre la NFL, sus colegas republicanos y los medios de comunicación. Y justo el día en que el cuerpo del Sargento La David T. Johnson fue repatriado a Estados Unidos, Trump estaba jugando golf.

Desde que se confirmó la muerte de los cuatro soldados estadounidenses en Níger el 4 de octubre, Trump participó en diferentes actividades. Pero no fue hasta el 16 de octubre que habló públicamente del tema, cuando Sara Murray de CNN le preguntó sobre los hechos. “Me sentí muy mal, siempre me siento muy mal por eso. Las llamadas más difíciles que tengo que hacer son cuando mueren los soldados”, respondió Trump.

 

Viuda confirma relato

La viuda de uno de los soldados caídos en Níger confirmó hoy que el presidente Donald Trump le dijo por teléfono que su marido “sabía en lo que se había metido”, con lo que corroboró la versión de esa polémica llamada ofrecida por la congresista demócrata Frederica Wilson.

Wilson, que estaba junto a la familia del sargento caído durante esa llamada, aseguró la semana pasada que el presidente había dicho que el boina verde “sabía en lo que se había metido, aunque aún así duele”.

Esas palabras le han valido al mandatario numerosas críticas por su aparente falta de sensibilidad ante el dolor de la esposa de un militar muerto en combate.

Según Myeshia Johnson, la conversación con Trump la hizo “llorar”, por el “tono” de la voz del presidente y lo que dijo sobre el fallecido.

 

Níger, el nuevo Bengasi de EE.UU.

El valor de los muertos depende de su utilidad política. Mientras los republicanos callan, una parte de la oposición demócrata quiere usar el ataque en Níger para abrir un frente de batalla político. Es la venganza por Bengasi, donde el Congreso no logró culpar a nadie, pero sí crear una teoría conspiratoria muy eficaz para movilizar a su base.

Entre los que están usando el fantasma de Bengasi en Níger destaca la representante demócrata Federica Wilson, que se ha enfrascado en una dura controversia con la Casa Blanca al divulgar el contenido de la llamada de Donald Trump a Myesha Johnson, la esposa de uno de los cuatro muertos, a la que el presidente le dijo que su esposo “sabía lo que había firmado” al alistarse.

Wilson, que estaba ayer en la primera fila del funeral de La David Johnson, el marido de Myesha, en las afueras de Miami, ha dicho que “las circunstancias son similares”. Es decir, tanto en Níger como en Bengasi, con Trump y con Obama, el Gobierno desestimó los riesgos de la operación.

Otros han acusado a la Casa Blanca y al Pentágono de obstruccionismo. El senador republicano y presidente del Comité de Servicios Armados de esa cámara, John McCain, ha amenazado con emplear “todo, todo, todo” lo que la ley le permita para investigar las cuatro muertes. Eso incluye llamar a declarar ante el Senado a altos cargos del Gobierno de Trump, algo que el Ejecutivo quiere evitar a cualquier precio.

El FBI ya está investigando la emboscada del 2 de octubre, en lo que, para unos, no es más que una acción rutinaria cuando estadounidenses mueren de forma violenta en el extranjero y, para otros, una señal de que hubo negligencia, irresponsabilidad u ocultamiento de evidencia por el Gobierno o las Fuerzas Armadas.

Lo que pasó en Níger es objeto de polémica por muchas razones. La primera es la política de comunicación de la Casa Blanca, que tardó en informar del incidente la friolera de 12 días, algo totalmente inusual en EEUU. En segundo término, está el factor puramente militar, que parece apuntar a una posible chapuza cuando doce Boinas Verdes estadounidenses y 30 soldados nigerinos llegaron el día 4 al pueblo de Togo Togo, de unos 1,000 habitantes y situado en una ruta de abastecimiento del Estado Islámico y de Al Qaeda.

Los servicios de espionaje ni se enteraron de que a los estadounidenses y sus aliados les esperaban decenas de integristas con una docena de ‘technicals’ -furgonetas de caja abierta con ametralladoras antiaéreas- y otras tantas motos. Encima, los Boinas Verdes y los soldados de Níger no tenían apoyo aéreo, algo casi irónico, porque EEUU tiene en Níger una base aérea desde la que opera drones (aviones sin piloto) que atacan a grupos integristas en todo el Sahara, y está construyendo otra.

Así que los estadounidenses y nigerinos tuvieron que llamar en su socorro a la Fuerza Aérea francesa, que envió desde la capital de Níger, Niamey, dos cazabombarderos Mirage 2000, que tardaron media hora en llegar.

El desastre militar acaba ahí. Lo siguiente es el desastre psicológico. Las Fuerzas Armadas estadounidenses no retiraron a sus muertos del campo de batalla, sino que dejaron esa tarea a la empresa texana de aviones chárter Berry Aviation. Los empleados de Berry, encima, se dejaron un muerto, La David Johnson, que fue descubierto dos días después por soldados de Níger. Todo esto es importante en EEUU, donde se asume que nunca jamás se puede dejar a un compañero, vivo o muerto, en el campo de batalla.

“Salvar al soldado Ryan” es algo más que una película de Steven Spielberg: es un reflejo de cómo piensan los estadounidenses. Y en Níger. El cadáver de Johnson quedó abandonado.

Y luego está la política. En Níger, los estadounidenses han trabajado en cooperación con las Fuerzas Armadas de Chad. Pero éstas fueron retiradas a principios de este mes cuando el Gobierno de Donald Trump puso a los ciudadanos de ese país dentro de su nuevo veto inmigratorio (que ha sido paralizado, una vez más, por la Justicia). En teoría, la retirada de los chadianos no debería de haber tenido ninguna influencia en la emboscada, porque éstos operaban a cientos de kilómetros de Togo Togo.

Pero el enfriamiento en las relaciones entre los dos países por la política inmigratoria de Trump añade más controversia. Todo esto recuerda a Bengasi, donde el embajador de EEUU en Libia, una diplomática, y dos mercenarios que trabajaban para la CIA murieron en dos ataques en 11 de septiembre de 2012 contra el consulado estadounidense y una base del espionaje de EEUU en esa ciudad.

Entonces, como ahora, el Gobierno de Obama no reaccionó y no envió tropas de apoyo. El equipo del entonces presidente no ocultó el incidente durante 12 días, pero sí mintió sobre su motivación y acerca de los detalles. Los republicanos usaron Bengasi con fines políticos, hasta el punto de torpedear el nombramiento de Susan Rice, una de las colaboradoras más estrechas de Barack Obama, como secretaria de Estado, cuando quedó claro que había mentido sobre el ataque, que se produjo cuando ella ocupaba el cargo de directora de Seguridad Nacional. Ahora, algunos demócratas quieren seguir la misma estrategia. (Tomado de El Mundo)

Valora este artículo
(0 votos)
Admin

Aliquam erat volutpat. Proin euismod laoreet feugiat. In pharetra nulla ut ipsum sodales non tempus quam condimentum. Duis consequat sollicitudin sapien, sit amet ultricies est elementum ac. Aliquam erat volutpat. Phasellus in mollis augue.

Sitio Web: www.youjoomla.com

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.