Archivos

24
Mayo

La noche en que mataron a monseñor Óscar Arnulfo Romero estallaron las primeras bombas de la guerra civil en El Salvador. Fue una “noche larga” de apagones y mucha tristeza, recuerda Gaspar Romero, hermano menor del arzobispo mártir que será beatificado este sábado.

Gaspar, de 85 años, y doce años menor que Óscar Arnulfo, celebra la beatificación pero rememora el “profundo” dolor que sintió el 24 de marzo de 1980, cuando su hermano fue asesinado frente al altar mientras celebraba la misa en la capilla de un hospital para personas enfermas de cáncer en San Salvador.

Pocas horas después, San Salvador quedaba a oscuras por el sabotaje de la red eléctrica, preludio de una guerra civil (1980-1992) que dejó más de 75,000 muertos.

Contemplando retratos de su hermano en la pequeña sala de su casa, Gaspar habla con AFP a horas de la beatificación, que agradece al papa Francisco.

Pregunta: ¿Cómo recuerda el día del martirio?

Respuesta: El 24 de marzo de 1980, yo estaba trabajando en ANTEL (oficina estatal de telecomunicaciones) y me habló un jefe y me dijo que fuera a la Policlínica porque habían herido a mi hermano. Cuando yo llegué, en ese momentito, lo iban entrando en una camilla pero ya iba muerto. Fue un dolor de esos que no tienen remedio y dije: qué ingratitud la que han hecho, han matado a un santo.

P: ¿Se le practicó un reconocimiento forense?

R: Vi cuando le abrieron la parte izquierda del tórax para extraerle los fragmentos de una bala explosiva.

P: ¿Cómo transcurrieron las horas en el hospital policlínico?

R: Mientras la noticia se difundía, aquellas calles inmediatas al hospital estaban completamente llenas de gente queriendo ver o saber lo que había pasado.

P: ¿Qué se imaginó que iba a pasar?.

R: Creo que en ese momento (la noche del asesinato) estalló la guerra civil, porque se supo la noticia muy temprano y a las 8 ó 9 de la noche empezaron a explotar las bombas, se escuchaba una bomba por aquí otra por allá, con apagones porque volaban los postes y salir a la calle era un peligro.

P: Como hermano de monseñor ¿sintió temor de que le pasara algo?

R: Se sintió la presión que había contra monseñor. Quien hablara de monseñor era hombre perdido (muerto o desaparecido), el que andaba con una biblia o con un crucifijo era hombre perdido y había algunos eslogan que decían: haga patria, mate un cura, todo eso se sufría.

P: ¿Quiénes traicionaron a monseñor?

R: ‘Lo que más me duele’, me dijo monseñor), ‘es que hay tres hermanos del obispado que me han traicionado, (porque) fueron a Roma y al Vaticano a denunciarme, que yo estaba siendo subversivo, que yo era un loco, que yo era un borracho y un montón de insultos’.

P: ¿De qué diócesis fueron los denunciantes?

R: Eduardo Alvarez (San Miguel), Pedro Arnoldo Aparicio Quintanilla (San Vicente) y Marco Revelo (Santa Ana), los tres ya fallecidos. El Papa Juan Pablo II envió una comisión a investigar.

P: ¿Cuál fue el resultado de la investigación?

R: En el informe que ellos (la comisión del Vaticano) redactaron dijeron que todo eran calumnias. Ese informe lo confortó.

P: ¿Monseñor Romero tuvo roces con Juan Pablo II?

R: Él (Romero) fue muy querido de Pablo VI, y cuando nombraron a Juan Pablo II, él le llamó la atención (a Romero). Le decía que tuviera cuidado con lo que hablara porque su misión era estar en armonía con la clase poderosa. Santo Padre, le dijo monseñor, en El Salvador no es comunismo eso (denunciar la injusticia), en El Salvador es un reclamo de derecho. Vino desmoralizado por esa contestación que le dio el Papa.

P: ¿Después de ese encuentro con el Papa qué pasó en El Salvador?

R: Monseñor Romero se quedó completamente solo y amenazado, sin apoyo de nadie, y muchos sacerdotes también por miedo se alejaron, los hermanos obispos ya no se diga.

P: ¿Cómo recibe la beatificación?.

R: Es un honor para la familia, para el pueblo, y una gratitud, un favor de

Dios a través del Papa que nos hizo ese gran regalo.

P: ¿Perdona a los que lo asesinaron?

R: Monseñor dijo: ‘si me llegan a matar desde ya perdono a los que lo vayan hacer’, y yo agarro esa frase para mí, si él que entregó su vida, los perdonó, yo también los perdono.

P: ¿Cómo desea que identifiquen al beato Romero?

R: El pueblo entero aquí lo ha bautizado desde ya hace mucho como San Romero de América, el santo de los pobres, y eso no se lo quitan.

13
Mayo

En 1963, Allan Dulles,¹ jefe de la CIA en la época de Girón, escribió un libro titulado El Arte de la Inteligencia , que dedicó uno de sus capítulos a la estrategia de subversión contra la URSS, en el que apuntó:

“Sembrando el caos en la Unión Soviética sustituiremos sus valores, sin que sea percibido, por otros falsos, y les obligaremos a creer en ellos.

Encontraremos a nuestros aliados y correligionarios en la propia Rusia. Episodio tras episodio se va a representar por sus proporciones una grandiosa tragedia, la de la muerte del más irreductible pueblo en la tierra, la tragedia de la definitiva e irreversible extinción de su autoconciencia.

[…]

La honradez y la honestidad serán ridiculizadas y presentadas como innecesarias, y convertidas en un vestigio del pasado. El descaro, la insolencia, el engaño y la mentira, el alcoholismo y la drogadicción, el miedo irracional entre semejantes, la traición, el nacionalismo, la enemistad entre los pueblos y, ante todo, el odio al pueblo ruso. Todo esto es lo que vamos a cultivar hábilmente hasta que reviente como el capullo de una flor”.

Fue precisamente Dulles quien refiriéndose a la triunfante Revolución Cubana el 12 de febrero de 1959 señaló: “Cual niños ellos serían capaces de hacer casi cualquier cosa”. Con su estilo prepotente, nos juzgaba como a niños descarriados que merecían castigo, pero advertía que había que hacerlo con habilidad, mañosamente.²

El triunfo de la Revolución Cubana el 1o de enero de 1959, marcó el inicio de una etapa aún más difícil de la historia patria, en cumplimiento de un presagio de Fidel en su discurso al pueblo reunido en el campamento militar de Columbia, sólo siete días después.

La primera razón de esa dificultad la definió el propio Comandante en Jefe en los días previos a Girón, cuando expresó que no nos perdonarían jamás haber hecho una Revolución Socialista a 90 millas de sus costas, desmontando, con empeño nacionalizador y soberano, una dominación neocolonial que sumía a la Isla en la miseria y la injusticia, mientras los magnates se agenciaban millonarias ganancias y los gobiernos recibían órdenes de la embajada de EE.UU.

El castigo solicitado por Dulles a causa de nuestra rebeldía, comenzó desde el triunfo mismo, y así iniciaron las conspiraciones y agresiones. Uno de los pilares de la estrategia de EE.UU. y la proyección de su agresividad contra la Isla fue el empleo de la contrarrevolución, tanto interna como externa, y la subversión política e ideológica, que halló cuerpo en la propaganda enemiga y el agrupamiento contrarrevolucionario.

Fue interés nacional de EE.UU. subordinar las actividades de la contrarrevolución a los lineamientos de la política de Washington.³ Todo ello formó parte de la prioridad de seguridad nacional que para la Casa Blanca constituía en ese entonces la lucha contra los Movimientos de Liberación Nacional; el socialismo y la URSS.

El método elegido queda claro al analizar el discurso de los líderes de la época. En un encuentro realizado con especialistas de la comunidad de inteligencia, John F. Kennedy expuso lo siguiente: “En la medida en que los medios militares se tornan más mortíferos, que una creciente cantidad de países tienen acceso a ellos, la guerra de subversión, la guerra de guerrillas y otras formas de lucha adquieren mayor significación. En la medida en que las armas termonucleares sean más poderosas, y existan menos posibilidades para su empleo, las operaciones subversivas desempeñan un papel cada vez más relevante”.⁴

La propia invasión a Playa Girón constituyó una de las formas de aplicación práctica de esta doctrina. El empleo de una fuerza mercenaria, sustituta de las propias fuerzas estadounidenses, entrenada y asesorada por esa nación, cuya pretensión era iniciar en Cuba una resistencia que pudiera recibir el apoyo directo de EE.UU. y de esa forma derrocar al Gobierno Revolucionario.

El fracaso de Girón hizo al propio Kennedy indicar: “[…] examinar de cerca todas nuestras prácticas, y programas en las áreas de las actividades militares y paramilitares, insurgencia y contrainsurgencia que no sean de guerra abierta. Pienso que necesitamos reforzar nuestro trabajo en este campo”.⁵

La solicitud de Kennedy fue cumplida, y como resultado de las experiencias analizadas, nuevas formas de guerra encubierta y agresión subversiva se desataron contra Cuba. La Operación Mangosta y el periodo que se recoge en nuestra historia como la Lucha Contra Bandidos, fueron la ejecución práctica de la intención del gobierno de EE.UU., de destruir a la Revolución Cubana sin necesidad de una agresión militar directa contra la Isla o como preludio de esta.

El núcleo central de esta etapa fue el empleo de la contrarrevolución interna y las bandas armadas, como fuerzas sustitutas o auxiliares, mientras el escenario de subversión era reforzado con todo tipo de acciones de guerra económica, sabotaje y operaciones de inteligencia de la CIA, entre otras.

Un memorando del Departamento de Defensa, de fecha 25 de julio de 1962, resume estas intenciones. Al hacer una revisión de la Operación Mangosta, en el punto referido a sus objetivos señala: “[…] EE.UU. ha emprendido esfuerzos especiales con el objetivo de ayudar a Cuba a derrocar a un régimen comunista”, para ello, eran necesarias, entre otras, “acciones encubiertas, políticas y económicas, para inspirar una revuelta en Cuba o desarrollar la necesidad de una intervención de EEUU”.⁶

El fracaso de estos y otros planes no significó la renuncia a este tipo de procedimientos para intentar derrocar al Gobierno Revolucionario y restaurar el capitalismo en Cuba. De una forma u otra, tal proceder ha sido una constante en el conflicto histórico entre ambas naciones, que ha entrado, a partir del 17 de diciembre último en una etapa singular y novedosa.

En aquellos momentos de nuestra historia tiene su génesis la utilización de la Guerra No Convencional como forma de agresión de EE.UU. contra Cuba. Es necesario saber si en los nuevos escenarios se renunciará a las acciones subversivas y encubiertas, a fin de lograr el ansiado objetivo para el cual han declarado ineficaz una política de más de 50 años. A ese empeño dedicaremos nuestros análisis en esta serie de trabajos.

 

Referencias:

1. Allen era el hermano menor de John Foster Dulles, Secretario de Estado de Eisenhower y asesor de política exterior de la mayor confianza. Los dos hermanos estaban en constante y fácil comunicación; a menudo, después de un día de trabajo, Allen pasaba por casa de Foster para repasar asuntos pendientes. Nunca un Secretario de Estado y un Director de la CIA disfrutaron de una relación tan cerrada. Esto molestó a algunas personas: “Es una relación que sería mejor no tuviera que existir”, comentó el presidente de un comité nombrado por Eisenhower para investigar la agencia. Eisenhower no estuvo de acuerdo: “Parte del trabajo de la CIA es extensión del trabajo del Departamento de Estado”. Tomado de: Guerras Encubiertas, Piero Gleijeses, Cubadebate, 25 de enero 2015.

2. Alarcón de Quesada, Ricardo: Medio siglo de Revolución. Cincuenta momentos históricos, Editorial Arte y Literatura, La Habana, 2008, pp. 5-9.

3. Valdés-Dapena Vivanco, Francisco: Operación Mangosta. Preludio de la invasión directa a Cuba, Editorial Capitán San Luis, p. 8.

4. Ibídem.

5. Ibídem.

6. Office of the Secretary of Defense. Memorandum for the Special Group (Augmented) 25 julio 1962.

 

(Segunda parte)

 

Como expresamos en la primera parte de este trabajo,¹ los errores que condujeron al fracaso de la invasión mercenaria de Playa Girón fueron minuciosamente analizados por la administración Kennedy. A raíz del fracaso, Kennedy confió al general Maxwell Taylor la misión de describir, explicar y establecer conclusiones sobre las causas que determinaron la debacle de la Operación Pluto.²

La designación de un general para esta tarea no se considera por los historiadores una casualidad. Era indiscutible que el Departamento de Defensa de EE.UU. tendría una importante presencia en los nuevos planes subversivos contra Cuba, oponiéndose a criterios existentes en la época entre jefes del Ejército de EE.UU., de que la Guerra No Convencional no merecía consideraciones serias o esfuerzos de los militares.³

No obstante, como ya expresamos, el esfuerzo desplegado en la subsiguiente Operación Mangosta fue exhaustivo y contundente. Las agencias y el Departamento de Defensa de EE.UU., concibieron en conjunto una operación que aglutinó esfuerzos en casi todos los ámbitos de la vida nacional de Cuba. Planes de desestabilización que preveían el desarrollo de huelgas; demostraciones contra la Revolución; atentados contra principales dirigentes; sabotajes y rebelión abierta, etc.

En sus orientaciones la Operación Mangosta establecía: Cuando el movimiento popular ocupe un territorio importante de Cuba, debiera formar un gobierno provisional. Esto permitirá la ayuda abierta de América Latina y EE.UU. si se pide y es necesaria. Una situación de gobierno militar existirá para el periodo inicial y tenemos que insistir en el realismo de este periodo de transición que precede al control civil razonable .⁴

Pero, ¿por qué fracasaron tan abarcadores propósitos contra Cuba, a pesar de la minuciosa planificación y los millonarios expendios?

Recientemente, al referirnos en las páginas de Cubadefensa a la publicación del documento doctrinal más actualizado de EE.UU. sobre la Guerra No Convencional, la Publicación de Técnicas del Ejército 3-05.1 (ATP 3-05.1),⁵ alertábamos que en su interior podía hallarse el caso de Cuba, como “Ejemplo selecto de actividades de Guerra No Convencional patrocinadas por EE.UU.”. Sus aseveraciones, aunque referidas a la invasión mercenaria de abril de 1961, contribuyen a contestar la interrogante anterior.

La CIA cometió […] errores en su campaña de Guerra No Convencional contra Cuba. Aunque existían algunos esfuerzos razonablemente exitosos en el desarrollo de una clandestinidad, no estaban lo suficientemente diseminados o coordinados para organizar una campaña de resistencia popular sostenida .⁶

La información de Inteligencia sobre las condiciones en Cuba era insuficiente y engañosa .

Según los expertos estadounidenses, los esfuerzos de Guerra No Convencional contra Cuba en estos primeros años carecieron de mecanismos de apoyo e infraestructura encubiertos, así como de una adecuada preparación y organización política popular y clandestina, incluida la guerra de guerrillas .⁷

La autocrítica abarca incluso el área de las operaciones psicológicas, la propaganda y la subversión, que según afirman: deben ser adecuadas antes de tomarse la decisión de una acción armada .

En esencia, no existían condiciones en la Isla para el avance del esfuerzo no convencional. Entre esas condiciones, se hallan las que ya conocemos como de factibilidad y conveniencia: no había en Cuba un gobierno debilitado; una población segmentada, ni una oposición fuerte y capaz de resistir. En cambio, todos los recursos se emplearon para intentar quebrar la voluntad del pueblo mediante las carencias, las dificultades sociales y la subversión política.

En los años subsiguientes, los esfuerzos de Guerra No Convencional contra Cuba pretendieron corregir los “errores” de Girón y los que Mangosta tampoco pudo resolver. Las bandas armadas en regiones como el Escambray, cuya génesis se sitúa en los delincuentes, prófugos de la justicia y antiguos miembros de los cuerpos represivos de la tiranía, fueron indiscutiblemente estimuladas por EE.UU.

Quizás sea en este punto de nuestra historia, a mediados de los 60, donde las actividades de EE.UU. contra Cuba se aproximaron más al objetivo esencial de la definición de Guerra No Convencional: el empleo de una fuerza de resistencia, auxiliar y clandestina, en un área denegada, para derrocar a un gobierno adversario,⁸ lo que requirió el apoyo y suministro a esta por parte de las Fuerzas Armadas de EE.UU., incluidas las infiltraciones de sus unidades especiales.

EE.UU. había aprendido que los exiliados por largos períodos –aunque sean nativos del país objetivo– no son sustitutos para insurgentes activos operando dentro de la población⁹ y por ello, el bandidismo contrarrevolucionario subsistió hasta 1965, siendo incapaz de articular una resistencia efectiva contra el Gobierno revolucionario, pero dejando una estela de muerte, asesinatos, secuestros, violaciones y desmanes, cuyos ecos de dolor resuenan aún en nuestros días.

El fracaso de Girón, de la Operación Mangosta y la derrota de las bandas armadas, no significaron el fin de la violencia contrarrevolucionaria, ni de la aplicación de la Guerra No Convencional contra Cuba. Seguiremos su curso en una próxima entrega.

 

Referencias.

1. Ver La Guerra no Convencional de EE.UU. contra Cuba (I), publicado en http://www.cubadefensa.cu/?cu=node/3132

2. Valdés-Dapena Vivanco, Francisco. Operación Mangosta. Preludio de la invasión directa a Cuba. Editorial Capitán San Luis, p 9.

3. “Understanding Unconventional Warfare and U.S. Army Special Forces”, Teniente Coronel Grdovic, Mark, Revista Special Warfare septiembre-octubre 2006, pp. 14-24.

4. Valdés-Dapena Vivanco, Francisco. Operación Mangosta. Preludio de la invasión directa a Cuba. Editorial Capitán San Luis, p 38.

5, 6, 7, 8, 9. http://www.cubadefensa.cu/?q=documentos-doctrinales-eeuu

 

(Tercera parte)

 

Aplastado el intento de fortalecer un movimiento de resistencia o guerrilla que fuera capaz de derrocar al gobierno revolucionario, las formas y métodos de agresión subversiva contra Cuba por parte de EE.UU. evolucionaron y se diversificaron. En lo adelante, habiendo comprendido que no existían en la Isla condiciones propicias para el éxito de una campaña de Guerra No Convencional (GNC), sucesivas administraciones yanquis, independientemente de su discurso político y en grado variable, han dedicado sus esfuerzos a intentar crear en nuestro país un escenario más propicio para sus intereses.

La GNC contra Cuba, luego del fin de las bandas armadas, no alcanzaría más su objetivo de articular una resistencia violenta o guerrilla, que pudiera recibir el apoyo directo de EE.UU. No obstante, el aliento a la contrarrevolución interna, con el objetivo de conducirla a tal fin y las acciones tendentes a crear las condiciones favorables para ello, van a caracterizar la política yanqui hacia Cuba a partir de la década de los setenta.

Ya desde 1960¹ existían planes de agresión radioelectrónica contra la Isla, que fueron reforzados bajo la administración Reagan en 1982, con la creación de lo que luego sería la Oficina de Transmisiones hacia Cuba, responsable de las mal llamadas Radio y TV Martí.

La agresión radial y televisiva contra nuestro país, que el Comandante en Jefe ha caracterizado como “una loca y fracasada aventura”², se inscriben en lo que la doctrina de la GNC define como Actividades de Información, dirigidas a “influir en las emociones de una audiencia determinada”³, con el fin de subvertir su ideología. Aunque la doctrina la sitúa como un esfuerzo organizado por una probable resistencia, a falta de esta, contra Cuba se ha realizado como política del Gobierno de EE.UU., a través de sus instituciones y con el dinero del contribuyente estadounidense.

La guerra económica contra Cuba tampoco puede aislarse de la estrategia de agresión no convencional. El bloqueo económico, comercial y financiero contra la Isla debemos situarlo como parte de los esfuerzos que pueden ser de carácter político, diplomático, informacionales, militares y económicos, mediante los cuales EE.UU. ejerce su poderío nacional en función de sus objetivos estratégicos.

Como sabemos, la GNC persigue explotar las vulnerabilidades del adversario y en el caso de Cuba, la economía ha sido objeto de ataque permanente, a fin de erosionar las bases de nuestra construcción socialista, presentando como única alternativa el retorno al capitalismo. El bloqueo puede considerarse el esfuerzo de GNC de más larga data en esta triste historia de agresiones subversivas.

Las décadas de los setenta, ochenta y noventa del pasado siglo, tienen otro signo que las identifica y que tampoco se desvincula de la GNC como forma de agresión. Para “preparar el ambiente” en Cuba, EE.UU. ha promovido, autorizado o no ha impedido, acciones de sabotaje, piratería, guerra biológica, atentados, secuestros, etcétera

La doctrina de la GNC define el sabotaje como “el acto dirigido a dañar, interferir u obstruir las defensas nacionales de un país, dañando o destruyendo de forma voluntaria materiales de guerra o defensivos, recursos, bienes, incluidos recursos humanos y naturales”.⁴ Desde la voladura del vapor La Coubre , pasando por la agresión biológica al sector agrícola o contra la población misma, hasta las bombas en los hoteles en los años 90, los sabotajes han sido una herramienta no convencional frecuente en la guerra contra Cuba. El capítulo más triste de esa etapa: la explosión de un avión civil cubano en pleno vuelo, con 73 víctimas mortales, el 6 de octubre de 1976. El autor confeso de ese crimen vive libre en las calles de Miami.

El derrumbe del campo socialista y el recrudecimiento del bloqueo exacerbaron en EE.UU. efímeras esperanzas de que la Revolución no resistiera tales embates. El incentivo a la contrarrevolución y la inestabilidad interna en Cuba también recibió en esta etapa otra vuelta de tuerca, mientras las carencias económicas generaban en el pueblo descontento y dificultades en escala sin precedentes.

El objetivo de todo ello fue señalado por Fidel en su alocución al pueblo, a raíz de los sucesos del 5 de agosto de 1994. Fidel señaló: “Ellos, naturalmente, quieren que se produzcan escenas sangrientas, quieren que haya una balacera, que haya muertos, para utilizarlos como instrumento de propaganda, en primer lugar; como instrumento de subversión, y, finalmente, como instrumento de intervención en nuestro país. La estrategia imperialista es crear una situación, crear el máximo de descontento dentro de nuestro país, dividir a la población, crear las condiciones más difíciles posibles y conducir a nuestro país a un conflicto, a un baño de sangre. ¡Sueñan con eso, añoran eso!”⁵

Es este el contexto en que surge la Ley Helms-Burton, aprobada el 12 de marzo de 1996, utilizando como pretexto fundamental el derribo de las avionetas de la organización contrarrevolucionaria Hermanos al Rescate y que tenía entre sus objetivos esenciales el “apoyo para una Transición Democrática en Cuba”.

Desde el punto de vista político, la llamada Ley de la libertad cubana y solidaridad democrática pretendía aumentar el clima de hostilidad en la política de EE.UU. hacia Cuba, para forzar la destrucción de la Revolución y desde el punto de vista económico, intimidar por todos los medios posibles a los empresarios extranjeros, para tratar de evitar las inversiones y el comercio internacional con Cuba.⁶

El fracaso de este y otros engendros anteriores como la Ley Torricelli (23 de octubre de 1992), no ha significado el fin de la agresión de EE.UU. contra Cuba ni la renuncia a uno de sus métodos fundamentales: La Guerra No Convencional.

Las causas de los fracasos permanecen invariables: no hay en Cuba condiciones para el funcionamiento de estas estrategias. Medio siglo de agresiones directas han probado su ineficacia para crearlas y es seguramente esa la causa de que asistamos hoy al momento histórico del cambio de método, anunciado por la administración Obama en su “nuevo rumbo para Cuba” el 17 de diciembre de 2014. ¿Quedará en el pasado la Guerra No Convencional?

 

Referencias.

1. El 17 de marzo de 1960, el presidente Eisenhower aprobó un plan presentado por la CIA para, entre otras cosas, crear una estación de radio de onda media que transmitiera propaganda sucia hacia Cuba, daba inicio a la larga y activa historia de la agresión radioelectrónica de EE.UU.

2. Discurso pronunciado por Fidel Castro Ruz, presidente de la República de Cuba, en el acto central por el Aniversario 52 de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, en el teatro Karl Marx, el 26 de julio de 2005.

3. Publicación de Técnicas del Ejército ATP 3-05.1 “Guerra No Convencional”, Escuela y Centro de Guerra Especial del Ejército de EE.UU. John F. Kennedy, Septiembre de 2013. Ver en http://www.cubadefensa.cu/sites/default/files/atp_3-05.1_gnc_esp.pdf

4. Ibídem.

5. Comparecencia del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz ante la televisión cubana y las ondas internacionales de Radio Habana Cuba, efectuada el día 5 de agosto de 1994. (Versiones taquigráficas-Consejo de Estado)

6. Enciclopedia Colaborativa Cubana Ecured, consultada el 20 de marzo de 2015.

11
Mayo

Desde poco después que la guerra civil norte-americana terminó en 1865, este ha sido un día para recordar a los miembros del servicio de honor que han muerto. Este Jueves, 30 de abril es el 40 aniversario de la caída de Saigón, lo que significó el fin de la guerra de Estados Unidos en Vietnam, con la captura de Vietnam del Norte de la capital de Vietnam del Sur, Saigón. Esto marcó el final de la guerra de una década de duración por parte de Estados Unidos en Vietnam.

Para el final de la guerra de Vietnam en 1975, más de 58.000 miembros del servicio militar de Estados Unidos murieron y más de 300.000 resultaron heridos. Para muchos militares estadounidense que sobrevivieron, el regresar a Estados Unidos significó sobrevivir a los efectos de lo que llamamos "síndrome post-Vietnam" entonces y trastorno de estrés postraumático o TEPT ahora: flashbacks, pesadillas y ansiedad severa.

Sin embargo, los efectos sobre los soldados estadounidenses palidecen en comparación con el sufrimiento que infligieron a los vietnamitas en su propio país. Arruinamos sus vidas, su economía y su país. Miembros de servicio estadounidenses - y sus aliados de Australia, Nueva Zelanda, Tailandia, y Corea del Sur - mataron entre 1,5 y 3,6 millones de vietnamitas. Bombardeamos con napalm sus campos, y fumigamos más de 18 millones de litros del Agente Naranja dioxina en sus campos, cuyos resultados siguen afectando a las generaciones de hoy.

Para la mayoría de nosotros que vivimos y servimos durante la época de la Guerra de Vietnam, la caída de Saigón es una fecha para recordar, tanto nuestras pérdidas personales como nacionales. También es el motivo por el cual estamos en el movimiento contra la guerra de Vietnam.

Me alisté en la Marina de los Estados Unidos a los 19 años de edad, en septiembre de 1965, apenas seis meses después de que Estados Unidos desplegó tropas terrestres para combatir en Vietnam. Pensé que hacía lo correcto. Un par de mis compinches de la escuela secundaria ya eran bajas. Mis abuelos eran veteranos del Ejército y mis padres habían servido en la Marina durante la Segunda Guerra Mundial. Al igual que ocurría con muchos niños de mi edad en ese entonces, con dos guerras mundiales anteriores y la reciente Guerra de Corea, creo que la mayoría de las familias tenían antecedentes militares.

Entré como un apolítico republicano de Nebraska que creía que podía hacer una carrera en el ejército. Con mi escuadrón tenía dos despliegues a Islandia, literal y figurativamente en el lado opuesto del planeta. Con los despliegues sumando 14 meses, llegué a comprender lo que es el estrés y el trastorno de estrés postraumático (TEPT) al que enfrentan el personal en servicio activo y los veteranos de todas las guerras, pero sobre todo las guerras impopulares y polémicas.

Alrededor del quinto mes del despliegue, los chicos que eran amigos entraban en peleas por la más leve irritación. En nuestro despliegue en 1969 nos extendimos. Estábamos rastreando continuamente un submarino nuclear soviético y teníamos un avión sobre o cerca del submarino en todo momento. Para aquellos de nosotros en las tripulaciones de vuelo, esto significó 14 arduas horas por día, sin descanso.

El tener horas extendidas ponía a los que ya estaban estresados cerca del abismo, desarrollando algunas aberraciones psicológicas y de comportamiento. Mientras tanto, yo estaba cuestionando las razones por la que estábamos luchando y muriendo en Vietnam. Nos dijeron que según los Acuerdos de Ginebra y la Organización del Tratado del Sudeste Asiático (SEATO) - Un tratado firmado en 1954 por la mayoría de las naciones de la región, así como por los EE.UU. y Australia – nos obligaba a una intervención militar en Vietnam. Que teníamos que luchar para evitar que el comunismo se apodere de Vietnam del Sur y se expanda por todo el mundo.

Para mi cumpleaños 21 tuve mis dudas sobre el altruismo de la operación. Había leído los Acuerdos y el Tratado. Había perdido amigos cercanos en la guerra. Me pareció que los objetivos reales subyacentes de la guerra de Estados Unidos eran la hegemonía política y económica, y los recursos naturales como el petróleo.

Sólo hasta la mitad de mis cuatro años de alistamiento, me convertí en un activista contra la guerra de Vietnam. Para mí fue el movimiento contra la guerra que me guio desde cuando salí en noviembre de 1969 y así ha sido desde entonces.

El lunes 25 de mayo los Estados Unidos van a celebrar el Día de los Caídos. Desde poco después que la guerra civil norte-americana terminó en 1865, este ha sido un día para recordar a los miembros del servicio de honor que han muerto. Este año – se recuerda también el 50º aniversario del inicio de la guerra de Vietnam - Los líderes buscan resucitar el apoyo patriótico de esa guerra mal engendrada. El Departamento de Defensa ha organizado una iniciativa financiada en gran medida para convencer a más generaciones de jóvenes norte-americanos que la guerra de Vietnam fue una noble empresa. Incluida en esos esfuerzos hay una página web bien financiada, "Estados Unidos de América – Conmemoración de la Guerra de Vietnam".

(www.vietnamwar50th.com), así como los planes para las celebraciones anuales y los actos por el Día De Los Caídos en todo el país Están planeando contar su versión de la guerra por los próximos diez años, que representan los 10 años de duración de la guerra de Vietnam.

La promoción de tal sentimiento patriótico para una guerra que fue, a todas luces un desastre, es peligroso en una época en que se están considerandos guerras a futuro en países como Irán, Yemen, Somalia y planificadas fuera de la vista pública. Aquellos de nosotros que somos veteranos por la paz creemos que la guerra de Vietnam fue un grave error, sino un crimen horrible. Y es por eso que, Veteranos por la Paz, ha decidido contrarrestar la campaña del gobierno con la nuestra – La Guerra de Vietnam. Divulgación Completa (www.vietnamfulldisclosure.org).

“Vietnam Full Disclosure” ha pedido a los ciudadanos interesados,​​que han sido marcados por esta guerra, enviar una carta a “The Wall”, el monumento a la guerra de Vietnam en Washington, DC. Estas víctimas compartirán sus recuerdos de la guerra y su impacto sobre sus seres queridos al tiempo que expresarán su preocupación por las guerras del futuro. En el Día de los Caídos, los veteranos de Vietnam presentarán estas cartas en el Memorial de Vietnam, y leerán extractos de algunas de ellas.

Como veteranos, nuestro legado incluye estas conmemoraciones y la resistencia a las guerras actuales y futuras. Es un legado de conciencia y resistencia, de garantizar que la sociedad y el sistema que envía a los jóvenes a luchar sus guerras, entienda que tienen el deber absoluto de cuidar de ellos cuando regresen. Es un legado de tolerancia, diplomacia, respeto y dignidad que nos ayuda a corregir los errores del imperialismo y la dominación económica global para el beneficio de unos pocos a expensas de los muchos; un legado de enseñanza y ayuda a las generaciones más jóvenes para que continúen la lucha por todos nosotros, ahora y en el futuro.

El desarrollo de un legado de paz está en curso y ese debe ser el legado de la guerra de Vietnam.

USN Jan ’66-Nov ‘69

VP-24 ATN2, Flight Crew 9

VFP Chapter 105, the Phil Berrigan Memorial Chapter

Ver www.vietnamfulldisclosure.org para obtener detalles sobre “Vietnam Full Disclosure”, incluyendo formas de participar desde ahora hasta el Día de los Caídos.