Artículos

01
Mayo

A propósito de recientes acontecimientos en Estados Unidos, México y otros escenarios, una autoridad forense comentó: “Para la policía y el sistema penal no existe asunto más difícil e incómodo que un muerto bajo custodia. Con frecuencia –añadió- la corrupción y la falsa solidaridad profesional obstaculizan la indagación, y a veces anulan la acción de la justicia”.

Los fallecidos bajo custodia son personas que perecen privados de libertad y de la capacidad para decidir por ellos mismos. En tales situaciones su seguridad, salud, y en ocasiones su vida, depende de quienes los custodian, los cuales están obligados a protegerlos.

Es exactamente el caso de Freddy Gray, un joven negro de 25 años, arrestado el pasado 19 de abril en Baltimore en condiciones físicas normales, y que en el momento de ser apresado fue llevado a una camioneta, a la que, aunque esposado, subió por sus propios pies, y una semana después, bajo custodia policial, falleció por graves lesiones en la columna vertebral.

En otro caso todavía hay personas que se preguntan por qué los 43 estudiantes mexicanos de Ayotzinapa, hombres jóvenes y valientes, no opusieron resistencia a sus secuestradores. Para algunos puede haber ocurrido que, en presencia de uniformados que podían haber sido militares o policías, los jóvenes confiaran en ellos.

Las muertes en custodia suelen tener lugar en escenarios y circunstancias en los cuales la prensa, la opinión pública, incluso otros representantes del sistema (jueces y fiscales), no están presentes. Un ciudadano con experiencia penal comentó: “Los detenidos y los condenados sufren maltratos y vejaciones, y en ocasiones, mueren a solas con el “enemigo”, que es quien ofrece la versión de los hechos…”

Las legislaciones de la mayoría de los países suelen considerar “bajo custodia” a las personas detenidas en comisarías o internadas en cárceles, hospicios, juzgados o manicomios sometidos a regímenes judiciales. Se incluyen los vehículos en los cuales los detenidos o internos son trasladados, y los lugares donde trabajan.

Cuando alguna persona muere en tales espacios, es obligatorio llevar a cabo una investigación independiente, realizar la autopsia, y preservar el lugar del hecho. Se consideran “muertos en custodia” incluso aquellos que fallecen mientras reciben asistencia médica en penitenciarias u otras instalaciones de las fuerzas públicas.

Por la naturaleza de su labor, la policía y los operadores de los sistemas carcelarios son investidos por el estado y la ley de poderes excepcionales, de los cuales con frecuencia abusan ensañándose con los detenidos y condenados, cuyos testimonios son poco creíbles y a veces completamente desestimados. Cuestionados sobre tales situaciones, los agentes de la autoridad raras veces admiten alguna culpabilidad.

En estos casos la verdad suele aparecer mediatizada por justificaciones como la fuga, el desacato, la resistencia a la autoridad, y otras. Los cuerpos policiales figuran entre las corporaciones más solidarias que existen. Desobedecer, discutir, acusar o agredir a uno de ellos, significa una declaración de guerra a la fuerza en su conjunto.

En Estados Unidos, donde la policía es excepcionalmente violenta, dispara a matar y, en no pocos casos, está motivada por el racismo contra los negros, la larga y reciente sucesión de hechos de esta naturaleza que se repiten y quedan impunes, ha desatado una intensa confrontación entre los cuerpos armados y las comunidades, que en lugar de solucionar los problemas los agravan.

La reiteración de los hechos en los cuales la intervención de la policía provoca lesiones y muertes violentas, y la evidencia de que las personas bajo custodia policial están en situaciones de riesgo, que alcanza niveles de crisis nacional en Estados Unidos, es una alerta para todos los países.

29
Abril

La década de los años 50 del pasado siglo XX, como recordamos, fue la década de los pactos y alianzas militares alentadas por Estados Unidos y secundadas fervorosamente por sus fieles seguidores de la Gran Bretaña, desplegando en diversas regiones del mundo sucesivos bloques bélicos que tendrían la misión combinada de servir de punta de lanza para la agresión militar, la influencia política e ideológica y también la penetración económica.

Una vez cumplida esta tarea, que tuvo entonces como pretexto “la contención del comunismo”, el destino de tales bloques fue diverso: algunos, como la OTAN, se ampliaron y diversificaron mientras que otros como la SEATO (articulado para el Sudeste asiático) cayó víctima de la derrota yanqui en Vietnam.

Años antes había volado en pedazos también el de la CENTO (concebido para Oriente Medio y Asia Central) pues dentro de los países que lo integraban originalmente se produjeron cambios políticos internos que lo hicieron insostenible. Ellos fueron en Irak, Irán y Pakistán, que junto a Gran Bretaña y con el apoyo de Estados Unidos formaban el núcleo central de ese entendimiento, cuyo propósito era también entonces mantener a raya al Egipto de Gamal Andel Nasser, a la siempre problemática Siria y al pequeño Yemen republicano.

Poco más de medio siglo después, y en nuevas circunstancias geopolíticas, va tomando forma en el área una alianza militar que tiene como punto de partida al llamado Consejo de Cooperación del Golfo, integrado por las enriquecidas monarquías petroleras del Golfo Arábigo-Pérsico, que hoy ejercen influencia decisiva dentro de la Liga Arabe, donde sólo pocos países resisten aún a sus dictados.

Obviamente, los gobiernos de Estados Unidos y Gran Bretaña inspiran, alientan y organizan esta alianza bélica a la cual venden cantidades multimillonarias de armamento y a la vez intentan convertir en un escudo protector para Israel en caso de que la entidad sionista tenga que enfrentar algún peligro futuro.

Tal parece que nos acercamos, por lo que se aprecia paulatinamente, a la creación de otro “Pacto de Bagdad”, que esta vez procuraría la contención de Irán, Rusia, también China si fuera necesario, el movimiento chiíta Hezbollah y todos cuantos en la región se atrevieran a desafiar las órdenes de Washington, las intrigas de Londres o los poderes monárquicos que vienen del Golfo.

Medios de prensa europeos y árabes que siguen de cerca estos acontecimientos no descartan que la actual guerra de agresión aérea librada contra el territorio de Yemen, surgida de la coalición rápidamente formada por el Consejo del Golfo y otros socios incorporados, no sea más que un ensayo general y sangriento del tipo de operaciones que asumirá el eventual pacto.

Recordemos que la recién publicada Doctrina de Seguridad Nacional de Estados Unidos dice al respecto: “Una estabilidad a largo plazo (en el Medio Oriente y en el Norte de Africa) requiere más que el uso y la presencia de fuerzas militares estadounidenses. Exige socios que sean capaces de defenderse por sí mismos. Es por eso que invertimos en la capacidad de Israel, de Jordania y de nuestros socios del Golfo para desestimular una agresión, manteniendo a la vez nuestro inquebrantable compromiso con la seguridad de Israel, incluso mediante su ventaja militar cualitativa”.

26
Abril

En los últimos cinco años el mundo ha sido impactado por terremotos que han dejado miles de muertos, millones de damnificados y graves daños materiales.

Este sábado un terremoto de magnitud 7,9 en la escala de Richter en Nepal ocasionó la muerte de al menos dos mil 300 personas y graves daños a la infraestructura en varias ciudades de ese país.

El desastre natural ocurrido en Nepal es uno de los más devastadores de los últimos años. Conozca los terremotos más impactantes en ese lapso:

El 8 de octubre de 2005 en la región de Cachemira entre India y Pakistán se registró un sismo magnitud fue de entre 7.6 según USGS de Estados Unidos. El sismo afectó a India, Pakistán y Afganistán dejando cerca de 86 mil muertos y más de 106 mil heridos.

 

- 12 enero 2010, Haití: Este terrible evento natural de 7 grados dejó 316 mil muertos, 1,6 millones de personas sin hogar y miles de heridos.

 

- 27 febrero 2010, Chile: Fallecieron 526 personas en un terremoto de 8,8 grados, seguido de un tsunami que devastó las costas chilenas.

 

- 14 abril 2010, Quinghai (China): dos mil 700 muertos por un sismo de 7,1 grados en la escala de Richter.

 

- 26 octubre 2010, Isla de Sumatra (Indonesia): Un terremoto de 7,5 grados y el posterior tsunami dejó 454 muertos y 88 desaparecidos.

 

- 22 febrero 2011, Christchurch (Nueva Zelanda): 185 personas murieron en un sismo de 6,3 grados.

 

- 11 marzo 2011, Japón: Otro de los más funestos terremotos con saldo de 15 mil 880 muertos y dos mil 698 desaparecidos debido al sacudón de 9 grados y el tsunami subsiguiente, que a la vez afectó la central nuclear de Fukushima.

 

- 24 marzo 2011, Birmania: 130 muertos causó un sismo de 6,8 grados en la escala de Ritcher.

 

- 18 septiembre 2011, India y Nepal: Un terremoto de 6,8 grados causó 106 muertos.

 

- 23 octubre 2011, Turquía: En este país del Medio Oriente, un terremoto de 7,2 grados dejó 604 muertos. Las réplicas causaron pánico en la población turca.

 

- 11/14 agosto 2012, Azerbaiyán Oriental: 306 muertos tras dos terremotos de 6,2 y 6 grados, en el país asiático. También se reportaron más de dos mil heridos.

 

- 11 de abril 2012, Indonesia: Un sismo de magnitud 8,6 sacudió la costa occidental de la isla indonesia de Sumatra con saldo de más de 32 muertos y 32 heridos y produjo una alerta de tsunami en todo el océano Índico.

 

-20 abril 2014, Provincia de Sichuan (China): Más de 200 personas murieron en un fuerte terremoto de 7 grados. Además, hubo 12 mil heridos y miles de damnificados.

 

- 24 septiembre 2014, Provincia de Baluchistán (Pakistán): Un sismo de 7,7 grados dejó 375 muertos, aunque testigos del mismo afirmaron en ese entonces que la cifra sobrepasaba el millar.

 

- 15 octubre 2014, Filipinas: Un terremoto de 7,2 grados en la escala de Richter dejó saldo de unos 222 muertos.

 

- 3 agosto 2014,  Provincia de Yunnan (China): 615 personas murieron en un sismo de 6,5 grados en esta localidad.

 

- 25 de abril, Nepal: El terremoto de este sábado ha dejado por lo menos dos mil 350 muertos y más de 4 mil 700 heridos y otros 54 fallecidos en naciones vecinas. 

24
Abril

El gigante de la biotecnología Monsanto, uno de los líderes mundiales en cultivos y semillas modificadas genéticamente, es una de las compañías más odiadas del mundo debido a las numerosas denuncias sobre los perjuicios para la salud y las consecuencias negativas para el medio ambiente que conlleva la modificación genética de los alimentos.

Hoy en día el nombre de Monsanto se asocia principalmente con los organismos modificados genéticamente (OMG), pero en sus 113 años de existencia, la empresa ha trabajado en esferas muy diferentes, produciendo desde plástico hasta el agente naranja. Los efectos de este trabajo siguen sintiéndose en todo el mundo y en algunos casos la ciencia ya ha demostrado que tienen consecuencias extremadamente dañinas en el medio ambiente y la salud humana.

Actualmente, Monsanto es el principal productor del herbicida glifosato Roundup y la hormona bovina de crecimiento, que preocupan por sus efectos en animales, en personas y en el medio ambiente.

Según la página web de la empresa, su principal desafío es "cubrir las necesidades actuales y preservar el planeta para el futuro", pero los resultados de su actividad son motivo para dudar de esta afirmación.

Debido a los efectos nocivos de los productos creados por Monsanto, la multinacional se ha encontrado con una gran resistencia entre la población mundial, expresada a través de fuertes críticas y multitudinarias protestas que se celebran sistemáticamente en todo el mundo. Además, la empresa ha sido acusada en reiteradas ocasiones de falsificaciones y cabildeo.

Las voces del pueblo han conseguido que Monsanto y los organismos modificados genéticamente hayan sido prohibidos en algunos países mientras en muchos otros la lucha continúa y los ciudadanos, preocupados por su salud y la de sus hijos, están lejos de abandonar la batalla.

 

Los 'monstruos' de Monsanto

 

Agente naranja, armas nucleares, PCB, la hormona de crecimiento bovino... La historia ha demostrado más de una vez los efectos de las creaciones de Monsanto.

Aquí tienen una lista de los 10 'monstruos' más peligrosos que la multinacional ha lanzado al mercado.

 

Sacarina

 

En 1901 John Francisco Queeny fundó la compañía Monsanto Chemical Works en St. Louis, Misuri, para producir sustitutos del azúcar para Coca Cola. Más tarde, diversos estudios con ratas de laboratorio demostraron que la sacarina produce cáncer, y en seis estudios realizados en humanos por el Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU. se descubrió que quienes consumen edulcorantes artificiales como la sacarina o el ciclamato son más propensos a sufrir posteriormente cáncer de vejiga.

 

PCB (bifenilos policlorados)

 

En la década de los años 20 del siglo pasado Monsanto empezó a producir los bifenilos policlorados, un elemento de líquido refrigerante para transformadores eléctricos, condensadores y motores eléctricos. Medio siglo después, la Agencia de Protección del Medio Ambiente de EE.UU. presentó pruebas de que los PCB producen cáncer tanto en animales como en humanos. En 1979 el Congreso de EE.UU. prohibió su producción. El Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes prohibió los PCB a nivel mundial en 2001.

En 2003, Monsanto pagó más de 600 millones de dólares a los vecinos de Anniston (Alabama), donde se producían estos productos químicos. Los residentes de la zona habían sufrido graves problemas de salud, como cáncer, enfermedades hepáticas y enfermedades neurológicas. Según investigaciones realizadas en EE.UU. en 2011, este elemento sigue apareciendo en la sangre de las mujeres embarazadas, mientras que otros estudios relacionan el PCB con el autismo.

 

Poliestireno

 

En 1941 Monsanto se enfocó en el plástico y el poliestireno sintético para empaquetar los alimentos. En los 80 la Agencia de Protección del Medio Ambiente de EE.UU. lo situó como el quinto producto químico cuya producción genera los residuos más peligrosos, pero se sigue produciendo.

 

Armas nucleares y bomba atómica

 

En 1936 Monsanto adquirió Thomas & Hochwalt Laboratories en Ohio y lo convirtió en su departamento central de Investigación. Entre los años 1943 y 1945 este departamento coordinó sus esfuerzos con el Comité de Investigación de Defensa Nacional de EE.UU. y se dedicó a la purificación y producción de plutonio y a refinar las sustancias químicas que se usan como detonantes de armas nucleares.

 

DDT (dicloro difenil tricloroetano)

 

En 1944, Monsanto fue uno de los primeros fabricantes del insecticida DDT (dicloro difenil tricloroetano), destinado a combatir los mosquitos transmisores de la malaria. Fue utilizado con intensidad como pesticida en agricultura. A pesar de décadas de propaganda por parte de Monsanto, que insistía en que el DDT era seguro, finalmente sus efectos carcinógenos fueron confirmados y en 1972 el DDT fue prohibido en todo el territorio de EE.UU. Hoy en día se sabe que causa infertilidad y fallos en el desarrollo del embrión.

 

Dioxina

 

En 1945 Monsanto empezó a promover el uso de los pesticidas químicos en agricultura y fabricó el herbicida 2,4,5-T, uno de los precursores del agente naranja, que contiene dioxina. Las dioxinas se acumulan en la cadena alimentaria, principalmente en el tejido adiposo de los animales. Tienen elevada toxicidad y pueden provocar problemas de reproducción y desarrollo, afectar al sistema inmunitario, interferir en las hormonas y, de ese modo, causar cáncer.

 

Agente naranja

 

En los años 60 Monsanto era uno de los fabricantes del agente naranja, utilizado como arma química en la guerra de Vietnam. Como resultado del uso del agente naranja alrededor de 400.000 personas murieron o quedaron mutiladas, 500.000 niños nacieron con defectos congénitos y un 1 millón de personas quedaron discapacitadas o sufrieron problemas de salud, entre ellos el personal militar estadounidense expuesto a la sustancia durante los ataques. Los informes internos de Monsanto muestran que la compañía estaba al tanto de los efectos tóxicos del agente naranja cuando lo vendió al Gobierno de EE.UU.

 

'Fertilizantes' a partir de petróleo

 

Tras comprar una refinería petrolera, en 1955 Monsanto empezó a producir 'fertilizantes' a partir de petróleo. El problema es que los fertilizantes a partir de petróleo esterilizan la tierra, ya que matan también a los microorganismos beneficiosos del suelo.

 

El aspartamo

 

El aspartamo es un edulcorante no calórico entre 150 y 200 veces más dulce que el azúcar. Fue descubierto en 1965 por la multinacional farmacéutica G.D. Searl. En 1985 Monsanto compró G.D. Searl y empezó a comercializar el edulcorante bajo la marca comercial de NutraSweet. En 2000 vendió la marca.

La empresa afirma que NutraSweet está presente en 5.000 tipos de productos y es consumido por 250 millones de personas en todo el mundo. Está declarado apto para el consumo humano en más de 90 países. En febrero de 1994 el Departamento de Salud y Servicios Sociales de EE.UU. publicó una lista de 94 efectos adversos que la sustancia puede tener en la salud humana.

En 2012, a partir de datos del Instituto Ramazzini (Italia) que lograron probar los efectos carcinógenos de NutraSweet en ratas, la Comisión Europea solicitó comenzar un nuevo proceso de reevaluación de este compuesto.

 

Hormona de crecimiento bovino

 

La somatotropina bovina recombinante (rBGH) —también conocida como 'la hormona de crecimiento bovino— es una hormona modificada genéticamente por Monsanto que se inyecta en las vacas lecheras para aumentar su producción.

Según varias investigaciones, sobre todo europeas, existe un vínculo entre la leche rBGH y el cáncer de mama, cáncer de colon y cáncer de próstata en seres humanos. Se destaca que el producto causa los efectos más graves en los niños por dos simples razones: toman más leche que los adultos y tienen menor masa corporal que pueda procesar los contaminantes de la leche. La hormona está prohibida en Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Japón, Israel, la Unión Europea y Argentina.