Documentos

07
Abril

Estados Unidos ordenó bombardear una base militar siria tras acusar al Gobierno de ese país, sin prueba alguna, de realizar un ataque químico contra la población civil

Un ataque químico realizado el pasado martes en Idlib, Siria, detonó una serie de acusaciones por parte de países como Estados Unidos, Francia y Reino Unido, quienes señalaron al Gobierno de Bashar Al Assad como el responsable del hecho.

La respuesta de EE.UU. fue inmediata y dos días después, su Ejército lanzó 59 misiles de crucero tipo Tomahawk contra la base aérea del Ejército sirio de Shayrat, en la provincia de Homs.

 

1. ¿Por qué EE.UU. lanzó misiles contra Siria si aún no se ha determinado quién fue el responsable del ataque químico?

 

La Oficina de Asuntos para Desarme de la ONU no ha confirmado que el ataque químico se llevó a cabo vía aérea como muchos han indicado.

Pese a las acusaciones, el Gobierno sirio ha reiterado que su Ejército no realizó labores en Idlib y menos con armas químicas porque no cuentan con ellas.

Hasta ahora no hay pruebas que demuestren que el Ejército sirio hizo el ataque y tampoco tenía motivos para hacerlo, aseguró el experto en Oriente Medio, Ammar Waqqaf.

Si las fuerzas gubernamentales no utilizan armas químicas, si es que las tiene, contra los terroristas del Daesh, "¿por qué habrían de usarlas contra civiles en un momento concreto?", añadió.

Para el analista Ígor Dimítriev la actuación se trata de "una provocación" preparada por una unidad de propaganda del Frente Al Nusra para frenar el avance del Ejército sirio en Idlib y "socavar la cooperación emergente entre Rusia y EE.UU.” en la lucha contra los grupos terroristas.

 

2. ¿El ataque de EE.UU. a Siria favorece la lucha contra el terrorismo?

 

Para el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, el ataque de EE.UU. lejos de frenar el avance de los los grupos terroristas que operan en Siria como el autodenominado Estado Islámico (Daesh), el Frente al Nusra y a la oposición armada, los beneficia.

Lejos de favorecer la lucha contra el terrorismo, "es evidente que esos ataques dañaron los esfuerzos para erradicar el terrorismo", señaló Peskov.

Durante su campaña electoral, Donald Trump proclamó la lucha contra el terrorismo internacional y el Daesh y “apostó” por una coalición internacional “verdadera”, sin embargo, sucedió lo contrario.

 

3. ¿Quiénes apoyan el ataque de EE.UU. contra Siria?

 

La oposición armada siria “saludó” el ataque estadounidense y pidió, además, continuar los bombardeos con el fin de “neutralizar la capacidad” del Gobierno, porque esto los beneficia. “Esperamos que continúen los bombardeos”, sostuvo un portavoz del grupo.

Los países que forman parte de la coalición internacional, así como el Reino Unido, Turquía e Israel también manifestaron su apoyo al ataque perpetrado por EE.UU. y lo calificaron como "positivo" y "completamente apropiado" para detener los "crímenes de guerra".

06
Abril

Los misiles de crucero fueron lanzados desde dos buques de guerra estadounidenses en el mar Mediterráneo. Los medios sirios calificaron el ataque como acto de "agresión".

El ejército de Estados Unidos lanzó más de 50 misiles contra Siria, disparados desde una base naval en el mar Mediterráneo, que impactaron en múltiples sitios, incluyendo una base aérea cerca de Homs.

El ataque, el primer asalto convencional ordenado por Donald Trump contra otro país, ocurre un día después de que el mandatario estadounidense dijera que el ataque químico en Idlib (Siria) había "cruzado muchas líneas" y que estudiaría tomar medidas militares ante esa "grave situación".

La opciones que dio el Pentágono a Trump para atacar son: bases aéreas, centro de comando y control militar, sistemas de defensa aérea y tropas.

Un funcionario estadounidense dijo a NBC que Trump habría avisado del ataque a la base siria a varios países, pero no a Rusia. Justo antes, Moscú advirtió a Washington que habrían "consecuencias negativas" si ejecutaba una acción militar contra Siria, tras una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU.

"Ordené un ataque militar directo contra una base en Siria desde la que fue lanzada el ataque químico", declaró Trump en rueda de prensa tras el ataque y llamó a "naciones civilizadas" a unirse en el ataque contra Siria, tras lanzar más de 50 misiles a esa nación árabe.

La excusa de EE.UU. para ejecutar el ataque fue acusar - sin pruebas- al gobierno de Bashar Al Assad de haber usado gas sarín en un supuesto ataque químico en Idlib, que ni siquiera la ONU, a través de Oficina de Asuntos para Desarme, pudo confirmar que haya sido efectuado desde el aire y con aviones rusos (como se acusó).

06
Abril

Un presunto ataque con armas químicas se produjo en la provincia siria de Idlib, informó la agencia Reuters citando al Observatorio Sirio de Derechos Humanos, una ONG abiertamente opositora al gobierno de Bashar Al Assad.

La ONG asentada en Londres informó que producto del presunto ataque aéreo de "aviones pertenecientes a Rusia y el Gobierno sirio" sobre Idlib, Siria, hay 72 civiles muertos, incluidos 11 niños.

De inmediato, Estados Unidos, Francia y Reino Unido acusaron al Gobierno de Bashar Al Assad del ataque, pero Siria asegura que sus tropas militares no han ejecutado labores en Idlib y mucho menos con armas químicas porque no las poseen.

El Ministerio de Defensa de Rusia, por su parte, también desmintió categóricamente que sus aviones hayan participado en cualquier ataque en la zona este martes. Ni siquiera la ONU, a través de Oficina de Asuntos para Desarme, ha podido confirmar que el ataque químico en la localidad siria Jan Sheijun, Idlib, haya sido efectuado desde el aire.

Ante la tragedia, que es parte de una continua campaña mediática contra Siria, Rusia presentó al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas su borrador de resolución para investigar el ataque químico, rechazando el proyecto de resolución introducido previamente por ser de "carácter antisirio".

Siria no solo ha desmentido ser responsable del ataque, sino que reiteró una vez más que nunca han usado gases tóxicos en ninguna ciudad o pueblo sirio, y recordó que el Ejército no tiene ningún tipo de armas químicas ni busca adquirirlos.

Además de cumplir todas sus obligaciones con la Convención sobre armas químicas desde su adhesión a la Convención en 2013, Siria denuncia que son las organizaciones terroristas armadas y sus operadores los que han ejecutado estos ataques para acusar al Estado sirio.

No es la primera vez

No es la primera vez que acusan al gobierno de Bashar Al Assad de estar detrás de ataques químicos. En agosto de 2013, un ataque con gas sarín mató a 1.400 personas en Ghouta, cerca de Damasco y las potencias occidentales apoyadas en los testimonios del Observatorio y otras organizaciones polémicas como los llamados "Cascos Blancos", acusaron al Gobierno sirio.

En 2015 se recolectaron muchas pruebas que permiten suponer con alto grado de seguridad que los terroristas (en Siria) no solo tienen acceso a las sustancias químicas, sino que las producen.

Hasta el momento ninguno de los países que acusó al Gobierno sirio por el ataque de 2013 ha presentado alguna prueba convincente.

Siria, en cambio, ha enviado más de 90 cartas a las Naciones Unidas con informaciones documentadas sobre la posesión de los grupos terroristas de sustancias químicas tóxicas obtenidas por medio del Gobierno turco, en particular.

El encargado de negocios interino de la delegación siria ante la ONU, Munzer Munzer, condenó este miércoles la falsificación de los hechos y la fabricación de las acusaciones y confirmó que su país continúa cumpliendo todos los compromisos exigidos por la Organización de la Convención de Armas Químicas.

Lamentó que mientras Siria no han descansado en la guerra contra el terrorismo, haya potencias que bajo la influencia de cualquier chantaje político, mediático o una explotación barata de la sangre de las personas inocentes en Siria se sumen a este tipo de mentiras.

También señaló que los únicos beneficiarios de usar armas químicas son aquellos regímenes enemigos de Siria que intentan salvar a sus aliados de grupos terroristas.

Munzer acusó a Francia de ser el país responsable política y moralmente del bombardeo de la infraestructura y de la muerte de civiles en Siria en el marco de la llamada “Alianza Internacional”.

06
Abril

Detalles de un plan golpista que incluye violencia en las calles y ataques a unidades militares, con el fin de generar un escenario propicio para la intervención militar extranjera, fueron develados por el dirigente bolivariano Diosdado Cabello.

El primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), hizo públicas anoche en el canal Venezolana de Televisión, grabaciones de conversaciones entre dirigentes de la oposición ultraderechista, que revelan la magnitud violenta de los planes, a ejecutarse a corto plazo.

En las conversaciones grabadas -difundidas la víspera en el programa Con el mazo dando– aparecen los políticos opositores de la derecha Roberto Enríquez y Oswaldo Álvarez Paz, miembros del partido Comité de Organización Política Electoral Independiente (Copei).

También se revelaron comprometedoras conversaciones de Eduardo Vetancourt, exoficial de la antigua Dirección General Sectorial de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip); el coronel Zomacal Hernández, el dirigente de Primero Justicia, Julio Borges, actual presidente de la Asamblea Nacional (Parlamento), y el senador estadounidense de origen cubano Marco Rubio, entre otros.

En las conversaciones, Vetancourt -quien se encuentra prófugo de la justicia venezolana-, sugiere activar acciones violentas ‘vecino contra vecino’, que incluye la utilización de explosivos C-4 y mechas, para ‘remover al gobierno por la fuerza’ e impulsar uno de facto, conformado por representantes de los partidos tradicionales Acción Democrática y Copei.

Se conoció además, en la propia voz del exagente de la Disip, que se estaba organizando una fuerza de choque integrada por 98 hombres, a los que se les pagarían dos millones de bolívares a cada uno (cerca de 500 dólares al cambio informal), quienes se ocuparían de crear disturbios de manera violenta.

Por su parte, el coronel Zomacal -ya bajo arresto- confesó ser el coordinador de la participación militar y el encargado de manejar los explosivos C-4 para generar caos en las calles y atacar instalaciones militares, entre ellas el Fuerte Tiuna y el Casco Central de Caracas.

“Tenemos 88 policías -declaró Zomacal-, pero necesitamos 120 (…) porque debe haber un grupo detrás de la marcha de María Corina (Machado) para que vayan saqueando. Queremos hacer creer ante la opinión pública nacional e internacional que el pueblo tiene hambre”

El exmilitar reveló que grupos violentos infiltraron a colectivos adeptos al gobierno bolivariano, y confirmó la participación de militares golpistas vestidos de civiles, en una marcha de oposición. “Algunos tendrán que salir y otros tendrán que morir”, enfatizó el excoronel Zomacal.

Cabello explicó que este plan golpista está articulado, desde hace tres años, con ejes de poder del gobierno estadounidense, cuando el exjefe del Comando Sur, John Kelly, asomó la posibilidad de una intervención militar en el país.

Las acciones subversivas fueron desmontadas por la Operación Escudo Zamorano 2017, que incautó también municiones y explosivos.

Página 1 de 8