Destacados

10
Abril

La orden ejecutiva del gobierno de EE.UU. representa, ante todo, un aval político del más alto nivel a las operaciones encubiertas en el territorio venezolano, en el marco de una estrategia global que apunta a toda América del Sur. Postales de la parapolítica, en pleno desarrollo.

El conjunto de tácticas desplegadas en la estrategia imperial incluye un abanico amplio, que va desde el hostigamiento diplomático, la guerra económica y la manipulación informativa -a través de Ongs, intelectuales o “expertos” y medios privados de comunicación- hasta la puesta en acto de la violencia material y simbólica. Esta violencia es la que empieza a hacerse cada vez más presente, continuando una práctica utilizada en diferentes momentos clave.

 

El paramilitarismo en construcción

 

La fase desplegada desde febrero de 2014 -conocida como La Salida, que a su vez tuvo un primer ensayo general entre el 14 y el 16 de abril de 2013, con once personas asesinadas, entre ellos un niño y una niña- se caracterizó por las acciones violentas desarrolladas por grupo operativos especiales, bajo el paraguas de “movilizaciones pacíficas”.

Estas formaciones llevaron adelante ataques con bombas incendiarias y explosivos a edificios y transportes públicos, garantizaron barricadas mortales para las personas que circulaban por las calles y mostraron todo su poder de fuego asesinando a varias personas -entre ellos, efectivos de la Policía y de la Guardia Nacional Bolivariana- con disparos efectuado por francotiradores expertos.

Decenas de personas fueron detenidas portando armas, explosivos C4 y otros elementos de alto poder destructivo. Si bien la mayoría no era estudiante -y además, su detención no se producía por su condición, sino por sus actos criminales- las herramientas de la guerra ideológica presentaron a estos grupos como “manifestantes estudiantiles pacíficos”.

Durante cuatro meses, los grupos de ultraderecha mostraron una estructura organizativa con capacidad de comunicación, logística y mucho financiamiento y apoyo mediático-político a escala internacional. Si bien se realizaron algunas detenciones -como el caso de la banda de Lorent Gómez Saleh y más recientemente, de integrantes de Resistencia Altamira, responsables del ataque a un edificio público que albergaba un preescolar con niños menores de cinco años dentro-, sería ingenuo pensar que estas estructuras se desarticularon totalmente.

Lo que no pudieron hacer, y eso determinó su aislamiento y derrota momentánea, fue alcanzar un nivel de masividad que confiriera legitimidad a las acciones terroristas. A medida que creció la violencia fue haciéndose cada vez más evidente la “pérdida de calle”, en coherencia con el rechazo a nivel social que generaron estas actividades.

En mayo de 2014, según algunas encuestas, el 85% de la población se manifestaba en repudio a las guarimbas. En esa sintonía, hasta el propio Henrique Capriles se dedicó a pedir elípticamente que la oposición se concentrara en la guerra económica, de más baja intensidad y consecuencias más profundas. A la espera de la hora propicia.

 

Golpe económico, psicológico, militar

 

Con los efectos acumulados de la secuencia acaparamiento-contrabando-desabastecimiento-inflación, que se desarrolla con leves interrupciones desde mediados de 2013, entre enero y febrero de 2015 se produjo una escalada que intentó volver a reunir todas las piezas.

A principios de año, mientras crecían las colas a causa de políticas específicas desplegadas por distribuidoras como Herrera Hermanos, Farmatodo y Día Día, un fuerte rumor se esparció a escala nacional: habría un golpe de Estado que no permitiría el regreso de Maduro de su gira por Eurasia y África. Los tuits y el boca a boca, e incluso comunicaciones de embajadas como la de Alemania, recomendaron salir a comprar lo que sea, antes del caos.

El intento de golpe, en efecto, se estaba organizando. Pero no era el que anunciaban las redes sociales. El golpe que no fue estaría protagonizado por militares chavistas, según sugirió un informe de la consultora Stratford, vinculada al Pentágono y replicaron al instante los medios privados de comunicación.

Llegó el presidente Maduro de la gira y fue recibido por el pueblo organizado en comunas, movimientos de mujeres, de trabajadores y trabajadoras, jóvenes, milicias y colectivos culturales, además del gobierno en pleno. Se tomaron medidas contra empresarios acaparadores, se fortalecieron las redes de abastecimiento público y mejoró -un poco- la situación. Pero la operación psicológica, con el sello del maestro de la campaña negra JJ Rendón, tuvo sus frutos en ese terreno. En apenas dos semanas se vendió lo que normalmente se comercializa en dos meses.

El golpe que sí estaba en curso no remitía a un formato clásico, sino a la estrategia de guerra no convencional: alzamiento de un puñado de oficiales de aviación, utilización de un avión desde un país extranjero, bombardeo de puntos clave, terror general y acciones de calle como tomas de espacios públicos cubiertas adecuadamente por los medios internacionales. Sumado al desabastecimiento, que a esa altura sería total.

En ese marco, podría pasar cualquier cosa. Para no hacer especulaciones simplemente en el aire, recordemos que ya en 2002 la oposición utilizó francotiradores expertos, que asesinaron a manifestantes chavistas y de la propia oposición en sendas marchas en el centro de Caracas. Los medios culparon al gobierno y junto a Fedecámaras, la Iglesia y jerarcas de las Fuerzas Armadas tomaron el poder, derogando la Constitución y disolviendo todos los poderes del Estado. Aquella vez, como ahora, un plan de transición -idéntico al actual- sería leído por Julio Borges, de Primero Justicia, flanqueado por Henrique Capriles y Leopoldo López. La historia, a veces, se repite como tragedia.

Fracasado ese intento, detenidos parte de los responsables, con escaso respaldo popular, la etapa que abre el decreto de Obama es la de profundizar las acciones especiales dentro de Venezuela, mientras se mantiene la presión diplomática y mediática a nivel internacional.

En las últimas semanas, volvió a tomar la forma de asesinatos a comuneros y dirigentes chavistas, sumado al sabotaje a la industria petrolera y a una campaña de terrorismo “informativo” con eje en las niñas y en los niños venezolanos. Con la venia imperial, las fuerzas especiales despliegan su acción en todos los terrenos.

 

La estrategia de guerra no convencional

 

La estrategia de guerra no convencional implica el uso del camuflaje a todo nivel. Por eso las acciones militares no se realizan con ejércitos claramente identificados -salvo en un extremo, como fase final-, sino que se apunta a construir una fuerza múltiple y difusa, que golpea sobre el conjunto del pueblo, en articulación con los demás dispositivos: mediático, diplomático, económico, político.

Los medios de comunicación y las ONGs vinculadas con los Estados que encabezan la ofensiva contra Venezuela se ocupan de los derechos humanos de un modo cínico e instrumental. Si la Ley Mordaza fuera sancionada por las instituciones de Venezuela, en lugar de las del Estado español; o si las fuerzas policiales ejecutaran una sistemática violación a los derechos humanos de la comunidad negra, como en EEUU, seguramente ocuparían las portadas durante largo tiempo y se articularían intensas campañas internacionales. De igual modo, estas agencias y medios tenderán a invisibilizar las acciones de violencia material y simbólica contra el pueblo que se identifica con el chavismo.

 

Sicariato contra comuneros

 

Según denunció a principios de marzo la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora (CRBZ), entre enero y febrero de 2015 grupos de sicarios asesinaron a dos integrantes de la Comuna Agropecuaria Negro Primero, ubicada al sur del Estado Valencia.

René Quintero, productor de la comuna, fue interceptado por una barricada en la comunidad El Jagual. Allí recibió cuatro disparos que le causaron la muerte. Semanas más tarde fue secuestrado Máximo Gil, quien fue degollado. Su cuerpo, descuartizado, fue abandonado en la vía pública.

“Desde la CRBZ denunciamos que actores de la ultraderecha venezolana, junto a grupos fascistas de corte paramilitar, han materializado acciones similares a las desarrolladas por los paramilitares en la hermana república de Colombia. Estos crímenes atroces los realizan para lograr la desmovilización del pueblo, controlar territorios para el cultivo y procesamiento de la droga e impedir la liberación de los oprimidos y explotados”, analizaron desde la organización, que impulsa más de 150 comunas y es una de las más grandes del país.

Poco después, el 20 de marzo, una banda atacó a Dima Gómez, concejal por el PSUV en el municipio Mauroa, Estado Falcón, y también militante de la CRBZ. Dima Gómez era un referente en la construcción de la Ciudad Comunal que agrupa a las comunas Bolívar y Zamora, Maestro Simón Rodríguez, León Ferrer y Cantón Cancicure. Sin mediar palabra, el comunero recibió cinco disparos mortales. En el hecho también fue asesinado uno de sus hijos.

“Hemos venido denunciando la articulación de factores paramilitares colombianos y bandas criminales como elementos desestabilizadores, propiciados por los planes imperiales de caotizar el país, aterrorizar a la población y acabar con la vida de dirigentes de base del chavismo a fin de desmovilizarlo y desmoralizarlo”, insistió la Corriente Bolívar y Zamora. Naturalmente, sus problemas y sus análisis nunca se expresarán en los informes de las Ongs ni en la línea editorial de los medios privados.

 

“Todo vale” por el petróleo

 

La guerra psicológica alcanza en Venezuela un punto difícil de igualar. Por medio de mensajes telefónicos y en redes sociales, en las últimas dos semanas se instaló la matriz del secuestro masivo de niños y niñas, con el supuesto objetivo de robarle los órganos. Esto provocó que muchas familias no enviaran sus hijos a la escuela, aterrorizados ante la “noticia”. Incluso llegó a haber una movilización de motorizados en el popular barrio de Petare, que luego se descubrió que estaba impulsada por personas cercanas al alcalde derechista Carlos Ocariz.

El miércoles 25 de marzo, la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, anunció la detención de Carmen Janeth Briones, de nacionalidad ecuatoriana, quien había denunciado el secuestro de su hijo de cuatro años. Iniciadas de inmediato las investigaciones, resultó que la denuncia era falsa. Al ser encarcelada, la mujer confesó que le habían pagado una suma importante para que simulara el secuestro e instalara el tema a nivel mediático.

Ese mismo día por la noche, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, informó que Briones “recibió un teléfono por parte del equipo de seguridad de un alto dirigente del partido de la derecha, un policía, así como también recibió la instrucción para preparar el escándalo que permita captar la atención”. El viernes 27, cientos de mujeres chavistas rechazaron la campaña psicológica en una movilización por el centro de Caracas.

El mismo viernes 27, un grupo comando irrumpió en las instalaciones del Centro Operativo El Tejero, en Monagas. Allí, “sometió a los operadores de producción, procediendo a violentar puertas y tanquillas eléctricas con equipos de soldaduras”, aseguró un comunicado emitido por Petróleos de Venezuela (PDVSA), la compañía recuperada por la Revolución tras el fallido golpe de Estado de abril de 2002 y el paro patronal petrolero de 2002-2003 y que constituye el centro de los desvelos del gobierno norteamericano.

“El impacto de este acto de sabotaje fue contrarrestado gracias a la activación del plan de contingencia y a la acción de los trabajadores patriotas, quienes lograron restablecer en tiempo récord el sistema de bombeo. De no haberse actuado a tiempo, siendo esta área la fuente de gas más importante en el país, ha podido ocurrir un serio impacto en la generación eléctrica a gas”, amplió PDVSA.

Tampoco estos episodios serán destacados por los medios internacionales, que acaso ni siquiera se molesten en informarlos. Después de todo, su función es precisamente aportar al camuflaje.

Los hechos relatados representan apenas una parte de las acciones que por estos días asume la ofensiva contra la Revolución Bolivariana, con la mira puesta en un marco geopolítico más amplio: desestabilizar América Latina como región de paz; posicionar nuevamente a EEUU en el patio trasero, estratégico en la contienda mundial frente a Rusia y a China y alimentar al complejo militar industrial que controla las guerras en el mundo. Un plan que viene de lejos y que se hace cada vez más visible en estos tiempos.

Repasar la historia en desarrollo con vocación de integralidad es un asunto crucial, ante un imperio que intenta preparar a la opinión pública para la hora de golpes más profundos.

09
Abril

Me recordó una película de la década del 50, un western serie B de un director en el olvido. “El asesino anda suelto”, y como en el viejo thriller, en Panamá hay un matón que exhibe con descaro su prontuario criminal frente a los dolientes de un crimen incalificable.  Félix Rodríguez Mendigutía, el ex oficial de la CIA que identificó a Ernesto Che Guevara en La Higuera y decidió los balazos que lo mataron, se pasea por una ciudad crispada, que ha tenido, probablemente, uno de los miércoles más largos de su historia.

Este hombre participa en eventos y ofrece conferencias de prensa en la que se promueve como un defensor de los derechos humanos. Da asco, como dijo el Presidente de la OCLAE que exigió al gobierno de Panama la expulsión inmediata de este asesino del territorio nacional. Y cualquiera lo entiende, porque la imagen de Félix Rodríguez, con el logotipo de la derrotada Brigada 2506 bordado en su camisa, es nauseabunda. Nos recuerda al Che que yace sobre un fregadero de la ropa sucia, en la lavandería del hospital de Vallegrande, en  Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. Algunas de estas imágenes que tanto duelen e indignan, con un Ernesto Guevara enflaquecido y con cara de Cristo atormentado, las tomó el asesino como prueba de fe para sus jefes en la CIA.

Es imposible no relacionar este hecho con un día en que cada hora pesó como una montaña. Llevo más de 20 años como periodista, y jamás vi tanta noticia junta, tantas conferencias de prensa, tantos hechos que merecían ser reportados, y tanta rabia. Saber que este hombre está suelto en el Itsmo y que se auxilia de una corte de delincuentes vestidos de “sociedad civil”, ha exacerbado los ánimos. A la vergüenza de un foro que intenta legitimar a este tipo de gente, se sumó la afrenta histórica que supone que Félix Rodríguez Mendigutía ande suelto y desafiante en algún lugar de la América Latina y el Caribe, la región por la que el Che dio su vida.

Eso explica, entre otras cosas, por qué la delegación cubana al Foro de la Sociedad Civil, preámbulo de la Cumbre de las Américas, protestó hoy cuando no fueron acreditados 22 de sus miembros, ni por qué se retiró luego de la inauguración, que sesionó en plenario. Si algo lo explica es la indignación colectiva, que obligó a los organizadores a autorizar, pasaporte en la mano y sin credencial, la entrada de todos los cubanos registrados previamente.

Explica por qué siguieron las protestas dentro del salón plenario, donde sí tenían sus credenciales un grupo numeroso de amigos o simpatizantes de Félix Rodríguez, y por qué las canciones y las consignas siguieron mientras duró la inauguración desangelada del foro de la Sociedad Civil, que trató de seguir su curso, a pesar de que los ecos que provenían del estacionamiento del hotel El Panamá debieron sentirse allí atronadores. O si lo prefieren, “consternados, rabiosos”, como en el poema que le dedicó Mario Benedetti al Che.

 

Conozca a Félix Rodríguez, el asesino del Ché

 

 

Por órdenes de Estados Unidos, el terrorista Félix Rodríguez no sólo asesinó a Ernesto “Ché” Guevara, sino también entrenó a las Unidades de Reconocimiento de la Operación Fénix, durante la cual más de 26 mil personas perdieron la vida.

 

El terrorista Félix Rodríguez Mendigutía, responsable del asesinato de Ernesto “Ché” Guevara se encuentra en Panamá para la VII Cumbre de las Américas, que se realizará el 10 y 11 de abril. A continuación conozca quién es este terrorista:

 

-Fue reclutado por la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su sigla en inglés) e inició su entrenamiento en explosivos, demoliciones, sabotajes y otras técnicas en operaciones encubiertas en una base del Canal de Panamá.

 

-Entre los años 1960 y 1961, la CIA le encomienda reclutar a cubanos para la brigada mercenaria de Playa Girón.

 

-Como parte de la operación de invasión, se le ordenó infiltrarse en Cuba en la zona de la costa norte de Matanzas con el fin de volar el puente de  Bacunayagua para cortar las comunicaciones. La operación fracasó gracias a la rápida acción de la seguridad cubana que desarticuló el plan.  

 

-Huyó y se refugió en la embajada de Venezuela en La Habana y luego regresó a Estados Unidos.

 

-A su retorno fue enviado al curso de oficiales del ejército norteamericano en Fort Bening. Algunos de sus compañeros fueron Jorge Lincoln Mas Canosa, Luis Posada Carriles y José Francisco “Pepe” Hernández, entre otros.

 

-Luego de graduarse, la CIA lo envió a Venezuela para apoyar el sistema de comunicaciones contra las guerrillas.

 

-Fue asignado por la CIA al grupo que persiguió y asesinó al Ché Guevara en Bolivia en 1967.

 

-En 1969 obtuvo la ciudadanía norteamericana y fue enviado por la CIA a participar en la guerra de Vietnam como parte del ejército norteamericano. Desarrolló más de 300 misiones ofensivas en helicóptero.

 

-Entrenó a las Unidades de Reconocimiento de la Operación Fénix que dejó más de 26 mil personas muertas.

 

-En este período Rodríguez estuvo en la compañía de aviación de la CIA, Air América, conocida por el tráfico de heroína desarrollado desde Laos hasta Estados Unidos.

 

-Fue “condecorado” con nueve medallas por el gobierno de Vietnam del Sur y a su regreso continuó representando a la CIA.

 

-Cuando George Bush asumió el cargo de director de la CIA, Rodríguez fungió como colaborador en misiones desarrolladas en Uruguay, Brasil, Costa Rica, Honduras, Guatemala y El Salvador. En 1976, Bush le impuso la medalla Estrella de la Inteligencia por el Valor.

 

-En el 1976 fue retirado de la agencia por “motivos de seguridad” porque lo “amenazaron de muerte”.

 

-En 1985 reapareció como uno de los protagonistas del escándalo de abastecimiento ilegal conocido como Irán-contras.

 

-Inició la operación ilegal de búsqueda de dinero y abastecimiento a la contra. El principal centro fue la base aérea de Ilopango (El Salvador). Rodríguez fue uno de los principales jefes y trajo a Luis Posada Carriles, a quien sacó de prisión en Venezuela.

 

-Desde 1987, Rodríguez fue denunciado por las autoridades cubanas por su participación en varios planes de atentado contra el presidente Fidel Castro.

 

-Recientemente fue designado como jefe de la organización terrorista Brigada 2506 que agrupa a lo que queda de los derrotados mercenarios de Girón. 

05
Abril

A pocos días de la VII Cumbre de las Américas en Panamá, la subsecretaria de Estado norteamericana y jefa de la delegación de su país en las conversaciones con Cuba con el objetivo del restablecimiento de relaciones diplomáticas, Roberta Jacobson, confesó estar “decepcionada” por la reacción de los países latinoamericanos ante el decreto del presidente Barack Obama contra Venezuela.

Tan grave es el acto injerencista del Gobierno estadounidense que hace unos días el destacado politólogo argentino, Atilio Borón, propuso una acción mancomunada para que los países de la región no asistieran al cónclave, ante la confrontación que generó la “Orden Ejecutiva”. No acudan a la Cumbre de las Américas, dijo: “No tiene ningún sentido ir a la cumbre con un señor que pone una pistola arriba de la mesa y dice: Vengan, vamos a sacarnos una foto, dialoguemos, somos todos amigos”.

Jacobson, como tampoco el flamante Departamento de Estado, ha tomado en cuenta que América Latina y el Caribe viven un tiempo, una historia, una esperanza que poco tiene que ver con la época de las cañoneras, cuando algunas de las Constituciones de nuestros países se elaboraban con desenfado en Washington, y ningún gobernante podía asumir las riendas de un país en la región sin el beneplácito del inquilino de la Casa Blanca.

Aunque la intención de Estados Unidos al crear la Cumbre de las Américas era la de establecer una “Constituyente Hemisférica a los Pueblos de Suramérica” con fundamento en el neoliberalismo, no se ha percatado que el escenario es otro, forjado al calor de la victoria alcanzada por gobiernos de corte progresista en el área, impulsados por movimientos sociales y políticos que sepultaron virtualmente el área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), en la IV Cumbre de 2005 en Mar de Plata, Argentina.

Por esa ceguera generada por la prepotencia “genético-imperial”, que hoy obnubila a Roberta Jacobson, creo que los asesores de Obama no calcularon el efecto que produciría en el subcontinente la acción de Washington contra un país soberano que juega un papel crucial en la integración regional.

Durante una conferencia de prensa que tuvo lugar el viernes en el centro de estudios Brookings, la diplomática, en un gesto inédito, afirmó que los líderes de la región al solidarizarse con la nación sudamericana satanizan a Estados Unidos en su retórica, cuando las sanciones no se proponen “dañar a los venezolanos o al Gobierno venezolano en su conjunto”. ¡Qué paradoja! Estados Unidos nada menos que “satanizado” por líderes políticos e intelectuales de América.

Si bien Jacobson espera que el tema no tenga el papel protagónico en la Cumbre, no hay dudas de que será un plato fuerte en el menú. La insolencia injerencista no quedará sin respuesta; pero cumpliendo con una agenda que debe potenciar, entre otros, temas tan graves como la pobreza, la desigualdad social, la necesidad de crear condiciones que permitan potenciar los sistemas de salud, educación y asistencia social, en medio de un espeluznante clima de violencia, corrupción y expansión del crimen organizado.

No obstante el respetado criterio expresado por el sociólogo argentino en cuanto a no participar en la cita panameña, me parece que hay que responder al debate de ideas, en el que debe resonar con firmeza la voz independiente de Nuestra América en defensa de Venezuela, por el levantamiento del criminal bloqueo contra Cuba y por el imperio de un clima de paz, respeto y convivencia civilizada en la región…hasta donde sea posible.

04
Abril

El 17 de diciembre del 2014 el Presidente de los Estados Unidos Barack Obama, anunciaba el inicio de un camino que conduciría, muchos pensaron que sería pronto, al restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre EE.UU y Cuba, cuatro meses después y varios encuentros y diálogos por medio en realidad poco se ha hecho, el bloqueo sigue intacto, Cuba injustamente sigue en la espuria lista de países que patrocinan el terrorismo y los planes para subvertir el orden interno en la isla revolucionaria continúan sin freno.

Bajo bambalinas se mueven los hilos de la intriga contra Cuba y Venezuela, la derecha internacional y sus aliados latinoamericanos se preparan para “hacer algo grande en Panamá” como bien han denunciado diversas fuentes.

Una de sus discípulas predilectas, Micaela Hierro Dori, formada entre enero y abril del 2012 en la Georgetown University bajo el Global Competitiveness Leadership Program, verdadera fábrica de líderes de la derecha internacional, de servidores incondicionales del Imperio, entrenada como becaria de la Fundación Konrad Adenauer, en Santiago de Chile, entre marzo del 2010 y julio de 2011, es una de las responsables principales de armar el “dilema”, como dicen los expertos de la desestabilización internacional.

Micaela Hierro fue coordinadora de programas para la organización argentina Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina  (CADAL) entre abril de 2012 y abril de 2013. En estos momentos funge como Presidenta del Centro de Investigación y Capacitación de Emprendedores Sociales (CICES) Asociación Civil y fundadora de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia en Cuba. Esta ciudadana ha viajado a Cuba en tres oportunidades: en 2009, 2010 y 2012, viajes en los que estableció vínculos con varios elementos contrarrevolucionarios como Yoani Sánchez, por citar un ejemplo notorio.

El CICES es una institución fundada el 17 de mayo del 2007 en Buenos Aires y su principal misión es seleccionar actores de cambio e integrar una plataforma de acción coordinada en América Latina contra los movimientos y gobiernos progresistas y apoyar cualquier plan de desestabilización en la región.

El 12 de agosto del 2014 tuvo lugar el Foro “La Juventud y el Fortalecimiento de la Democracia”, en la Cámara de Diputados de la Argentina. Evento diseñado para manipular el tema de los derechos de los jóvenes en Cuba y Venezuela. Micaela Hierro Dori y Cornelia Schmidt-Liermann, Diputada Nacional y fundadora del Grupo Parlamentario Latinoamericano por la Democracia en Cuba fueron las organizadoras.

A ese siguió otro, esta vez Micaela estuvo acompañada por Bruno Kazuhiro, Presidente de la Juventud Demócrata Carioca y Vice-Presidente de la Juventud de Unión Democrática Internacional y por Alejandro Vivas, Concejal del área metropolitana de Caracas y dirigente del partido Primero Justicia.

Micaela Hierro Dori participó en la concepción, organización del foro patrocinado por la Fundación Konrad Adenauer-Siftung (KAS), en la mesa bajo el título La Oposición Política: Hacia una unidad de acción y estrategias para el Cambio, donde intervinieron varios contrarrevolucionarios cubanos como Rosa María Payá Acevedo (MCL), Rafael León Rodríguez y Vladimiro Roca Antúnez de (PRODECU).

CICES ha estado coordinando en los últimos meses redes juveniles de derecha con el objetivo de imponer un discurso mediático contrarrevolucionario en el marco de la VII Cumbre de las Américas a realizarse en Panamá.

La Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia en Cuba efectuó el 21 de diciembre pasado un encuentro en Miami, con la denominación “Cuba-Estados Unidos: ¿Nuevos caminos o nuevas excusas? ¿Democracia o Dictadura?, en la que participaron los contrarrevolucionarios Rosa María Payá y Karel Becerra. Este evento también fue coordinado por CICES.

El trabajo realizado por Micaela Hierro la ha situado en un lugar prominente en la estrategia del gobierno estadounidense contra Cuba, como puede apreciarse se ha desarrollado un basto plan de concertación con vista a contar en la Cumbre de Panamá con una fuerza organizada, que cuenta con fuerte apoyo logístico-financiero y soporte de entidades como Freedom Houses, el Fondo Nacional para la Democracia (NED) y organizaciones contrarrevolucionarias cubanas y venezolanas radicadas en los EE.UU.

La señora Hierro estará en Panamá acompañada por Gabriel Salvia de CADAL, Yoani Sánchez, Guillermo Fariñas, Rosa María Payá, Eliécer Ávila, César Mendoza, Rolando Cáceres, entre otros. Se pretende además llevar al evento a figuras con un bajo perfil para lograr su salida de Cuba sin obstáculo alguno.

Micaela Hierro será la organizadora del Segundo Foro Regional Juventud y Democracia, el cual se efectuará entre los días 6 y 7 abril en el Hotel Continental, en Panamá, evento financiado por el Fondo Nacional para la Democracia (NED por sus siglas en inglés).

La celebración de este evento días antes de la realización de la VII Cumbre de las Américas busca impactar en los foros paralelos a este evento, erigiéndose en elemento rector de lo que en ellos se discuta y logrando presentar a Cuba como país totalitario, violador de los derechos fundamentales de sus jóvenes y ciudadanos en general, a la delegación de los representantes de la sociedad civil revolucionaria cubana como ilegítimos, por ser, según la doctrina liberal burguesa, organizaciones con apoyo gubernamental y lograr el objetivo planteado por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, que presiona a diferentes delegaciones juveniles latinoamericanas para que se reconozca e incluya a los mercenarios cubanos como sociedad civil y participen como tal en las conversaciones entre los gobiernos de Cuba y los Estados Unidos.

Otro de sus objetivos es lograr que los participantes en el Foro de la Sociedad Civil le exijan al gobierno cubano la implementación de cambios en materia de derechos humanos y democracia.

Micaela Hierro Dori no niega disponer del apoyo de los EEUU, así como de determinadas personas dentro de las estructuras gubernamentales panameñas. Afirma refiriéndose a la Cumbre Iberoamericana en México, (pretende reeditar un evento de magnitud similar al realizado por la Konrad Adenauer, en diciembre pasado, en México), que en Panamá va a ser distinto,. porque van a ser ellos los organizadores del evento grande de Juventud y Democracia y el apoyo con que cuentan esta vez impedirá lo ocurrido en Veracruz, donde a un grupo de contrarrevolucionarios, por las denuncias realizadas por Cuba, se les impidió participar en las sesiones finales.

También aseguró que la NED dispone fondos suficientes para lograr una amplia participación de “disidentes” cubanos.

La conspiración en que participa Micaela Hierro va dirigida no a lograr espacios de opinión, reflexión y diálogo entre las dos Américas, Micaela Hierro y sus patrocinadores lo que buscan es crear situaciones complejas a los organizadores, intentando sentar en al banquillo de los acusados a Cuba y Venezuela, pretenden legitimar y posicionar a la contrarrevolución mercenaria cubana mediante la concertación de una basta red de la derecha juvenil continental y sobre todo, entorpecer el proceso de unidad latinoamericana. Cómo el alacrán del cuento no puede evitar su verdadera naturaleza.