09
Abril

Drogas en la base aérea de Homestead

Escrito por  Knut Royce / Servicio Newsday / El Miami Herald
Publicado en Archivos
Por: Knut Royce / Servicio Newsday / El Miami Herald / 17 de Enero 1987

 

WASHINGTON -Un piloto que sostiene haber transportado armas por avión para los rebeldes nicaragüenses respaldados por Estados Unidos con base en Honduras afirmó que, en un viaje de regreso el año pasado, aterrizó con más de 12 toneladas de marihuana en la Base de la Fuerza Aérea de Homestead.

Afirmó que siguió a un camión escolta hasta un hangar, donde dejó el avión y su inusitado cargamento, antes de ser conducido por personal de la base a un taxi que lo llevó sin novedad hasta el centro de Miami.

En la declaración que se entregaría esta semana a Lawrence Walsh, el fiscal independiente que investiga el escándalo irano-contras, el piloto, Michael Toliver, afirmó que aterrizó en la base de la fuerza aérea a mediados de marzo de 1986 en un DC6 que llevaba unas “25,000 libras de marihuana”. Toliver actualmente cumple una condena federal por drogas.

Un portavoz de la base, el sargento Stan Sullivan, declaró: “No tenemos conocimiento alguno de la situación”. El portavoz de aduanas de Miami Cliff Stallings afirmó que su agencia tampoco tenía constancia del presunto episodio.

En su declaración, una copia de la cual fue obtenida por el diario Newsday, Toliver consiguió que pocos días antes había llevado el avión desde el Aeropuerto Internacional de Miami con 28,500 libras de “suministros militares” a Aguacate, base aérea de los contras en Honduras.

Afirmo que por el viaje a Aguacate le pagó a un hombre que cree era Max Gómez, un miembro retirado de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) que, según se informa, coordina los embarques de armas para los contras.

Gómez es un antiguo asociado de Donald Grogg, asesor de seguridad nacional del vicepresidente George Bush. Las actividades de Toliver, según se informa, en el embarque de armas ocurrieron durante una prohibición del Congreso a la participación del gobierno estadounidense en este tipo de operaciones.

Después de llevar las armas a Aguacate, afirmó Toliver, llevó la nave vacía a Tegucigalpa, capital de Honduras. Añadió que no sabía de dónde provenía la marihuana, pero que ya se encontraba en el avión cuatro días después cuando se le ordenó llevarlo de regreso a la Florida.

“Despegamos sin un plan de vuelo”, agregó. Relató haber pedido a otro tripulante a quien identificó como “Carlos”, las coordenadas del punto de destino, Resultó ser Homestead, manifestó.

Expresó que fue dirigido a la base por el copiloto. No está claro en la declaración si el copiloto era Carlos.

“Imaginé que era una trampa”, observó Toliver. Pero dijo que el copiloto le aseguró: “No, no te preocupes por ello”.

Comentó que la torre de control de Homestead dio instrucciones a la nave para tocar en la base después que la tripulación identificara el del avión como un “vuelo militar”.

Después de aterrizar, añadió “apareció un pequeño camión azul con una indicación de que lo siguiera”. Afirmó que llevó al avión a la parte norte o este de la pista, estacionó salió y se subió en la parte trasera de una camioneta.

Dijo que la tripulación de tres hombres fue conducida a “un pequeño edificio” y que luego tomó un taxi hacia Miami, a unas 30 millas de distancia.

Toliver asevera que un individuo que se identificó como “Eduardo Hernández” le pagó entre $70,000 y 75,000 por llevar las armas a Aguacate.

Sin embargo, expuso que después de que apareciera publicada en un periódico una fotografía de Max Gómez, concluyó que “Hernández” era Gómez. “A no ser que esté lamentablemente equivocado”, comento, “se trata de Max Gómez… Podrían ser mellizos”.

Max Gómez es seudónimo de Félix Rodríguez, ex colaborador de la CIA. Bush ha declarado que se reunió en tres oportunidades con Gómez, y Gregg admitió que Gómez, lo había visitado en Washington el año pasado para quejarse de la falta de fondos y equipo para los contras.

El abogado de Gómez en Miami, Fernando Mendigutía, no devolvió el viernes las llamadas telefónicas a su oficina.

Toliver comentó que si bien “Hernández” le pagó por el viaje a Aguacate, fue otra persona, de quien dijo que su identidad no pudo confirmarse independientemente, la que se suponía le pagara $150,000 por el viaje de vuelta con la marihuana. La otra persona indicó que “se nos pagaría tan pronto como entregáramos la mercancía” en Homestead, declaró Toliver.

Sin embargo, agregó que los pagos vinieron por partes: “primero $5,000, luego $5,000, luego $3,000…”

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.