07
Marzo

ciaPor: Fritz Su√°rez Silva.   

-Las naciones marchan hacia la grandeza al mismo tiempo que avanza su educación-, sentenció Simón Bolívar; sin embargo el Barack Jefe del Imperio de nuevo intentó echar por tierra ambas cosas de los Estados Unidos.

De lo que se trata, es de que se me ocurrió pensar en los detalles cuando leí en la Web que Obama reafirmó "el apoyo de Estados Unidos al pueblo venezolano y su interés en el desarrollo de una relación constructiva con Venezuela" tras la muerte del mandatario Hugo Chávez.

Como si toda fuera poco se le ocurri√≥ agregar que en  Venezuela se inicia un nuevo cap√≠tulo en su historia y  que Estados Unidos sigue comprometido con pol√≠ticas que promuevan los principios democr√°ticos, el Estado de Derecho y el respeto de los derechos humanos".

Tama√Īa falta de principios a los derechos humanos y pisot√≥n a los m√°s elementales conceptos de educaci√≥n lleva como centro la hipocres√≠a porque tales declaraciones ocurrieron en los momentos en que el gobierno venezolano denunciaba al mundo que la mano de Estados Unidos estaba detr√°s del c√°ncer que lo mat√≥.

De inmediato comencé a buscar datos relacionados con el tema y pude encontrar que cuando el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, informó que padecía de cáncer de próstata, el diagnóstico cancerígeno se sumaba al de otros tres mandatarios y ex presidentes sudamericanos como Hugo Chávez, Cristina Fernández, Fernando Lugo y Lula da Silva.

De tal manera, por causas muy sospechosas, los presidentes de Paraguay, Brasil, y Argentina tuvieron su vida en peligro como el de Venezuela y el rumor de que fue provocado por la CIA, circula de nuevo.

Precisamente fue Ch√°vez quien inmediatamente lanz√≥ la advertencia de que la enfermedad pod√≠a ser ‚Äúuna nueva arma del imperio para eliminar a gobernantes que no son de su simpat√≠a‚ÄĚ.

Primero, en agosto de 2010, se diagnostic√≥ al presidente paraguayo Fernando Lugo, de 60 a√Īos de edad, con un tumor del sistema linf√°tico, despu√©s Luiz Inacio Lula da Silva, de 66 a√Īos y expresidente del Brasil, tuvo en octubre de 2011 diagn√≥stico de c√°ncer de la laringe, nueve meses despu√©s de transferir el poder a Dilma Rousseff.

El presidente venezolano Hugo Ch√°vez, comenz√≥ el tratamiento oncol√≥gico a fines de junio de 2011 y a fines de diciembre de ese a√Īo los medios de comunicaci√≥n informaron que la presidenta argentina Cristina Fern√°ndez viuda de Kirchner se someter√≠a a cirug√≠a el 4 de enero de 2012 para combatir un tumor de c√°ncer en la gl√°ndula tiroides.

De tal manera, Ch√°vez fue el primero en expresar sospechas: ‚ÄúLejos estoy de delirios de persecuci√≥n, pero permanece firme el hecho de que el asesinato es un medio de sacar del camino a pol√≠ticos que el imperio no desea y que ha practicado siempre. No tengo pruebas, pero es obvio que algo extra√Īo ocurre con los pol√≠ticos progresistas de Am√©rica Latina‚ÄĚ, dijo Ch√°vez.

Dicen y no son mentiras m√≠as, que no estaba lejos de la verdad porque a Fidel Castro se intent√≥ asesinar decenas de veces. El escritor venezolano Luis Brito Garc√≠a ha contado m√°s de 900 intentos de  organizados por la CIA contra el l√≠der cubano.

Sin embargo, hoy América Latina está unida no solamente contra Estados Unidos, sino también contra Israel: casi todos los países latinoamericanos reconocen la independencia de Palestina; entonces se tiene que buscar las pistas que conduzcan no solo a la CIA sino también al Mossad, el servicio de inteligencia sionista.

Tambi√©n es extra√Īo que la primera noticia sobre el caso de Ch√°vez haya sido ‚Äúuna fuente informativa de la CIA‚ÄĚ a trav√©s del Nuevo Herald, medio financiado por el Departamento de Estado, que adem√°s dio detalles del tipo de c√°ncer que afectaba al mandatario venezolano.

Hay varios detalles para que sea aceptable una teoría conspirativa, pero uno de ellos es obvio: impedir el desarrollo del socialismo latinoamericano. Segundo, se han desarrollado nuevas tecnologías, y las más exitosas de ellas ya se analizan en todo el mundo. Tercero, hay una buena base científica que permite crear nuevas clases de armas biológicas, químicas y electrónicas, probadas en diferentes guerras por el Imperio.

N√≥tese que en los casos que nos ocupan el mal se desarrolla solamente entre dirigentes pol√≠ticos que se oponen a los Estados Unidos y hablemos de extra√Īa muerte del presidente palestino Yasser Arafat, quien en 2004 sufr√≠a de leucemia.

Tengamos en cuenta tambi√©n que durante las invasiones de Iraq y Afganist√°n, el Pent√°gono prob√≥ varias armas nuevas. Por ejemplo, pistolas de microondas que funcionan seg√ļn el principio de los hornos que adem√°s del efecto cancer√≠geno, esta arma tiene otro no menos terrible: el rayo calienta el agua que est√° presente en las c√©lulas de la piel y en el espacio intercelular.

Redactores m√°s agudos en sus textos aseguran que los s√≠ntomas son muy similares a los del ataque cardiaco que mat√≥ s√ļbitamente al presidente N√©stor Kirchner, quien ten√≠a segura su designaci√≥n como candidato a las elecciones de 2011.

Varios laboratorios de la CIA y del llamado Departamento de Defensa de los Estados Unidos dedican desde hace d√©cadas cuantiosos recursos al bioterrorismo y particularmente, en la b√ļsqueda de inoculaci√≥n de enfermedades como el c√°ncer, as√≠ como otros tipos de virus o bacterias, capaces de infligir da√Īo masivo sobre personas espec√≠ficas, fuerzas militares y ciudadanos comunes, violando las prohibiciones establecidas por las Naciones Unidas.

Muchos medios a los que DISCREPANDO tiene acceso aseguran que de esos laboratorios han salido  el NAPALM, el agente naranja, la cepa del √°ntrax, la gripe AH1N1, la gripe porcina y otros virus letales como el VIH SIDA y el √Čbola.

La CIA ha perfeccionado sus métodos para asesinar, particularmente induciendo el cáncer en determinadas personas.

Washington reaccion√≥ escueta y c√≠nicamente a las declaraciones de Hugo Ch√°vez, tildando de ‚Äúhorrendos y reprensibles‚ÄĚ, los supuestos de que Estados Unidos est√© involucrado en las enfermedades cancer√≠genas de los mandatarios latinoamericanos.

Sin embargo, quien asesin√≥ ni√Īos inocentes mediante la introducci√≥n del Dengue Hemorr√°gico en Cuba, carece de escr√ļpulos y de piedad. Sin lugar a dudas, alg√ļn d√≠a esta sospecha se convertir√° en verdad, para verg√ľenza de los Estados Unidos y sus gobernantes, quienes siempre mintieron como Obama ahora, que prometi√≥ ayudar al pueblo venezolano‚Ķ Y As√≠ las Cosas.

Valora este artículo
(0 votos)
Admin

Aliquam erat volutpat. Proin euismod laoreet feugiat. In pharetra nulla ut ipsum sodales non tempus quam condimentum. Duis consequat sollicitudin sapien, sit amet ultricies est elementum ac. Aliquam erat volutpat. Phasellus in mollis augue.

Sitio Web: www.youjoomla.com

Deja un comentario

Aseg√ļrate de llenar la informaci√≥n requerida marcada con (*). No est√° permitido el c√≥digo HTML. Tu direcci√≥n de correo NO ser√° publicada.