Lo Más Leído

18
Abril

Es difícil que después de año y medio de negociaciones secretas entre Estados Unidos y Cuba, haya quedado algo fuera de agenda. Sin embargo, al menos públicamente, hay dos temas que no se mencionan: el perdón de Washington por la invasión de Girón y la reconciliación de La Habana con los invasores.

El derrocamiento de la sangrienta dictadura batistiana y la conquista de las libertades y derechos civiles tras el triunfo revolucionario en enero de 1959, no impresionaron a la democracia gobernada entonces por el general, Dwight Eisenhower. La respuesta a la mano amiga extendida por el gobierno revolucionario, fue decretar el bloqueo económico y ordenar la organización de una unidad paramilitar para derrocar la recién instaurada democracia cubana.

Pocos meses después de tomada la infame decisión, un candidato demócrata, John F. Kennedy, fue elegido presidente de EU. Kennedy había construido una aureola reformista en torno a su liderato político. Su juventud, fe católica, carisma personal y reiterados llamados al pueblo norteamericano a tener una participación más activa en los problemas del país, habían sembrado la esperanza de un “cambio”.

Sin embargo, el oportunismo de una victoria fácil para derrocar la revolución cubana, obnubiló la visión de Kennedy como estadista, impidiendo apreciar al error estratégico de su antecesor. En vez de cancelar la ilegal decisión del republicano Eisenhower, el flamante presidente demócrata continuó con la funesta herencia, aportando al plan invasor con su refinada inteligencia, desinformación y engaño.

En la madrugada del 15 de abril de 1961, en alianza con la oprobiosa tiranía somocista, ocho aviones con bandera cubana bombardearon sorpresivamente varios aeropuertos en la isla. Uno de los pilotos invasores aterrizó en Cayo Hueso aparentando ser “desertor” de la Fuerza Aérea Revolucionaria, anunciando una “sublevación de militares cubanos” para derrocar al comandante Fidel Castro.

Mientras tanto desde Puerto Cabezas, Nicaragua, partían los buques que transportaban a un Ejército invasor de 1,500 exilados cubanos y mercenarios, constituidos en la Brigada 2506. Después de varios días de navegación en la madrugada del 17 de abril tras vencer la resistencia encontrada, se produjo el desembarco en Playa Girón y la penetración del contingente invasor en el territorio cubano.

Sin embargo, al día siguiente, una contraofensiva relámpago revolucionaria hizo retroceder y dispersar a las fuerzas invasoras, siendo derrotadas en menos de 72 horas, plazo requerido por Washington para reconocer al “gobierno provisional” invasor y brindarle apoyo político y militar directo en contubernio con la OEA.

El saldo de la contienda bélica fue de 176 milicianos muertos. Las bajas invasoras fueron 115 muertos y 1,189 prisioneros, devueltos a EU en diciembre de 1962 en altruista gesto, a cambio de 53 millones de dólares en alimentos, medicinas y tractores. A partir de entonces, esa herida sigue abierta.

No existe argumento político que pueda ocultar la violación de la ley internacional por parte de Washington, la manipulación con las vidas de los exilados, ni el patriotismo de los milicianos cubanos.

Los presidentes Barack Obama y Raúl Castro, son dos líderes visionarios. Con un apretón de manos, no se da vuelta a esa trágica hoja de la historia. Para Obama el perdón es inexcusable. Para Castro, cumplir uno de los más valiosos legados de la revolución: ser implacable en el combate y magnánimo en la victoria.

13
Abril

Una rápida valoración de la recién concluida VII Cumbre de las Américas permite concluir -a reservas de otros análisis posteriores más detallados- que la cita resultó un fiel reflejo del cambio de época que se vive en América Latina y el Caribe desde hace poco más de dos décadas, los cambios políticos, sociales económicos que han tenido lugar en numerosos países, acorde con las características y las situaciones concretas de cada uno, pero expresando en sentido general un espíritu y una voluntad bastante coherentes de unión e integración prácticamente desconocidas hasta el momento.

Se evidenció claramente que la OEA o Ministerio de Colonias yanqui ha perdido la posibilidad de mantener silenciados a la mayor parte de los gobiernos latinoamericanos y caribeños, al menos en lo que toca a los alientos y las decisiones de independencia y soberanía; esto es algo que se comprueba si se sigue el curso de las siete cumbres celebradas y sus resultados.

En esta ocasión, resalta el hecho de que no pudo emitirse una declaración final porque Estados Unidos y Canadá -en solitario- se oponían a varios párrafos consensuados por las delegaciones latinoamericanas y caribeñas con respecto a temas controversiales donde quedaron visibles las profundas diferencias entre los dos del Norte y el resto de las naciones del hemisferio.

No es casual la creación y rápida consolidación de las organizaciones latinoamericanas y caribeñas surgidas en los últimos tiempos con vistas a la unión y la integración a nivel regional y subregional; ellas han contribuido notablemente a la adopción y presentación de posiciones comunes que recogen y sintetizan las aspiraciones y legítimas demandas de los secularmente ignorados y preteridos países de Nuestra América.

En la perspectiva de CELAC, UNASUR, ALBA y CARICOM, por ejemplo, se avizora una actuación cada vez más coincidente a partir de las definiciones que puedan surgir del seno de sus respectivos gobiernos con el apoyo de sus pueblos en lucha.

Eso lo saben el imperialismo norteamericano y las oligarquías locales a su servicio, incluidos los medios de comunicación de que disponen en cada uno de los países, y por tanto no dejarán de aplicar -más bien incrementarán- la vieja política imperial de “divide y vencerás”, aprovechando cada instante en sus intentos de intrigar, confundir, ocultar y mentir para frustrar la concreción de la América bolivariana y martiana que los aterroriza.

A pesar de la manipulación descarada y las maniobras sucias puestas en práctica para evitar que la voz libre de los pueblos se escuchara en el titulado “Foro de la sociedad civil”, los mercenarios pagados y utilizados para tal faena tuvieron que retirarse con el rabo entre las piernas, desenmascarados e imposibilitados de introducir su veneno diversionista.

El desarrollo y los resultados de esta VII Cumbre de las Américas confirmó el proceso de aislamiento que desde hace años viene experimentando Estados Unidos en su propio hemisferio dentro de su otrora “patio trasero”, que es consecuencia no solo de acontecimientos propiamente continentales, sino también de nuevos episodios que vienen sucediéndose a escala internacional como es el surgimiento de un mundo multipolar, pareciendo indicar el fin de la hegemonía imperial estadounidense, que durante el pasado siglo XX tuvo dos momentos culminantes: tras la segunda guerra mundial y tras la desintegración de la URSS y el campo socialista europeo.

La Cumbre de Panamá marcó, sin dudas, un antes y un después.

(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

11
Abril

Ante la presencia en Panamá en el marco de la VII Cumbre de las Américas del terrorista Félix Rodríguez Mendigutía, responsable  del asesinato del líder revolucionario Ernesto CHE Guevara, cuando estaba herido y prisionero en una escuelita rural en La Higuera  Bolivia, llamo a los integrantes del Club  Argentino de Periodistas amigos de Cuba a repudiar esta maniobra de provocación que ofende a toda la región.

Este “cubano- americano” de Miami, agente de la CIA estadounidense, es también responsable de crímenes de lesa humanidad acompañando a siniestras dictaduras en la región. La convocatoria  dentro del marco oficial de la Cumbre  a un foro de las llamadas “Sociedad Civil”, es simplemente una trampa para llevar a Panamá a una serie de Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) creadas, financiadas, asesoradas por la CIA estadounidense, responsables de maniobras golpistas y golpes de Estado contra los  gobiernos elegidos democráticamente en la región.

Ante esta situación debemos  unimos a todas las voces que se han levantado en las últimas horas contra esta farsa de “sociedades civiles” de las cuales se retiraron ayer las delegaciones cubanas y venezolanas, y que intenta debatir temas claves como Derechos Humanos –Democracia y libre expresión”

Precisamente los  representantes de estas “sociedades civiles” convocadas por la OEA  son los violadores de los derechos humanos y de los pueblos, de la democracia verdadera, de la libre expresión de las mayorías que no tienen voz, son estos engendros de una falsa Sociedad Civil los que realizan toda clase de maniobras para desacreditar a los gobiernos más respetados de la región, facilitando el golpismo “blando” aparentemente, pero tan destructor y mortal como cualquier golpe de Estado.

Han llegado a Panamá montados en la farsa de Sociedades Civiles, cuando en realidad forman parte del  la guerra psicológica destinada a derribar gobiernos, y a sostener el terrorismo mediático que se aplica a todos  los gobiernos que no se sometan a los mandatos del poder hegemónico.

¿Y qué es  sino una provocación que hayan traído en su caballo de Troya nada menos que a terroristas mercenarios, como Félix Rodríguez y otros lo que afrentan y ofende a las verdaderas sociedades de nuestra región.?

Sin olvidar que en noviembre del año 2000 en un encuentro similar  la X  Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno realizada en Panamá  descubrió que  varios compañeros de Félix Rodríguez, ligados a la Fundación Nacional Cubano-Americana (FNCA) e integrantes de grupos terroristas, intentaban asesinar al entonces presidente Fidel Castro Ruzx, y se estima al presidente de Venezuela en esos  momentos Hugo Chávez Frías, durante un acto en la Universidad de Panamá, lo que hubiera dejado además centenares de víctimas.

Terroristas como  Luis Posadas Carriles, responsable entre otros graves atentados y crímenes en toda la región, del realizado contra un avión de Cubana Aviación al salir de Barbados y que costó la vida a 73 personas en octubre de 1976 , Guillermo Novo Sampoll, también entre otros atentados el que costó la vida a Orlando Letelier y su secretaria Ronny Moffit (hiriendo gravemente al esposo de esta Michael Moffit), ambos estadounidenses, en Washington DC en  septiembre de 1976 y luego integrando la Operación Cóndor coordinadora criminal de las dictaduras del Cono Sur en los años 70 y principio de los 80 , Pedro Remón Rodríguez, Gaspar Jiménez Escobedo otros con un historial de terror asombroso, responsables de crímenes y atentados en distintos países,  fueron detenidos en Panamá con explosivos suficientes para los magnicidos propuestos como objetivo y para una verdadera masacre.

Fue el propio Fidel Castro quien hizo una detallada denuncia que permitió la detención de los criminales, indultados por decreato por la ex presidente panameña Mireya Moscoso el 25 de agosto de 2004 unos días antes de dejar el gobierno en ese país, el día 31 del mismo año. Fue a pedido de altas autoridades de inteligencia de Estados Unidos y se conoció después que recibió un “pago” muy especial por parte de esos grupos cubano americanos. El terror seguía siendo amparado por Washington y sus cómplices locales.

De la misma manera durante la IV Cumbre Iberomaeicana , celebrada en Cartagena de Indias (Colombia)los días 14 y 15 de junio de 1994, estuvieron a punto de disparar contra Fidel Castro  cuando recorría la ciudad vieja en  una caravana de coches tirados por caballos, que organizaron los anfuitrioenes . “Gabriel García Márquez viajaba junto a mí en ese recorrido.Habría tenido yo, en ese caso, el honor de morir con tan lúcido escritor” relató en su  momento FIdel Castro.

Fueron los mismos de la FNCA que planearon e intentaron otro atentado en la isla Margarita durante la  VII Cumbre, (8 y 9 noviembre 1997) cuando la guardia costera de Estados Unidos capturó una embarcación, cerca de Puerto Rico, pensando que llevaba drogas  y encontraron un pequeño arsenal entre los cuales había dos fusiles semiautomáticos calibre 50, mirilla telescópica (infrarojos) un alcance de mil 500 metros, que podían ser disparado de día y de noche, en lo que iba a ser un atentado también en esa cumbre.

Mencionado esto a grandes rasgos porque hay mucho mñás para contar en hechos similares en varias Cumbres, la pregunta inevitable es ¿cómo las autoridades panameñas, los equipos de seguridad de la CIA y otros que trabajan activamente en estas Cumbres y más cuando llega un presidente de Estados Unidos, y prácticamente convierten a la sede en  un terreno de seguridad con toda clase de armas de última generación, permitir al ingreso no sólo de un terrorista como Félix Rodríguez muy conocido en Centroamérica y en el mundo, sino de otros por lo menos dos decenas de activistas del terror?

¿Cómo pueden pasar por el ojo de aguja de la Organización de Estados Americanos semejantes personajes?.

Además de ser un peligro grave para los jefes de Estado de nuestra región, en este caso nadie ignora que con el intento de normalizar relaciones diplomáticas (aunque con escollos que Washington no parece dispuesto a eliminar) el presidente Barack Obama también está en la mira de estos grupos terroristas de Miami y de los fundamentalistas republicanos y y también demócratas que están super- activos en estos momentos.

De hecho la invitación a la cumbre dentro de esta oficialmentre  del Foro de las Sociedades Civiles, también ha servido para montar una serie de provocaciones,  a cuyo amparo, los golpistas de la región se convierten en las supuestas víctimas de los gobiernos a los que intentan derrocar, o que derrocaron en su momento en los primeros golpes que lograron  instalar,  (Honduras 2009 y Paraguay 2012), entre otra serie que fracasaron en otros países, pero dejaron muerte y destrucción en pleno siglo XXI ., Golpismo   financiado y dirigido desde Estados Unidos y que suman víctima  al verdadero genocidio latinoamericano-caribeño del siglo XX.

No podemos dejar pasar una situación semejante sin una reacción colectiva que indique al menos que sabemos de que se trata la guerra sucia, la guerra sicológica, la guerra contrainsurgente que nos azota en estos tiempos, bajo diversas modalidades.Esto se ha evidenciado como pocas veces antes en esta Cumbre, que debía servir para avanzar en diálogos y retirar las amenazas  sobre nuestro continente , espeiclamente la Orden Ejecutiva, que impuso Obama contra Venezuela y que fue rechazada masivamente en tiempos en que al fin vemos las primeras luces altas hacia un período de  emancipación, que  nos hemos ganado con grandes sacrificio.

Tenemos el derecho humanitario y de los pueblos a recuperar nuestra independencia definitiva, sin la cual las democracias están y estarán siempre bajo amenaza. Llamo a los compañeros de CAPAC a reclamar ante la brutal provocación, donde esas fuerzas terroristas intentaron incluso rendir homenaje nada menos que a José Martí. Llegamos a un punto sin retroceso.

10
Abril

Emiliano Zapata nació el 8 de agosto de 1879 en Anenecuilco, estado Morelos (centro de México), donde se dedicó a trabajar sus tierras tras la muerte de sus padres cuando tenía 16 años.

Su inicio como defensor de los derechos de los más humildes se dio en septiembre de 1909 cuando fue elegido como presidente de la junta de defensa de las tierras de Anenecuilco.

El propósito de esto era hacer frente a la política agraria desarrollada por el dictador Pofirio Díaz que arrebataba las tierras a los campesinos para entregárselas a los terratenientes y grandes compañías.

Para 1910, cuando estalló la Revolución Mexicana, se estima que más del noventa por ciento de los campesinos carecían de tierras. 

Ese mismo año, se une a la causa de Francisco Madero, que quería acabar con la dictadura de Porfirio Díaz. Para lograrlo, Zapata lideró el Ejército Libertador del Sur, formado en su mayoría por indígenas de Morelos, con el que tomó Jojutla, Chinameca, Cuautla y Cuernavaca. Esto selló el triunfo de los revolucionarios sobre el régimen dictatorial.

Sin embargo, cuando Madero llegó al poder en 1911, Zapata le retiró su apoyo debido a que no llevó a cabo la devolución inmediata de las tierras a los campesinos, sino que exigía el desarme del ejército zapatista.

Zapata brindó su apoyo a Pascual Orozco, quien fue elegido como nuevo líder de la Revolución.

 

Plan de Ayala

 

Al separarse de Francisco Madero, Zapata formula su propio programa de Reforma Agraria para redistribuir la tierra entre los campesinos. Este plan fue apoyado por Francisco Villa, su gran aliado en las luchas que emprendió por todo México.

En el Plan de Ayala se declaraba a Madero incapaz de cumplir la reforma agraria y los demás objetivos de la Revolución. Asimismo, anunciaba la expropiación de un tercio de las tierras de los terratenientes a cambio de una compensación o esto se realizaría por la fuerza si no se aceptaba.

La reforma agraria de Zapata fue enarbolada como prioridad en la lucha de los campesinos, por lo que exigieron la pronta renuncia de Madero.

Esta reforma revolucionaria hizo que recrudeciera el asedio de las fuerzas gubernamentales contra Zapata y sus seguidores, pero el ejército se fortaleció en las zonas rurales y no se dejó vencer.

En 1914, Zapata creó las primeras Comisiones Agrarias, estableció el Crédito Agrícola e inauguró la Caja Rural de Prestamos en Morelos. La reforma agraria de Zapata fue enarbolada como prioridad para los campesinos.

Sus ideas revolucionarias sobre igualdad y justicia social lo convirtieron en una figura conocida en el país, al punto de ser llamado El Caudillo del Sur, y en el mundo entero es recordado como el defensor de los más humildes.

 

Datos curiosos:

 

1. A los 17 años, Zapata tuvo su primer enfrentamiento con las autoridades, por lo que tuvo que dejar su estado natal de Morelos y vivió algunos meses en el rancho de unos amigos de su familia.

2. Su gran pasión eran los caballos, por lo que se dedicaba al comercio de estos animales en las épocas en que el trabajo en el campo disminuía. A los 30 años era el mejor domador de caballos de la comarca y muchas haciendas se lo disputaban.

3. Según los habitantes de Cuautla, a Zapata le faltaba el dedo meñique de la mano derecha suspuestamente porque lo perdió en una corrida de toros.

4. La silla donde fueron retratados Emiliano Zapata y Francisco Villa, no era la silla presidencial sino un sillón del viejo régimen dictatorial de México.

5. Se cree que utilizaba un doble para algunos eventos públicos debido al constante asedio del Gobierno. Sin embargo, las personas lo reconocían porque era más alto que su doble.

6. Siempre andaba de traje charro, armado y acompañado de su caballo.

7. Antes del estallido de la Revolución en 1910, trabajó en una de las haciendas de Ignacio de la Torre, el yerno del dictador Porfirio Díaz.

8. Tras ser asesinado, la gente buscaba el lunar que tenía en la parte superior de su ojo para comprobar que realmente era su cadáver.

 

¿Cómo murió?

 

Venustiano Carranza, quien gobernó desde 1914 a 1920, encargó al general Pablo González y a Luis Patiño a fraguar un plan para hacer creer a Zapata que el coronel Jesús Guajardo no reconocía su gobierno.

Tras ganarse su confianza, el 10 de abril de 1919, el coronel Guajardo lo asesinó en la hacienda de Chinameca, en Morelos.

El 16 de julio de 1920, Guajardo fue capturado en Monterrey y fusilado al día siguiente. Sin embargo, esto se debió a que días antes se había revelado en contra del presidente provisional Adolfo de la Huerta y no por el asesinato de Zapata.

 

Su legado

 

En honor al héroe y figura de la Revolución Mexicana, Emiliano Zapata, en 1983 se creó el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en la Selva Lacandona, en el estado Chiapas.

El EZLN nació para demandar democracia, libertad, justicia y mejoras para los pueblos indígenas y campesinos de Chiapas y todo México.

Su principal objetivo se basaba en la lucha de Emiliano Zapata, pues exigía la reivindicación de propiedad sobre las tierras arrebatadas a las comunidades indígenas, así como un mejor reparto de la riqueza y la participación de los diferentes pueblos indígenas  tanto en la organización de su estado (Chiapas) como del país.

Su primera aparición pública fue hace 21 años, un 1 de enero de 1994. Desde entonces defienden los ideales revolucionarios de Zapata y se han convertido en un ejemplo para quienes luchan por el  derecho a la tierra.

En diciembre de 2014 se realizó la tradicional Cabalgata Nacional por el Centenario de la entrada de Francisco Villa y Emiliano Zapata a Ciudad de México. Allí estuvieron presentes los descendientes de ambos íconos de la Revolución Mexicana, quienes exigieron la presentación con vida de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa.