Lo más comentado

20
Enero

En la primeras horas del 3 de octubre de 2015 un avión militar de Estados Unidos bombardeó lo que creía era una instalación del Talibán en Kunduz, Afganistán.

Se trataba en realidad de un hospital de la organización Médicos Sin Fronteras (MSF).

El cirujano Mohammed Safi Sadiqi estaba en medio de una operación durante el bombardeo. Aquí describe lo que ocurrió. El reportaje contiene una imagen que podría resultar perturbadora para algunos lectores.

Esa noche había entre seis a ocho cirujanos trabajando en el hospital. Nos habíamos dividido en dos equipos y decidimos que cada cirujano debía dormir al menos cuatro horas.

Había unos 390 pacientes en el hospital, así que trabajábamos de manera constante, sin parar.

Era el turno de operar de mi equipo. Habíamos programado unas 40 operaciones y cuando cayó la primera bomba creo que íbamos por el paciente número 30 o quizás 32.

Estaba operando a un paciente que tenía un impacto de bala en la pierna. La herida no representaba una amenaza inminente para su vida; si hubiéramos completado la operación hubiera dejado el hospital.

 

Ya casi había terminado cuando comenzó el bombardeo

 

Creo que la primera bomba cayó en la unidad de cuidados intensivos, a solo seis metros de la sala de operaciones donde yo estaba. Cuando impactó todo lo que estaba en las paredes se cayó. También caían cosas del techo y las ventanas explotaron.

Se apagaron las luces en todo el hospital. De golpe un enorme panel de madera cayó del techo justo encima del paciente al que estaba operando. Todos salimos corriendo.

Salí por la puerta más cercana a la sala de esterilización. Algunos que optaron por otros caminos no sobrevivieron.

No podía haber hecho nada por el paciente al que estábamos operando. Estaba bajo anestesia y hubiéramos necesitado dos o tres personas para moverlo. No había tiempo. Tuvimos apenas segundos para escapar antes de que cayeran más bombas.

Pero sí ayudé a otro paciente, un niño de 12 años quien había logrado escapar con nosotros a la sala de esterilización.

Éramos como unas nueve personas en esa pequeña habitación. También había un guardia que vino de afuera. Estaba gritando del miedo que tenía.

Todo ocurrió en un lapso muy breve de tiempo, por lo que fue difícil entender lo que estaba pasando. Había mucho pánico. Era un asunto de vida o muerte.

No puedo decirles cuántas bombas estallaron, pasó tan rápido. Vi flashes alrededor del edificio y podíamos oír las explosiones por todos lados. El edificio comenzó a incendiarse después de unos 10 o 15 minutos.

Yo tenía tanto pánico y temor que no sabía qué hacer. Llamé a mi familia para hablar con ellos y tratar de olvidar lo que estaba ocurriendo.

Llamé a mi hermano mayor. Le conté exactamente donde estaba y dije: "No sé si viviré o moriré, pero si muero puedes encontrar mi cuerpo muerto aquí".

Él trataba de calmarme. "No te preocupes, quédate tranquilo", me dijo.

Le dije: "Si conoces a cualquier ministro, a cualquiera que tenga conexiones con el ministerio, quien sea, solo diles lo que está ocurriendo. Es solo un hospital, haz que paren el bombardeo".

Después de ese llamado me sentí un poco más calmado.

 

El paciente que estaba siendo operado

 

Una semana después del ataque, el fotógrafo Andrew Quilty encontró al paciente abandonado del Dr Sadiqi entre los escombros del hospital. Pudo averiguar que su nombre era Baynazar Mohammad Nazar.

El Dr Mohammed Sadiqi y Andrew Quilty hablaron con el programa de radio Outlook, del Servicio Mundial de la BBC.

No sé cuánto tiempo estuvimos allí dentro. No miramos el reloj pero nos dijeron que el bombardeo comenzó a eso de las 02:00 y eran cerca de las 03:00 cuando comenzaron a llamar desde el exterior, diciendo que el ataque había concluido.

Cuando salimos el hospital estaba en llamas, con excepción del área donde habíamos estado. Es un edificio pequeño pero por algún motivo esa sala de esterilización no fue tan dañada como el resto del hospital, así que sobrevivimos.

El resto del edificio estaba colapsando. Barrotes de acero caían al suelo, el yeso de las paredes explotaba y las ventanas se rompían.

Juntamos a todos los heridos – había unos 35, algunos de gravedad.

Inmediatamente comencé a ayudar a uno de los médicos, el Dr Amin, quien tenía una herida grave y había perdido mucha sangre.

Teníamos que hacer algo para ayudarlo así que nosotros, los doctores, decidimos volver a entrar al edificio en llamas, ir a la sala de operaciones, para buscar las herramientas que necesitábamos.

Logramos conseguir todo y empezamos a operarlo pero el Dr Amin no sobrevivió. Murió unos minutos después.

Todo el mundo actuó con tanta valentía. Cuando oíamos cualquier ruido, había alguien ahí para ayudar.

Uno de los limpiadores incluso volvió a entrar para ayudar a alguien en la sala de cuidados intensivos. No teníamos opción, simplemente teníamos que cuidarnos unos a otros.

 

¿Qué pasó en Kunduz?

 

Una investigación de las fuerzas armadas de EE.UU. en noviembre de 2015 determinó que el bombardeo se debió a un error humano.

La tripulación del avión creía que se trataba de un complejo gubernamental que había sido tomado por los militantes talibanes, que habían capturado la ciudad el 28 de septiembre de 2015.

Médicos Sin Fronteras afirma que al menos 42 personas murieron en el ataque, incluyendo a personal, pacientes y sus familiares.

 

El hospital permanece cerrado

 

Llamamos a todo el mundo pidiendo ayuda porque teníamos de 35 a 40 pacientes que necesitaban asistencia.

Llamé con insistencia a otro hospital para pedirles que enviaran ambulancias porque había algunos heridos de gravedad que morirían si no los operábamos en dos o tres horas.

Después de hacer varios llamados acompañé a algunos de los pacientes hasta este hospital, en ambulancia, y allí comencé a operar a los heridos.

Uno de nuestros colegas, un enfermero, sangraba, así que lo prioricé a él y traté de frenar el sangrado.

Estaba tan cansado que me costaba mantener los ojos abiertos. No podía ver sus venas para frenar la hemorragia. Pero tenía que tratar de salvar su vida y eventualmente lo logre. Él sobrevivió.

Estuve en el quirófano hasta las 10.00, trabajando de manera constante. Obviamente después de eso paré.

Nadie pudo acercarse al hospital destruido por días. Todavía había combates en la ciudad y era demasiado peligroso. Así que se tardó unos seis o siete días retirar los cuerpos.

Todo el equipo que trabajaba esa noche aún sufre por el trauma. Algunos están buscando ayuda profesional, algunos están medicados.

Incluso hoy, cuando escucho una explosión, siento mucho miedo.

13
Enero

Fue una plática que revela la parte poco conocida de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo.

Se trata de las conversaciones que el líder del cartel de Sinaloa, uno de los delincuentes más buscados del mundo, sostuvo con los actores Kate del Castillo y Sean Penn, y que fueron publicadas en medios locales.

El intercambio de mensajes y las charlas, interceptadas por las autoridades mexicanas, muestran a una persona de lenguaje sencillo, que no parece conocer mucho fuera de su entorno.

No sabía quién es el actor Sean Penn, ni conocía las películas que había filmado.

Algo que llama la atención en el hombre que, según la revista Forbes, acumuló una fortuna superior a los US$1.000 millones.

Pero los mensajes interceptados también ponen en claro una cara de la que poco se habla en el negocio del tráfico de drogas en México: el origen de algunos de sus líderes, especialmente en el Carel de Sinaloa que encabeza El Chapo.

La organización, considerada por autoridades de México y Estados Unidos como una de las más poderosas del mundo, nació en las montañas del noroeste del país.

Una zona marginada donde hay pocas escuelas, escasean los médicos y servicios básicos como electricidad y agua potable.

 

1libre-al-chapoCampesino

 

El lenguaje de El Chapo en sus mensajes con Kate Del Castillo lo muestran como es: alguien que no terminó la educación primaria.

Además, según le dijo a Penn, hasta los 18 años de edad sólo conocía el rancho donde nació, La Tuna.

Quienes lo conocen dicen que a pesar de la fortuna que le atribuyen las autoridades, Guzmán Loera siempre se comportó como un hombre de campo.

De hecho la mayor parte de su vida la ha pasado en las montañas de Sinaloa y Durango, donde cuenta con una fuerte protección de las comunidades rurales.

¿Cómo fue posible entonces que construyera una de las organizaciones de narcotráfico más grandes del mundo?

La clave está en que su escasa educación no quita que sea astuto e inteligente, según los perfiles psicológicos que han realizado las autoridades.

Uno de estos estudios, realizado en 2005 por la Procuraduría (fiscalía) General de la República (PGR), lo define como un hombre "seductor, espléndido y protector", que al mismo tiempo es poco indulgente con sus rivales.

En su realidad interna no existe la culpa porque está convencido de ser una persona con buenos sentimientos. Y eso es algo que se nota en la comunicación con la actriz mexicana.

 

1chapo protesta"Ermoza"

 

De acuerdo con la PGR, desde 2015 encontraron indicios de que Guzmán Loera quería contactar a Kate del Castillo.

En ese tiempo el capo se encontraba todavía en la prisión de máxima seguridad de El Altiplano.

La actriz llamó la atención del detenido porque en su cuenta de Twitter publicó varios mensajes, donde decía que confiaba más en el capo que en el gobierno mexicano.

La comunicación se formalizó en septiembre, cuando Guzmán Loera se refugiaba en las montañas de Sinaloa, meses después de escapar de prisión.

A través del teléfono móvil de uno de sus abogados, Andrés Granados, el prófugo y la actriz intercambiaron mensajes.

El diario Milenio publicó una de las conversaciones, incautada por la PGR a Granados.

El Chapo se identificó como "Papá", al abogado le llamó "Olvidado" y a la artista "Dama" o "Ermoza".

 

"Te cuidaré más que a mis ojos"

 

En una de las pláticas, del 25 de septiembre, el Chapo invita a Kate del Castillo a visitarlo en las montañas de Sinaloa.

"Si tu traes el vino, yo tomaré también del tuyo, ya que a mí me gusta el tequila y el Bucana" (Buchanas, una marca de whiskey).

"Te cuento que no soy tomador, pero como va a ser tu presencia algo hermoso, ya que tengo muchas ganas de conocerte y llegar a ser muy buenos amigos. Eres lo mejor de este mundo".

Y sigue: "Yo te tendré súper todo para que no vayas a tener ningún detalle, que me sentiría muy mal. Ten fe en que estarás a gusto. Te cuidaré más que a mis ojos".

Kate del Castillo respondió: "Me mueve demasiado que me digas que me cuidas, jamás nadie me ha cuidado, ¡gracias!".

La actriz se despide para atender una reunión, y entonces Guzmán Loera pregunta a su abogado con quién se fue.

"¿Quiénes son los demás? ¿Qué te comenta? Explícame".

El abogado contesta: "Los compañeros de trabajo de ella, los mechudos", una forma de definir en México a las personas con pelo largo.

 

"Color de mujer"

 

La conversación de ese día termina con una orden de El Chapo.

"Desayunarán para seguir hablando de cuáles son los mejores Black (teléfono Blackberry). Cuánto valen los más bonitos para mandarte temprano para que se lo des y chatear con ella".

A la mañana siguiente, 26 de septiembre, le informan el precio: 13.000 pesos, unos US$812 en la cotización del momento.

Guzmán Loera dice que enviará el dinero desde una tienda que hay en su rancho, y pide que compren un modelo "con color de mujer".

"¿Rosita no hay? Porque si no hay rosita lo compras plateado".

Al final el regalo fue color gris. Desde ese momento la comunicación entre los dos fue directa.

En los primeros días de octubre Kate del Castillo y Seann Penn viajaron a las montañas donde estaba El Chapo, en la región conocida como Triángulo Dorado.

Los siguientes mensajes, enviados en distintos momentos de ese mes, son para comentar la entrevista y los proyectos que acordaron.

Uno de ellos se hizo público el 9 de enero de 2016, horas después que Guzmán Loera fue recapturado.

Se trata de la entrevista que le hizo Sean Penn al capo, y que se publicó en la revista Rolling Stone.

En uno de los mensajes Guzmán Loera saluda cariñosamente a su nueva amiga:

"¿Cómo está la mujer más buena de este mundo y la más inteligente, que admiro mucho?".

Pero en noviembre cambió la situación. "Mi acompañante me dijo que me tienen bien pinchada y esperan que yo los lleve a ti", confiesa la actriz.

"No te puedo arriesgar ahora, es demasiado peligroso".

Era verdad. Meses después la PGR informó que una de las pistas para ubicar a El Chapo fue la vigilancia a Kate del Castillo.

06
Enero

El Gobierno de la República Popular China estudia su posible incorporación a la coalición promovida por Rusia que combate a la organización terrorista Estado Islámico.

Según ha informado la agencia TASS, las autoridades chinas, “que ya han aportado esfuerzos en el combate global contra el terrorismo, estudian la posibilidad de formar parte de la coalición que lucha contra la organización Estado Islámico”.

Rusia apoya el acatamiento de las normas del Derecho Internacional según las cuales la coalición de fuerzas para combatir al Estado Islámico debe hacerlo respetando la soberanía de los Estados, lo que implica que cualquier acción bélica que deba acometerse en Siria tiene que contar con la autorización de Damasco. Ello se contrapone a la posición de Washington que antepone a ese fin que la coalición sirva para forzar un cambio de régimen en Siria, tal como lo que logró en Libia Estados Unidos con calamitosos efectos.

“Las puertas están abiertas prácticamente para todos los que quieran unirse a la lucha contra el Estado Islámico y otros grupos terroristas en Siria”, señaló el vicecanciller ruso, Oleg Syromólotov, en reciente visita a Beijing. “Cada país debe decidir por sí mismo qué podría aportar, uniéndose a la coalición”.

Por otra parte, los expertos predicen que el Estado Islámico prepara nuevos atentados en el marco de una pretendida “batalla final contra Occidente” en respuesta a la presión que está sintiendo por los ataques aéreos contra sus posiciones.

Abu Bakr al Baghdadi, jefe de la organización terrorista, declaró que las acciones de Rusia constituyen un llamado a las armas a los musulmanes de todo el mundo, instándoles a “atacar lugares de interés y sitios muy concurridos en decenas de países por todo el mundo”.

En opinión de Theodore Kasik, analista del Instituto de Análisis Militares del Golfo y Oriente Medio, citado por el diario The Sun, de Londres, “el Estado Islámico está siendo golpeado por una combinación de ataques aéreos de la operación encabezada por Estados Unidos y los bombardeos de Rusia”.

Según el experto, eso y el hecho de que el bastión de los terroristas en Ramadi fuera tomado por las fuerzas de seguridad de Irak explica la presente reactivación del Estado Islámico.

Kasik opina que no se puede acabar con el Estado Islámico sólo con bombardeos, ya que la organización terrorista dispone de recursos mediáticos capaces de movilizar a sus seguidores en todo el mundo.

Por otra parte, la agencia de prensa rusa RT hizo público el testimonio del exmarine estadounidense Vincent Emanuele acerca de la participación de Estados Unidos en las torturas y maltratos de inocentes, durante la más reciente contienda en Irak.

En un artículo que tituló “Yo ayudé a crear el Estado Islámico: testimonio de un veterano de la Guerra de Irak”, Vincent Emanuele confiesa que: “Mis pesadillas y mis reflexiones diarias me recuerdan cómo nació el Estado Islámico y por qué concretamente nos odia”.

“He visto a mis compañeros marines torturar y matar personas inocentes, a civiles inocentes, mutilar cadáveres, reírse y tomar fotos de las personas durante los vejámenes. Sabía que lo que veía era incorrecto, que era inmoral, injusto e ilegal”, confiesa Emanuele.

“Mis pesadillas y mis reflexiones diarias me recuerdan cómo nació el Estado Islámico y por qué concretamente nos odia”.

El exmarine describe la tortura, la violencia y el maltrato por parte de soldados estadounidenses contra los iraquíes, niños entre ellos, “a menudo por simple diversión.”

Recuerda cómo lanzaba desperdicios de comida desde vehículos armados mientras sus compañeros tiraban botellas llenas de orina y otras basuras a los niños. Dice que aunque no sirvió en ningún campo de detención, recuerda las historias sobre torturas, incluso sexuales, que tenían lugar en estos lugares, donde cumplían su servicio militar “adolescentes” marines de Estados Unidos.

“Sabía que lo que veía estaba mal, sabía que era inmoral, sabía que era injusto, sabía que era ilegal”. “Sabía que algún día íbamos a sufrir graves consecuencias en forma de contragolpes como los que estamos viendo ahora de parte del Estado Islámico”, agrega el exmarine estadounidense.

En su opinión, “el verdadero problema esta en el largo historial de agresiones de EE.UU., no solamente en el Medio Oriente, el Norte de África, Afganistán, Vietnam, Corea, sino también los cientos de años de prácticas genocidas, matando aborígenes, esclavizando afroamericanos, intentando dominar a América Latina y robando la mitad del territorio mexicano”.

“Tenemos que reexaminar cuidadosamente el papel que EE.UU. ha venido jugando en el mundo, algo que los políticos y los medios convencionales de Occidente nunca han querido hacer.”

21
Noviembre

Toda Palestina, en estos momentos, es testigo de las altas tensiones que comenzaron a principios de octubre con las profanaciones israelíes a la Mezquita Al-Aqsa.

Los palestinos creen que el régimen de Tel Aviv con estas medidas busca judaizar el recinto y eliminar su identidad islámica, por lo que han llamado a una tercera Intifada, con el fin de impedir ese objetivo. Por su parte, el premier israelí, Benyamin Netanyahu, acusa a los palestinos de impedir la materialización del plan de paz, al no reconocer el “estado judío”.

En el siguiente artículo pretendemos hacer un repaso a la historia de la ocupación israelí, los aspectos de las tensiones y sus posibles consecuencias.

 

Comienzo de la ocupación

 

En 2 de noviembre de 1917, el secretario de Relaciones Exteriores británico, Arthur James Balfour, publicó una declaración favorable a la creación de un hogar para los judíos dentro de los territorios de Palestina. Solo un año después de esta declaración, en 1918, el Reino Unido ocupó Palestina y entre 1919 y 1923, unos 35 mil judíos emigraron hacia Palestina. También, entre 1932 y 1935, otros ciento cuarenta y cinco entraron ilegalmente a ese país, con apoyo del Gobierno británico. La ola migratoria fue de tal manera que el censo realizado en 1938 demostró un aumento del 30 por ciento en la población judía en esos territorios.

La situación avanzó al punto de que, en 1945, en un acto coordinado con Washington, Londres envió otros cien mil judíos desde Europa y EE.UU. a Palestina y, en ese año, la población judía conformaba ya el 32.9 por ciento de los residentes en el país árabe. En 1948, los judíos saquearon las tierras de los palestinos y motivaron la migración de cientos de miles de ellos. En estas circunstancias, el Reino Unido dejó el Mandato de la Sociedad de Naciones sobre Palestina y el entonces premier israelí, David Ben-Gurión, declaró la independencia de su régimen dentro de los territorios palestinos.

A partir de esa fecha, los israelíes atacaron en varias oportunidades a los países árabes de la región y el resto de los territorios palestinos. Esta ocupación provocó la rabia de los palestinos que veían saqueados sus territorios y no toleraban la violación de su integridad territorial. Un sentimiento que hasta el día de hoy sigue vigente e, incluso, se agrava cada día más. En dos oportunidades, la rabia palestina ha provocado dos levantamientos populares (Intifadas); el primero, en 1987 y continuó hasta 1933, cuando se firmaron los Acuerdos de Oslo. El segundo que comenzó en 2000 y acabó en 2005 con miles de palestinos muertos.

 

Tercera Intifada

 

Los dirigentes de las principales facciones palestinas han llamado a una tercera Intifada, pero aunque esta podría ser como los dos anteriores, desde el punto de vista del número de muertos y heridos, sería diferente desde otros aspectos, ya que la situación ha cambiado a favor de Palestina. Hoy día, la opinión pública mundial se orienta más hacia la Palestina y la defienden ante el régimen israelí. Esta situación resulta evidente en las marchas que se realizan a lo largo del mundo bajo el lema de “Palestina Libre”. También hay que sumar el reconocimiento a este país por parte de diferentes gobiernos africanos, latinoamericanos, de Suiza y el Vaticano, junto a los estudios de algunos Parlamentos europeos para reconocer a Palestina.

Además, la posición del país árabe en la arena internacional está mejorando, ya que ha llegado a ser reconocido como Estado observador no miembro de la ONU, algo que le permite incorporarse a diferentes agencias de ese organismo internacional, como la Corte Penal Internacional.

Mientras tanto, todo lo contrario ocurre con el régimen israelí. Diferentes países, entre ellos varios europeos que se consideran amigos y aliados de Israel, han lanzado campañas de Boicot contra productos de ese régimen para ejercer presión y obligarlo a dejar a un lado sus crímenes contra los palestinos. Un duro golpe que recibió el régimen de Tel Aviv fue la firma del acuerdo nuclear entre Irán y el Grupo 5+1, compuesto por la mayoría de sus principales aliados, como muestra de la pérdida de valor ante estos.

En estas circunstancias, el régimen de Tel Aviv, en lugar de reconocer que los palestinos quieren solo su libertad, independencia, la paz, desarrollo e integridad territorial, mantiene su actitud, a costas de ver dañada su imagen ante la comunidad internacional.

Incluso, durante su intervención en un evento organizado en Washington por el centro de estudios políticos republicano, el titular israelí habló como si se hubiera olvidado de quiénes son realmente los ocupadores y los represores. Dijo: “Vamos a tener paz cuando los palestinos nos concedan lo que nos piden que les demos. Vamos a permitirles tener un Estado propio, pero, tienen que reconciliarse con el hecho de que tenemos un Estado propio y está aquí para quedarse”. A la vez, añadió: “El núcleo del conflicto específico entre Israel y los palestinos es la persistente negativa de estos a reconocer un Estado judío en cualquier frontera. Es por ello que este conflicto ha durado unos 50 años, antes de que hubiera un estado, antes de que hubiera territorios, antes de que hubiera asentamientos”.

Sus palabras ponen de relieve que la tensión entre ambos seguirá latente, ya que el represor se ha autoconvencido de ser la víctima de la situación y, ahora, condiciona el proceso para alcanzar la paz.

Además, Netanyahu y otras autoridades israelíes deben saber que no pueden contar siempre con el apoyo de EE.UU., Francia, y otros aliados porque, en el mundo de la política, los intereses de los países cambian de acuerdo con la situación en que se encuentran. Por tanto, de no poner fin a su hostilidad y no tener en cuenta la democracia y la lógica, podría enfrentarse a peores consecuencias e, incluso, al aislamiento.

 

 

Cuba y la partición de Palestina (año 1947)

 

El Sr. Ernesto Dihigo (Cuba), de modo muy breve deseamos exponer las razones por las cuales la delegación cubana se ve obligada a votar en contra del Plan de la partición de Palestina, recomendado por la Comisión ad hoc.

Hemos seguido con interés los debates; analizados los argumentos de unos y otros, a fin de llegar a la conclusión que nos pareciera más justa.

Cuba ha demostrado su simpatías hacia los hebreos y aprecio por sus cualidades, pues ha admitido en su territorio a miles de ellos, que hoy viven entre nosotros libres y tranquilamente, sin discriminaciones, ni prejuicios, pero no podemos votar aquí conforme a sus deseos, porque consideramos que la partición de Palestina es contraria al derecho y la justicia.

En primer, la base inicial de toda su reclamación es la declaración Balfour, causante de todo el problema que hoy tenemos ante nosotros. Pero la Declaración Balfour, a juicio nuestro, carece por completo de valor jurídico, pues el Gobierno Británico ofreció en ella una cosa de la cual no tenía derecho a disponer, porque no era suya. Mas, aceptando su validez, lo que ahora quiere hacerse va mucho más allá de sus términos, pues la misma prometió a los hebreos un “hogar” nacional en Palestina, dejando a salvo los derechos civiles de la población árabe; pero no un estado libre, cuya creación forzosamente representaría una violación de esos derechos que se trato de salvaguardar.

Es también contraria al derecho la Partición, si nos atenemos al mandato contenido por la Sociedad de Naciones Unidas. Cabría preguntar si la Sociedad de Naciones podría, en justicia, hacer lo que hizo, o sea, ordenar el establecimiento de un hogar nacional judío con las grandes consecuencias demográficas y políticas que ha tenido, en una tierra ajena, sin el consentimiento de sus habitantes. Pero, admitiendo el hecho, la partición que estudiamos va contra los términos de ese mandato, que un articulo ordeno no fueran afectados los derechos y la posición de la población hebrea de Palestina. Y mal puede sostenerse que esos derechos no resultan perjudicados, cuando va a arrebatárseles a los nativos más de la mitad de sus territorios, y varios cientos de miles de árabes quedaran sometidos al gobierno hebreo, y colocados en una situación subordinada, allí, donde antes eran los dueños.

En tercer lugar, el proyecto es también contrario al derecho, porque va contra la libre determinación de los pueblos, que era principio esencial del Parto de la Sociedad de Naciones, pues aquí se está disponiendo de la suerte de una nación, privándola de la mitad de su suelo nacional, el suelo que ha tenido durante muchos siglos, sin que se haya consultado para conocer su opinión. Y si del Pacto de la Sociedad pasamos a la Carta de las Naciones Unidas, encontramos que va a cometerse idéntica violación, porque el principio de la libre determinación de los pueblos se encuentra reconocido en el párrafo 2 del artículo primero, con carácter general, y reiterado en el párrafo 8 del artículo 76 para los pueblos no autónomos, al decir que “el régimen de administración fiduciaria (equivalente al Mandato de la Sociedad) deberá tener en cuenta los deberes libremente expresados de los pueblos interesados” No nos convence el argumento, dicho por algunos de que Palestina es un Estado , y por tanto, no tiene el carácter de sujeto de derecho internacional, pues en todo caso, esos preceptos no hablan de estados, sino de pueblos, y no cabe dudas de que el de Palestina lo es.

Hemos proclamado solemnemente el principio de la libre determinación de los pueblos; pero, con gran, alarma vemos que, cuando ha llegado el momento de aplicarlo, nos olvidamos de él. Tal sistema nos parece funesto. La Delegación de Cuba está firmemente convencida de que la paz verdadera y el mundo de justicia de que tanto hablaron los Grandes Líderes de la Segunda Guerra Mundial no depende de que ciertos principios fundamentales se inscriban en las convenciones y tratados, y allí queden como letra muerta; sino de que, llegado el momento oportuno, se cumplan por todos y para todos; grandes y pequeños; débiles y fuertes.

¿Por qué no se ha procedido de un modo democrático en este caso, consultando la voluntad de todo el Pueblo de Palestina? ¿Es que se ha temido que el resultado de la consulta fuera contrario a lo que de todos modos se quería hacer? Y, si esto es así, ¿Dónde están los principios, y donde está la democracia que continuamente invocamos?

No terminan ahí nuestras dudas legales. En el curso del debate, se han impugnado las facultades de las Asambleas para acordar la Partición. Se ha acordado que, conforme a los artículos 10 y 11 de la Carta, la Asamblea puede hacer recomendaciones sobre todo problema que este dentro de los límites de la misma, que se relacionan con el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales. Sin discutir ahora si el problema de Palestina esta dentro de esos límites, o si constituye una amenaza para la paz internacional, no debemos dejar de advertir que una cosa es hacer recomendaciones, y otra cosa muy distinta es adoptar un plan que afecta la integridad internacional de un pueblo y suposición jurídica; y recomendar la ejecución de un proyecto a una comisión de la propia Asamblea. Tampoco me parece que pueda sostenerse el que ese proyecto sea una mera recomendación, pues toda recomendación lleva implícita la posibilidad de que no sea aceptada, y el plan aprobado tiene, sin duda alguna, carácter coactivo, como lo prueba el hecho de que por una de sus disposiciones, será considerado como una amenaza o violación de la paz y un acto de agresión, conforme al artículo 39 de la Carta, cualquier tentativa de alterar por la fuerza el arreglo contemplado en la Resolución. Se trata, pues, de algo que se impone a la fuerza, no de una mera recomendación. Y como esto, a juicio nuestro, infringe la Carta, no podemos votar a favor del proyecto.

Porque teníamos todas esas dudas legales, votamos en la Comisión a favor de que previamente se consultara con la Corte Internacional de Justicia, para que pudiéramos avanzar sobre terreno firme.

La consulta fue rechazada por mayoría, lo que consideramos un error no justificado por la demora que ello hubiera causado, pues más valía haber esperado unos pocos meses que lanzarnos a una acción que tantas dudas ofrece. Aparte de que la negativa de acudir a la Corte pudiera dar la impresión de que la Asamblea rehúye buscar soluciones conforme al derecho.

Por otro lado, consideramos que el proyecto es, además injusto. “El pueblo árabe ha tenido ininterrumpidamente, durante muchos siglos, el territorio de Palestina, y por los datos oficiales que se nos han presentado, al terminar la Primera Guerra Mundial constituía casi el 90% de la población total del país.

Mas, por medio del Reino Unido, como Potencia Mandataria, en cumplimiento por lo resuelto por la Sociedad de las Naciones, se abrió las puertas de una inmigración extranjera, ofreciéndole un lugar en que pudiera vivir y desenvolver su existencia conforme a sus deseos, de libertad religiosa y sin discriminaciones humillantes, Hemos dicho inmigración extranjera, de modo consciente, pues, con todo respeto hacia la opinión de los hebreos, ellos son, a juicio nuestro extranjeros en la tierra Palestina.

En efecto, durante los debates de la Comisión se produjeron datos para probar que los antepasados de un gran número de los hebreos que han dicho ya que aún quieren ir a Palestina, jamás estuvieron en esa región. Pero, aun el caso de que los remotos antecesores de todos ellos hubieran vivido allí, es indudable que abandonaron dicha tierra hace tanto tiempo, al establecerse en otros países, que sus descendientes han dejado de pertenecer a Palestina, del mismo modo que nosotros, hombres de América nacidos de emigrantes, que vinieron de todos los rincones de la tierra, no debemos considerarnos con derecho a la tierra de nuestros padres en el Viejo Continente.

El intimo y ferviente anhelo de los hebreos de volver a Palestina, tal vez por tradición, tal vez por razones místicas u obsesión religiosa, es algo que puede tener toda nuestra consideración y simpatía sentimental, pero que no constituye en opinión nuestra un título para que se les entregue lo que no les pertenece; y mucho menos, si para ello hay que despojar por la fuerza a otro con mas derecho.

Así mismo consideramos injusto el proyecto, porque es la impresión del criterio de una minoría sobre una mayoría enorme, en contra de un principio cardinal de la democracia. En el caso actual, esa minoría, no queriendo someterse al criterio de los demás pretende poner casa aparte, pero llevándose una porción del territorio del pueblo que lo admitió en su seno.

Hay otro aspecto que quiero mencionar dejando para el futuro los resultados: el Plan de Partición de Palestina implica el establecimiento por esta Asamblea del principio de que toda minoría racial, o de otra índole, puede pedir su separación de la comunidad política de la cual forma parte.

Como ya expresó el jefe de nuestra Delegación de la Comisión, Cuba, no hace muchos años, corrió el peligro de perder una parte de su territorio como consecuencia de una inmigración norteamericana en la Isla de Pinos. Por fortuna nuestra, y para honor del Gobierno de los Estados Unidos de América, aquella tentativa fracasó, porque los dirigentes de este país reconocieron noblemente nuestros derechos. Pero no podemos olvidar lo que ese peligro fue para nosotros, y pensando en lo que hubiéramos sentido los cubanos si se nos hubiera quitado una parte de nuestro suelo, no es fácil imaginar lo que sentirían los árabes de Palestina si aprobara el plan de partición. Y no podemos contribuir con nuestro voto a que se haga con ellos lo que estaba dispuesto a aceptar que se hiciera con nosotros.

Que no se diga que a veces hay que aceptar una solución política aunque sea injusta, pues sobre la injusticia no se podrá nunca asentarse la paz y la cordialidad entre los pueblos.

Respecto de los refugiados, judíos, o no judíos, que hoy se encuentran en campos de concentración - problema por el cual tanto se ha insistido por los partidarios del proyecto, - Cuba expresó que debía resolverse con un criterio de buena voluntad por parte de todas las Naciones Unidas, aceptándolos proporcionalmente, según las condiciones peculiares de cada país; pero entiende que no puede imponerse a Palestina que ella lo resuelva, sobre todo si se tiene en cuenta que es ajena por completo a las causas que han determinado el desplazamiento de todas esas personas .

Por esas razones, tendremos que votar en contra del plan de partición, como ya lo hicimos en la Comisión, y una vez que lleguemos a formar nuestro criterio, nos consideramos en deber de manifestarlo por medio de nuestro voto, manteniéndolo con firmeza, a pesar de las gestiones y presiones que se han hecho en torno nuestro.

28 de noviembre de 1947

 

(Exclusiva de Discrepando.com)