Archivos

11
Mayo

Desde poco después que la guerra civil norte-americana terminó en 1865, este ha sido un día para recordar a los miembros del servicio de honor que han muerto. Este Jueves, 30 de abril es el 40 aniversario de la caída de Saigón, lo que significó el fin de la guerra de Estados Unidos en Vietnam, con la captura de Vietnam del Norte de la capital de Vietnam del Sur, Saigón. Esto marcó el final de la guerra de una década de duración por parte de Estados Unidos en Vietnam.

Para el final de la guerra de Vietnam en 1975, más de 58.000 miembros del servicio militar de Estados Unidos murieron y más de 300.000 resultaron heridos. Para muchos militares estadounidense que sobrevivieron, el regresar a Estados Unidos significó sobrevivir a los efectos de lo que llamamos "síndrome post-Vietnam" entonces y trastorno de estrés postraumático o TEPT ahora: flashbacks, pesadillas y ansiedad severa.

Sin embargo, los efectos sobre los soldados estadounidenses palidecen en comparación con el sufrimiento que infligieron a los vietnamitas en su propio país. Arruinamos sus vidas, su economía y su país. Miembros de servicio estadounidenses - y sus aliados de Australia, Nueva Zelanda, Tailandia, y Corea del Sur - mataron entre 1,5 y 3,6 millones de vietnamitas. Bombardeamos con napalm sus campos, y fumigamos más de 18 millones de litros del Agente Naranja dioxina en sus campos, cuyos resultados siguen afectando a las generaciones de hoy.

Para la mayoría de nosotros que vivimos y servimos durante la época de la Guerra de Vietnam, la caída de Saigón es una fecha para recordar, tanto nuestras pérdidas personales como nacionales. También es el motivo por el cual estamos en el movimiento contra la guerra de Vietnam.

Me alisté en la Marina de los Estados Unidos a los 19 años de edad, en septiembre de 1965, apenas seis meses después de que Estados Unidos desplegó tropas terrestres para combatir en Vietnam. Pensé que hacía lo correcto. Un par de mis compinches de la escuela secundaria ya eran bajas. Mis abuelos eran veteranos del Ejército y mis padres habían servido en la Marina durante la Segunda Guerra Mundial. Al igual que ocurría con muchos niños de mi edad en ese entonces, con dos guerras mundiales anteriores y la reciente Guerra de Corea, creo que la mayoría de las familias tenían antecedentes militares.

Entré como un apolítico republicano de Nebraska que creía que podía hacer una carrera en el ejército. Con mi escuadrón tenía dos despliegues a Islandia, literal y figurativamente en el lado opuesto del planeta. Con los despliegues sumando 14 meses, llegué a comprender lo que es el estrés y el trastorno de estrés postraumático (TEPT) al que enfrentan el personal en servicio activo y los veteranos de todas las guerras, pero sobre todo las guerras impopulares y polémicas.

Alrededor del quinto mes del despliegue, los chicos que eran amigos entraban en peleas por la más leve irritación. En nuestro despliegue en 1969 nos extendimos. Estábamos rastreando continuamente un submarino nuclear soviético y teníamos un avión sobre o cerca del submarino en todo momento. Para aquellos de nosotros en las tripulaciones de vuelo, esto significó 14 arduas horas por día, sin descanso.

El tener horas extendidas ponía a los que ya estaban estresados cerca del abismo, desarrollando algunas aberraciones psicológicas y de comportamiento. Mientras tanto, yo estaba cuestionando las razones por la que estábamos luchando y muriendo en Vietnam. Nos dijeron que según los Acuerdos de Ginebra y la Organización del Tratado del Sudeste Asiático (SEATO) - Un tratado firmado en 1954 por la mayoría de las naciones de la región, así como por los EE.UU. y Australia – nos obligaba a una intervención militar en Vietnam. Que teníamos que luchar para evitar que el comunismo se apodere de Vietnam del Sur y se expanda por todo el mundo.

Para mi cumpleaños 21 tuve mis dudas sobre el altruismo de la operación. Había leído los Acuerdos y el Tratado. Había perdido amigos cercanos en la guerra. Me pareció que los objetivos reales subyacentes de la guerra de Estados Unidos eran la hegemonía política y económica, y los recursos naturales como el petróleo.

Sólo hasta la mitad de mis cuatro años de alistamiento, me convertí en un activista contra la guerra de Vietnam. Para mí fue el movimiento contra la guerra que me guio desde cuando salí en noviembre de 1969 y así ha sido desde entonces.

El lunes 25 de mayo los Estados Unidos van a celebrar el Día de los Caídos. Desde poco después que la guerra civil norte-americana terminó en 1865, este ha sido un día para recordar a los miembros del servicio de honor que han muerto. Este año – se recuerda también el 50º aniversario del inicio de la guerra de Vietnam - Los líderes buscan resucitar el apoyo patriótico de esa guerra mal engendrada. El Departamento de Defensa ha organizado una iniciativa financiada en gran medida para convencer a más generaciones de jóvenes norte-americanos que la guerra de Vietnam fue una noble empresa. Incluida en esos esfuerzos hay una página web bien financiada, "Estados Unidos de América – Conmemoración de la Guerra de Vietnam".

(www.vietnamwar50th.com), así como los planes para las celebraciones anuales y los actos por el Día De Los Caídos en todo el país Están planeando contar su versión de la guerra por los próximos diez años, que representan los 10 años de duración de la guerra de Vietnam.

La promoción de tal sentimiento patriótico para una guerra que fue, a todas luces un desastre, es peligroso en una época en que se están considerandos guerras a futuro en países como Irán, Yemen, Somalia y planificadas fuera de la vista pública. Aquellos de nosotros que somos veteranos por la paz creemos que la guerra de Vietnam fue un grave error, sino un crimen horrible. Y es por eso que, Veteranos por la Paz, ha decidido contrarrestar la campaña del gobierno con la nuestra – La Guerra de Vietnam. Divulgación Completa (www.vietnamfulldisclosure.org).

“Vietnam Full Disclosure” ha pedido a los ciudadanos interesados,​​que han sido marcados por esta guerra, enviar una carta a “The Wall”, el monumento a la guerra de Vietnam en Washington, DC. Estas víctimas compartirán sus recuerdos de la guerra y su impacto sobre sus seres queridos al tiempo que expresarán su preocupación por las guerras del futuro. En el Día de los Caídos, los veteranos de Vietnam presentarán estas cartas en el Memorial de Vietnam, y leerán extractos de algunas de ellas.

Como veteranos, nuestro legado incluye estas conmemoraciones y la resistencia a las guerras actuales y futuras. Es un legado de conciencia y resistencia, de garantizar que la sociedad y el sistema que envía a los jóvenes a luchar sus guerras, entienda que tienen el deber absoluto de cuidar de ellos cuando regresen. Es un legado de tolerancia, diplomacia, respeto y dignidad que nos ayuda a corregir los errores del imperialismo y la dominación económica global para el beneficio de unos pocos a expensas de los muchos; un legado de enseñanza y ayuda a las generaciones más jóvenes para que continúen la lucha por todos nosotros, ahora y en el futuro.

El desarrollo de un legado de paz está en curso y ese debe ser el legado de la guerra de Vietnam.

USN Jan ’66-Nov ‘69

VP-24 ATN2, Flight Crew 9

VFP Chapter 105, the Phil Berrigan Memorial Chapter

Ver www.vietnamfulldisclosure.org para obtener detalles sobre “Vietnam Full Disclosure”, incluyendo formas de participar desde ahora hasta el Día de los Caídos.

10
Mayo

El 30 de abril de 1945 los sargentos del Ejército Rojo Mijaíl Yegorov y Meliton Kantaria colocaron en lo más alto del Reichstag la bandera carmesí de la Unión Soviética con la hoz y el martillo.

La imagen recorrió el mundo y permanece hasta hoy como el símbolo vivo de la victoria soviética sobre el nazi-fascismo pese a los esfuerzos de la mendaz dictadura mediática para presentar el tardío desembarco de Normandía como el causante de ese desenlace.

También silencia el decisivo papel de los comunistas, que en la Europa ocupada llevaron el peso mayor de la resistencia y organizaron vigorosos movimientos guerrilleros en Yugoslavia, Grecia y Albania.

El 9 de mayo de aquel año, el jefe militar alemán Wilhelm Keitel, firmó la rendición incondicional de la Alemania nazi ante el legendario mariscal de la Unión Soviética Gueorgui Zhukov.

Casi cuatro años después de que en la madrugada del 22 de junio de 1941 cuatro millones y medio de efectivos alemanes y de sus aliados encuadrados en 225 divisiones, apoyadas por 4 400 tanques y 4000 aviones arrollaran las unidades soviéticas de la frontera y destruyeron casi toda su aviación en tierra y buena parte de sus carros de combate.

A las tres semanas, los invasores habían penetrado 600 kilómetros dentro de la URSS y conquistado Letonia, Lituania, Bielorrusia, el occidente de Ucrania y casi la totalidad de Moldavia.

Stalin estaba anonadado y en un principio se negaba a aceptar la realidad y a reaccionar. Y es que ante la negativa de Londres y París a firmar una alianza antinazi con Moscú, propuesta insistentemente por la diplomacia soviética, y la pusilanimidad de ambas ante la arremetida de Hitler contra España republicana, Austria, Polonia y Checoslovaquia, el líder soviético cometió el gravísimo error de firmar el Tratado de No Agresión entre Alemania y la URSS.

Ello tuvo serias consecuencias en el prestigio y la preparación contra el ataque nazi, tanto de la cuna de la revolución bolchevique como del movimiento comunista y antifascista internacional.

Stalin confió tercamente en que ese pacto protegería al Estado soviético de la inminente agresión hitleriana, informada con antelación a sus servicios de inteligencia por audaces revolucionarios de otros países que los integraban, como el periodista alemán Richard Sorge, íntimo del embajador nazi en Tokio.

Stalin también cayó en una trampa de los servicios secretos alemanes, que lo llevó, vísperas de la guerra, a ordenar el fusilamiento de gran parte de los más experimentados generales del Ejército Rojo.

Pero logró sobreponerse. Historiadores como Hobsbawm afirman que durante la guerra cesó la represión y por las memorias de Zhukov y otros jefes sabemos que los escuchaba antes de tomar decisiones. En la Gran Guerra Patria el Ejército Rojo protagonizó frente a los alemanes las más grandes y encarnizadas batallas de la historia, caracterizadas por el empleo de miles de piezas de artillería, aviones y tanques. Las batallas de Moscú, Leningrado, Stalingrado, Kurks y Berlín se cuentan entre sus deslumbrantes victorias.

Debe subrayarse que lo que hizo posible la derrota del Tercer Reich fue el heroísmo de los pueblos de la Unión Soviética y la enérgica actuación de una pléyade de talentosos, leales y competentes jefes militares, casi todos de reciente promoción. Pero, guste o no y pese a sus graves errores, excesos y crímenes antes y después de la guerra, fue bajo la dirección de Stalin que se logró la hazaña.

No obstante, aprovechando la sorpresa y la inicial impreparación de los soviéticos, los nazis lograron ocupar grandes franjas de su territorio, algunas importantes ciudades y amenazar seriamente a Moscú, Leningrado y Stalingrado. Pero después de su colosal derrota en la última y de la arrolladora contraofensiva soviética en Kursk, ningún conocedor del arte militar dudaba que la derrota de la Alemania nazi sería solo cuestión de tiempo.

La proeza de detener en tan trágicas circunstancias la poderosa ofensiva alemana, trasladar la industria de guerra miles de kilómetros a la retaguardia y ponerla a pleno rendimiento, movilizar a toda la población(hombres, mujeres, jóvenes, niños) para la defensa del país y la producción y barrer al enemigo hasta derrotarlo en Berlín, únicamente podía ser fruto de una sociedad educada y solidaria, con economía centralmente planificada y profundo amor a la patria, ingredientes forjados sobre los ardientes rescoldos del fuego revolucionario de 1917.

22
Abril

Karla fue obligada a tener relaciones sexuales con más de 43 mil hombres durante los cuatro años que fue víctima de trata de blancas. Con solo 12 años de edad esta niña fue raptada por su novio, un padrote que la trasladó a Puebla para venderla con mínimo 30 personas todos los días por sexo. Hoy, Karla tiene 22, fue obligada a abortar a dos gemelos y cría a una hija, engendrada con alguno de sus clientes.

Karla vivía en el Distrito Federal cuando la enamoró su padrote de alrededor de 21 años quien la sacó de su casa con la promesa de mejorar la vida que llevaba como hija de una familia disfuncional. Este hombre la comenzó a observar y poco a poco la fue abordando en la calle. De él prefiere recordar cómo, en un inicio, la llenó de elogios, le decía que se casarían y tendrían una vida de ensueño.

“Yo decía ¡wow! qué vida me espera… no podía creerlo”, dice Karla hoy diez años después. Pero, cuando la sacó de su casa, la llevó a prostituirse en Puebla y Tlaxcala. En la ciudad de Puebla vivió varios meses siendo trasladada intermitentemente entre Zacatelco y el Centro Histórico de la Angelópolis. Le asignaron un cuarto en el hotel “Rio”, que se encontraba en la 14 Poniente y hoy parece una casa habitación.

A partir de entonces tuvo que prostituirse bajo amenazas. Si no trabajaba como mercancía sexual con mínimo 30 hombres por día “matarían a su familia”. Cada servicio costaba menos de 100 pesos y obviamente, de ese dinero no veía un solo centavo.

En el lapso de su trabajo, a los 14 años tuvo un primer embarazo. “Iba a tener gemelos, los perdió en un aborto”, detalla Rosi Orozco, presidenta de la asociación Unidos contra la Trata, con la que Karla sirve como vocera ante otras mujeres y jovencitas para relatar su caso. Ayer fue parte de las asistentes a la firma de un convenio de la organización civil con el Comité Ejecutivo Estatal de Nueva Alianza.

Otro caso que pudiera estar relacionada a la trata de personas es el de la menor Abril Sánchez Contreras, de 15 años de edad, que desapareció el pasado 20 de marzo luego de salir de la escuela en San Francisco Totimehuacán.

De acuerdo a Ángeles Contreras, mamá de la menor, su hija la llamó el domingo 22 y con una voz entrecortada le dijo: “mamá me llevan para Monterrey”, Hasta el momento la Procuraduría General de Justicia investiga a un sujeto de nombre Román Ramírez como el presunto responsable de habérsela llevado.

 

El corredor Puebla-Tlaxcala

 

Los padrotes no tienen piedad de las niñas que captan. Una vez trasladadas a su lugar de trabajo no desperdiciarán un solo día. El corredor Puebla-Tlaxcala, según datos de Unidos contra la Trata es el segundo con más casos a nivel nacional debido a que en la zona se capta, se traslada y se prostituyen mujeres de al menos 11 estados de toda la República Mexicana.

A estas mujeres se les hace trabajar arduamente y en los fines de semana pueden duplicar sus faenas diarias de trabajo sexual en servicios de máximo 30 minutos.

Karla volvió a embarazarse. En la segunda vez, fue amenazada con que le quitarían a su hija, la matarían o se la arrebatarían para que cuando creciera también fuera prostituida.

 

Soportar un batallón

 

Las niñas que son captadas para trata de personas se ven sometidas a todo tipo de ultrajes. Karla narra que le tocó ver cómo niñas no desarrolladas, de diez años aproximadamente, eran operadas para implantarles senos y comenzar a ser prostituidas por los padrotes. Niños también, entre los 8 y 10 años eran utilizados para satisfacer los deseos sexuales de hombres que pagaban más caro por esos servicios.

Según datos de Unidos contra la Trata, el 85 por ciento de las víctimas de explotación sexual son mujeres mientras que un 15 por ciento son varones. Las edades más ubicadas entre las rescatadas de la zona Puebla-Tlaxcala son niñas de entre 12 y 16 años, precisamente la edad que pasó Karla en los burdeles del Centro Histórico de Puebla.

Una de las peores anécdotas que sufrió Karla fue a manos de un grupo de agentes ministeriales quienes, en un operativo fueron sobornados por el padrote para hacer uso de las mujeres en el hotel. Un grupo entero de judiciales pasó por encima de Karla.

 

Después de cuatro años, Karla decidió escapar

 

–¿Cómo es que escapaste?–se le pregunta.

–Fue por un cliente. El señor tenía 60 y algo de años. Una persona muy grande. Me convenció. Era una persona que solamente pagaba para platicar conmigo. Me convenció de que podía ser más que un objeto sexual para los hombres y también para las mujeres.

Ese hombre era Jorge Calvario Becerra. El señor prácticamente pasó un año hablando con Karla. Pasaba a verla casi todos los días y poco a poco la convenció de salir del hotel un día y acompañarla. Tras años de terapia Karla hoy es un ejemplo de que la trata de personas puede combatirse con información y haciendo visible el delito.

Gracias a Unidos por la Trata, Karla ha dado charlas en el extranjero, estuvo en dos ocasiones en El Vaticano visitando al Papa, conoció a la reina Rania de Jordania, a la duquesa de Cornwell, Camila Parker y al príncipe Carlos de Inglaterra; su historia ha sido plasmada en un libro y hoy destella tranquilidad en su sonrisa.

 

(En caso de cualquier denuncia de explotación sexual, la activista y titular de Unidos contra la Trata, pide que los casos sean reportados a la línea ciudadana 01 800 5533000.)

09
Abril

Por órdenes de Estados Unidos, el terrorista Félix Rodríguez no sólo asesinó a Ernesto “Ché” Guevara, sino también entrenó a las Unidades de Reconocimiento de la Operación Fénix, durante la cual más de 26 mil personas perdieron la vida.

 

El terrorista Félix Rodríguez Mendigutía, responsable del asesinato de Ernesto “Ché” Guevara se encuentra en Panamá para la VII Cumbre de las Américas, que se realizará el 10 y 11 de abril. A continuación conozca quién es este terrorista:

 

-Fue reclutado por la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su sigla en inglés) e inició su entrenamiento en explosivos, demoliciones, sabotajes y otras técnicas en operaciones encubiertas en una base del Canal de Panamá.

-Entre los años 1960 y 1961, la CIA le encomienda reclutar a cubanos para la brigada mercenaria de Playa Girón.

-Como parte de la operación de invasión, se le ordenó infiltrarse en Cuba en la zona de la costa norte de Matanzas con el fin de volar el puente de  Bacunayagua para cortar las comunicaciones. La operación fracasó gracias a la rápida acción de la seguridad cubana que desarticuló el plan.  

-Huyó y se refugió en la embajada de Venezuela en La Habana y luego regresó a Estados Unidos.

-A su retorno fue enviado al curso de oficiales del ejército norteamericano en Fort Bening. Algunos de sus compañeros fueron Jorge Lincoln Mas Canosa, Luis Posada Carriles y José Francisco “Pepe” Hernández, entre otros.

-Luego de graduarse, la CIA lo envió a Venezuela para apoyar el sistema de comunicaciones contra las guerrillas.

-Fue asignado por la CIA al grupo que persiguió y asesinó al Ché Guevara en Bolivia en 1967.

-En 1969 obtuvo la ciudadanía norteamericana y fue enviado por la CIA a participar en la guerra de Vietnam como parte del ejército norteamericano. Desarrolló más de 300 misiones ofensivas en helicóptero.

-Entrenó a las Unidades de Reconocimiento de la Operación Fénix que dejó más de 26 mil personas muertas.

-En este período Rodríguez estuvo en la compañía de aviación de la CIA, Air América, conocida por el tráfico de heroína desarrollado desde Laos hasta Estados Unidos.

-Fue “condecorado” con nueve medallas por el gobierno de Vietnam del Sur y a su regreso continuó representando a la CIA.

-Cuando George Bush asumió el cargo de director de la CIA, Rodríguez fungió como colaborador en misiones desarrolladas en Uruguay, Brasil, Costa Rica, Honduras, Guatemala y El Salvador. En 1976, Bush le impuso la medalla Estrella de la Inteligencia por el Valor.

-En el 1976 fue retirado de la agencia por “motivos de seguridad” porque lo “amenazaron de muerte”.

-En 1985 reapareció como uno de los protagonistas del escándalo de abastecimiento ilegal conocido como Irán-contras.

-Inició la operación ilegal de búsqueda de dinero y abastecimiento a la contra. El principal centro fue la base aérea de Ilopango (El Salvador). Rodríguez fue uno de los principales jefes y trajo a Luis Posada Carriles, a quien sacó de prisión en Venezuela.

-Desde 1987, Rodríguez fue denunciado por las autoridades cubanas por su participación en varios planes de atentado contra el presidente Fidel Castro.

-Recientemente fue designado como jefe de la organización terrorista Brigada 2506 que agrupa a lo que queda de los derrotados mercenarios de Girón.