Destacados

20
Abril

Cuentan los que acompañaron a Víctor Jara en sus últimas horas de vida en el estadio Chile, uno de los símbolos más siniestros de la dictadura de Augusto Pinochet, que los torturadores no lograron borrarle del todo la sonrisa al trovador del Gobierno de Salvador Allende ni cuando lo golpearon brutal y repetidamente, antes de acribillarlo a balazos. En su cuerpo se hallaron más de 40 disparos.

Pero el tiro que acabó con su vida fue el que recibió en la nuca, casi a quemarropa, después de que sus torturadores se divirtieran jugando con él a una mortal ruleta rusa. Fue el 16 de septiembre de 1973, cinco días después del golpe de Estado contra Allende y de la posterior detención de Jara junto con cientos de compañeros en la Universidad Técnica del Estado (UTE). El estadio Chile, hoy estadio Víctor Jara, sería todavía testigo mudo de muchos más horrores en los comienzos de la larga dictadura de Pinochet (1973-1990).

Cuatro décadas más tarde, la familia de Víctor Jara, que nunca dejó de buscar justicia, puede empezar a sonreír otra vez. Un juez de Florida ha ordenado esta semana que el hombre identificado como su asesino, Pedro Pablo Barrientos, responda ante la justicia por cargos de tortura y ejecución extrajudicial.

Hace años que Barrientos, un exoficial del Ejército chileno, fue señalado como el torturador de Jara que apretó el gatillo del tiro de gracia. Uno de sus subordinados, el soldado José Adolfo Paredes, lo identificó formalmente en un testimonio entregado a la justicia chilena en 2009. El juez que lleva el caso en Chile, Miguel Vázquez, no tuvo dudas de su culpabilidad y en diciembre de 2012 lo procesó como autor de homicidio calificado. Poco antes, un programa de la televisión había descubierto que Barrientos llevaba una vida tranquila y discreta en Deltona, Florida, donde desde los años noventa se dedicaba a la compraventa de coches.

Ahí entró en marcha el Centro de Justicia y Responsabilidad (CJA), una organización internacional que busca llevar a los tribunales a responsables de violaciones de derechos humanos en todo el mundo.

Entre sus casos más famosos están, además del de Víctor Jara, el de monseñor Óscar Romero de El Salvador o la matanza de los jesuitas, cinco de ellos españoles, también en ese país centroamericano en 1989.

Junto con el bufete de abogados Chadbourne & Parke LLP, el CJA interpuso en septiembre de 2013 una demanda en nombre de la viuda de Jara, Joan, y de su hija Amanda, acusando a Barrientos de cargos por delitos de tortura, asesinato extrajudicial y crímenes de lesa humanidad. Tras conocer la decisión de este martes del juez de Orlando, Florida, Roy Dalton, la abogada del CJA Almudena Bernabéu celebró que se abra por fin la posibilidad de que uno de los principales responsables de la muerte del cantautor chileno vaya a tener que responder ante la justicia.

Cierto es, admitió, que resulta “decepcionante” que el juez desestimara los cargos por crímenes de lesa humanidad, porque “el asesinato de Víctor Jara, y los miles de crímenes cometidos durante el régimen de Pinochet, deberían ser llamados por lo que son: un crimen contra la humanidad”. No obstante, acotó en conversación con este diario, la decisión judicial es un vuelco en el caso. Y es que aunque la familia de Jara lleva décadas denunciando públicamente el asesinato del artista, recordó, “un ámbito formal, un juicio, una audiencia, una comisión de la verdad jamás ha habido en relación con este crimen. Entonces, después de 42 años, este es un paso gigante, para Chile sobre todo”.

Con las manos destrozadas por las palizas, Víctor Jara todavía logró escribir unos últimos versos a lápiz en una libreta que pudo entregarle a uno de sus compañeros y que hoy conserva la Fundación Jara. “¡Canto, qué mal me sales / cuando tengo que cantar espanto! / Espanto como el que vivo / como el que muero, espanto”. Las heridas de Víctor Jara y de su familia empiezan a curar con cuatro décadas de retraso.

17
Abril

De acuerdo con los últimos acontecimientos, todo indica que ya “los gatos marchan hacia la gatera”. O sea, que los distintos aspirantes se dirigen a la línea de arrancada desde donde finalmente deberán partir quienes sean finalmente señalados como candidatos presidenciales a la codiciada primera magistratura de la nación en los Estados Unidos de América, con vistas al próximo mandato que deberá iniciarse en enero de 2016.

Esta vez, no son pocos los observadores que señalan el inicio del carnaval electoral con suficiente o exagerada anticipación, a la vez que aseguran los costos de la campaña que se elevarán a cifras nunca antes vistas, atreviéndose hasta a más de cien mil millones de dólares, lo que augura ingresos astronómicos para quienes han sido en los últimos tiempos grandes beneficiarios: las mayores cadenas de televisión.

No olvidar que en la nación imperial estadounidense ya entró en vigor la antidemocrática e inmoral disposición -aprobada por la Corte Suprema de Justicia- de que los grandes consorcios financieros, empresas monopólicas, bancos, aseguradoras, farmacéuticas, de telecomunicaciones y. por supuesto, el sonado complejo militar-industrial, pueden contribuir de manera libre e ilimitada al sostenimiento de las campañas. Era una práctica que siempre se llevó a cabo más o menos discretamente pero ahora es bendecida plenamente por la ley.

Y hay aspirantes presidenciales tomando posiciones al respecto y preparando condiciones para las futuras mordidas que darán a los más nutridos centros de poder económico. Por ejemplo, el candidato republicano Jeb Bush ya declaró que “el siguiente presidente debería impulsar una revisión de nuestra estrategia militar para que podamos satisfacer las necesidades del siglo XXI con la capacidad de defensa del siglo XXI”

En un artículo publicado en “The National Interest por parte de Robert Haddick, ex militar y actual contratista independiente de defensa, aparece tal afirmación de Bush bajo el significativo título “Las Fuerzas Armadas de EU son peligrosamente obsoletas”.

Para apoyar el mensaje de aliento del posible candidato Bush al complejo militar-industrial con propósitos evidentemente recaudatorios, el autor Haddick subraya que “al analizar la Revisión Cuatrienal de la Defensa, que enumera la fuerza de combate planeada para 2019 se llega a la conclusión de que es prácticamente idéntica a la estructura de fuerza de 2001”.

Concluye el experto que “en la historia del Ejército de EU, difícilmente se encontrarían otros casos de estructuras de las fuerzas prácticamente casi iguales a lo largo de un período de dos décadas”, para finalizar haciendo claramente un llamado; “Nuevas tecnologías militares, junto con desafíos nacientes y derrotados, alteran el paisaje estratégico creando la necesidad de innovación, adaptación y una redistribución de recursos de defensa”.

Por supuesto, no será este el primero ni el último mensaje dirigido al complejo militar-industrial por parte de los candidatos presidenciales en liza.

Ellos se enfrascarán a partir de ahora en una febril carrera por los elevados recursos requeridos para el carnaval electoral, seguramente compensados posteriormente por los presupuestos de guerra.

11
Abril

El encuentro entre los presidentes de Cuba y de Estados “se desarrolló en un ambiente respetuoso y constructivo. Fue una reunión productiva”, aseguró el Canciller cubano Bruno Rodríguez, en un encuentro con la prensa acreditada a la VII Cumbre de las Américas.

Ambos mandatarios intercambiaron sobre el proceso de restablecimiento de las relaciones diplomáticas -dijo-, las posibilidades de cooperación existentes en esperas de interés mutuo, los pasos que deben darse que deben darse como parte de un proceso hacia la normalización de las relaciones bilaterales, en particular, el levantamiento del bloqueo.

El Ministro se encuentra en este momento en la sala Coclé, del Hotel Sheraton, donde tiene lugar la conferencia de prensa.

También, ambos mandatarios hablaron sobre la necesidad de crear un ambiente propicio para avanzar en los vínculos entre los dos países y temas de interés para la estabilidad y la paz en la región, añadió.

 

El Sheraton

 

Por ironías de la vida, la conferencia de prensa se produce en un hotel de la misma cadena que hace pocos años expulsó a una delegación de 16 empresarios y directivos cubanos, que participaban en un encuentro con representantes del sector energético estadounidense.

En el 2007, fueron sacados del María Isabel Sheraton, de Ciudad México. Brookly McLauglin, vocera del Departamento del Tesoro, explicó las “razones” de la decisión: “El hotel en la ciudad de México es una subsidiaria estadounidense y por lo tanto está prohibido de proveer un servicio a Cuba o a sus nacionales. El hotel actuó de acuerdo con las sanciones de Estados Unidos”.

 

Video de la entrevista a los presidentes Raúl Castro y Barack Obama

11
Abril

Parece que de nuevo en Cuba se pondrá de moda la consigna popular "Vergüenza contra Dinero" que fuera el estandarte de lucha del desaparecido líder del Partido del Pueblo Cubano Eduardo Chibás contra la corrupción política a principios de la década de los años cincuenta del pasado siglo XX.

Por entonces en Cuba imperaba el desparpajo insolente de la corrupción rampante de los gobiernos de turno, cuyos políticos al uso utilizaban el dinero que se robaban del tesoro del Estado para sus actividades políticas y su enriquecimiento personal. "Vergüenza contra Dinero" era el grito encendido del pueblo cubano contra los grandes ladrones del erario público que iban desde Palacio y el Capitolio hasta las más recónditas alcaldías del país..

Pero hoy en la actualidad se da en Cuba la extraña paradoja de que el dinero para hacer política no lo tienen los funcionarios del gobierno revolucionario sino que está en manos de los que se titulan opositores "Disidentes", los que reciben millones de dólares de un gobierno extranjero- el de Estados Unidos- para presentarse de caras al exterior como una oposición válida frente al gobierno revolucionario cubano.

No es que lo digamos nosotros, es que así aparece en los records del gobierno de Estados Unidos, los nombres de las personas y el de las organizaciones a que pertenecen cada uno de esos que se titulan "Disidentes" y opositores al gobierno cubano.

Una oposición no es legítima si está organizada, orientada y pagada por un gobierno extranjero. Se dice que el que paga, manda. Y ese es el caso del gobierno norteamericano que paga y manda y la Disidencia, que cobra y se mueve al compás de la música del que paga con dólares las actividades de sus sumisos asalariados.

Ahí los vemos ahora en Panamá donde una veintena de ellos, acompañados de unos cuantos pillos de Miami andan proclamando su desfachatez montando shows mediáticos para hacerle creer al mundo que ellos representan al pueblo cubano cuando en realidad no son otra cosa que perritos falderos ladradores de la voz de su amo.

"Vergüenza contra dinero" es de nuevo la consigna cívica del pueblo cubano. Es el ayer que revive hoy. Digo yo.