12
Julio

Todos los caminos de Roma conducen a Washington

 

Por: Joan Arnau

 

Roberto Calvi, lejos de ser un simple banquero corrupto al que la mafia asesinó porque le debía dinero, es un nudo donde se entrecruzan los múltiples mecanismos de intervención norteamericanos sobre el viejo continente.

El cadáver de Roberto Calvi, llamado “el banquero de Dios” por ser la cabeza del Banco Ambrosiano, cuyo principal accionista es el Vaticano apareció colgado de una soga en un puente de Londres hace veintitrés años. La versión oficial, que hablaba de suicidio y cerraba el caso, no la creyó nadie.

Ahora, las nuevas autopsias han demostrado que fue un homicidio, y la justicia italiana ha reabierto el juicio, acusando del crimen a cuatro miembros de la mafia. Parece que el que fuera uno de los mayores misterios de la historia reciente italiana –donde se cruzaban las turbias finanzas del Vaticano con la presencia de la mafia– está cerca de resolverse. ¿O no?

Otra hipótesis señala que la muerte habría sido por orden de la logia masónica P2, a la que Calvi pertenecía. Hablar de la P2 es referirse a un auténtico Estado dentro del Estado, con íntimas conexiones con la CIA, y base en Italia de la red Gladio, una estructura secreta a través de la cual EEUU ha intervenido durante décadas los Estados europeos.

La realidad es que Calvi, lejos de ser un simple banquero corrupto al que la mafia asesinó porque le debía dinero, es un nudo donde se entrecruzan los múltiples mecanismos de intervención norteamericanos sobre el viejo continente. La mafia pudo ser la ejecutora del crimen, pero el centro de la trama hay que buscarlo en Washington.

 

Del Banco Ambrosiano a Nicaragua

 

La crisis del Banco Ambrosiano –que fue a la quiebra cuando era el primer banco privado de Italia– dejó al descubierto una turbia red económico-política. A comienzos de los setenta, Calvi había comenzado una exitosa ascensión en el mundo de las finanzas italianas de la mano de su padrino, Michele Sindona, miembro relevante de la logia P2, banquero de la Cosa Nostra desde 1957 y consejero financiero del Vaticano.

A través de las finanzas del Vaticano –el Instituto para las Obras de Religión, también llamado Banco Vaticano, y que el arzobispo Marcinkus integraría en el Ambrosiano– se desplegó una amplia red de blanqueo de dinero, en la que participaban la mafia y la P2.

Pero la gravedad del caso no se refiere a una simple estafa, ni siquiera a que las finanzas del Vaticano se desplegaran entre fábricas de armas.

El Banco Ambrosiano fue un trampolín al servicio de la CIA. Fabulosas sumas de dinero fueron canalizadas a través de paraísos fiscales para financiar las más negras actividades de Washington: escuadrones de la muerte, asesinatos de militantes y dirigentes progresistas, golpes de Estado, desestabilización de gobiernos, las acciones de la contra nicaragüense… hasta atentados terroristas cometidos por grupos fascistas en Italia, España o Hispanoamérica.

El Vaticano, como centro de poder terrenal, afianzaba, con esta santa alianza con EEUU, su ingente poder como parte de la red sobre la que descansaba el dominio norteamericano en Italia, y movía sus fichas en el tablero mundial colocándose como un protagonista de primer orden en la guerra fría.

 

De la mafia a Washington

 

Invariablemente, detrás de todos los actores de la trama en torno al asesinato de Calvi, encontramos a un mismo director: EEUU. Cuando se le preguntó al presidente de la comisión italiana antimafia por qué durante 23 años no se detuvo al capo Toto Riina, contestó sin tapujos que “la situación internacional había cambiado”. Mientras existió la URSS, y en Italia la fuerza política principal era el prosoviético PCI, la mafia fue un eficaz instrumento de contención de la influencia soviética. EEUU le encomendaba los trabajos sucios, como limpiar de comunistas Sicilia tras la IIª Guerra Mundial o asesinar a un Roberto Calvi que sabía demasiado.

Porque es en la logia P2, de la que Calvi era un miembro prominente, donde confluye todo. El ex colaborador de la CIA, Richard Brenneke, afirma que “la P2 y Gelli [fundador de la logia] han trabajado para la CIA, recibiendo a cambio enormes sumas de dinero”. La trayectoria de Licio Gelli es suficientemente significativa: agente de la Italia fascista y las SS, en los momentos finales de la IIª Guerra Mundial ya estaba trabajando para la OSS estadounidense, antecedente de la CIA. Finalizada la contienda, pasó a la nómina de la CIA, y creó la logia masónica Propaganda Due (P2) como instrumento, bajo la dirección norteamericana, de la guerra contra el comunismo en Italia.

Pero no estamos hablando de un alocado grupo ultraderechista, sino del auténtico centro de poder en Italia, por encima y contra la legalidad democrática y las elecciones.

Destacado piduista era Walter Pelosi, jefe del Servicio Secreto, quien declara haber entregado a Gelli importantes documentos de la seguridad nacional. No es un caso aislado; toda la cúpula de los servicios secretos y del ejército, durante décadas, pertenecieron a la P2. Muchos afirman que el verdadero jefe de la P-2 era Giulio Andreotti, líder democristiano, quintaesencia del hombre de Estado durante las décadas donde toda la arquitectura política italiana estaba diseñada para que el PCI, partido más votado, no llegara al gobierno. Cómo él, la mayoría de los más destacados políticos pertenecieron a la logia. El poder de la P2 se extendía socialmente, convirtiéndose, por ejemplo en la primera fuente de financiación del prestigioso periódico El Corriere della Sera.

Estamos, pues, ante una organización secreta, ajena a cualquier control, creada y controlada por la CIA, que extendía su control hacia todos los aparatos del Estado italiano: ejército, servicios secretos, clase política, medios de comunicación… Decidiendo, al margen de constituciones o elecciones, qué rumbo político debía tomar el país. Un monstruoso aparato de intervención norteamericano en el corazón de uno de los más poderosos Estados. Así son las democracias europeas.

 

De la P2 a la red Gladio

 

La logia P-2 era la base de la red Gladio en Italia. Una red secreta de intervención y subversión, constituida por la CIA a principios de los cincuenta, y desplegada por todos los países europeos bajo dominio norteamericano. Si en un principio sus objetivos eran eliminar la enorme influencia de los partidos comunistas tras la IIª Guerra Mundial –a través de actos de sabotaje, asesinatos, chantajes…– y paralizar la infiltración soviética, esa batalla tuvo en Italia –donde el PCI había sido la única fuerza que había enfrentado a los fascistas– uno de sus puntos culminantes. La CIA amañó las primeras elecciones y construyó un régimen cuyo objetivo era evitar que el PCI gobernase.

Pero pronto la red Gladio se convirtió en un monstruo que horadaba todos los aparatos de Estado, desde el ejército a los partidos políticos, y los colocaba bajo el mando norteamericano. Un auténtico poder en la sombra, con capacidad para reconducir, por medios políticos o por la fuerza, el rumbo político de los países europeos si éste no se ajusta a las necesidades norteamericanas. Que incluso ejecutó actos terroristas que luego se achacaban a grupos de izquierdas. El más destacado de ellos fue la explosión en una estación de tren de Bolonia en 1980, que acuso 85 muertos.

 

La telaraña norteamericana

 

¿Cómo que debemos despachar el asesinato de Calvi como un simple crimen de la mafia? El escándalo del Banco Ambrosiano provocó un reguero de cadáveres que llegó incluso hasta el Papa Juan Pablo I, asesinado cuando se disponía a limpiar las finanzas del Vaticano.

Se había tocado un hilo que podía llevar a un punto que era intocable: lo mecanismos de intervención de la superpotencia norteamericana sobre los Estados europeos. Quienes se niegan a ver la realidad de un mundo donde hay que buscar detrás de cada acontecimiento la intervención del imperialismo, deberían repasar la historia de la P-2 y la red Gladio. Quienes, incluso desde la izquierda, afirman que el imperialismo sólo interviene presionando desde fuera o en los momentos donde se hace uso de la fuerza, deben observar a un Estado italiano intervenido hasta las cejas.

Conocemos sólo una parte de la red Gladio, y es suficiente para comprobar como, aplastando la democracia, el hegemonismo se asegura el control directo sobre los Estados que controla, convirtiéndose en co-propietarios de ellos. ¿Pero es que alguien piensa que la red Gladio, o la logia P-2 son cosa del pasado? ¿No es Berlusconi una creación de la P-2? ¿Es que acaso la red Gladio se reducía sólo a Italia? ¿Podemos creer que en España no existe una sucursal Gladio que ha estado, y sigue estando, detrás de los más importantes acontecimientos políticos?

 

MUERE PAUL MARCINKUS SIN DESVELAR EL ESCÁNDALO DE LAS FINANZAS VATICANAS

 

Por: Iñigo Domínguez

 

Responsable del banco pontificio, le salpicó la quiebra del Ambrosiano en 1981 Burló a la Justicia italiana y, protegido por Juan Pablo II, se retiró a EE UU

Retirado y olvidado en un barrio de las afueras de Phoenix, en Arizona, ayer murió con 84 años monseñor Paul Marcinkus, quien fue uno de los hombres más poderosos del Vaticano y muy cercano a dos papas, Pablo VI y Juan Pablo II. Entre 1971 y 1989 presidió el IOR (Instituto para las Obras de Religión) o, como se le solía llamar, 'el banco del Vaticano', la entidad encargada de las finanzas de la Iglesia. Marcinkus era 'el banquero de Dios', pero sus oscuras operaciones hacen que su nombre se asocie al escándalo de la quiebra del Banco Ambrosiano, en 1982, uno de los asuntos más turbios y fascinantes de la historia reciente italiana. Como tal, reúne todos los ingredientes: el Vaticano, la logia masónica Propaganda 2 (P2), la mafia e, incluso, según algunas teorías, el hipotético asesinato de Juan Pablo I. Marcinkus, que fue protegido por Juan Pablo II y se 'exilió' a EE UU, sabía la verdad de este escándalo, el más grave que ha afrontado la Iglesia católica en las últimas décadas, pero ahora se ha llevado sus secretos a la tumba.

Marcinkus, estadounidense de origen lituano, se ordenó sacerdote en 1947 y fue a estudiar a Roma. Era un personaje afable, hábil para las relaciones públicas, que fumaba dos paquetes diarios de 'Marlboro' y a quien le gustaba el 'bourbon'. Su estilo de vida un poco desenfadado daba que hablar, pero supo introducirse en los círculos vaticanos y trabajó en la secretaría de Estado con Pablo VI. Trabó amistad con el Papa y éste le puso al frente del IOR en 1971, cargo en el que continuó con Juan Pablo II, del que fue además guardaespaldas, debido a su gran estatura, y organizador de viajes. Llegó a ser arzobispo en 1981. Desde su puesto comenzó a manejar el dinero vaticano con total autonomía y a hacer negocios con tres inquietantes personajes: el gran maestre de la logia masónica P2, Licio Gelli; el banquero siciliano afincado en EE UU Michele Sindona, conectado con la mafia; y Roberto Calvi, el presidente del Banco Ambrosiano, entidad milanesa ligada a la Iglesia.

En este cuarteto se cruzan muchos de los llamados 'misterios italianos' que salpican la historia reciente del país, material para varias películas. La logia P2, descubierta en 1981, agrupaba 953 nombres de todas las instituciones y sectores italianos: políticos, jueces, militares, periodistas, empresarios (entre ellos Silvio Berlusconi), banqueros... todo un poder paralelo con un plan para dirigir la vida nacional. Además de Gelli, tanto Calvi como Sindona pertenecían a la P2 y entre los tres reunían todos los contactos posibles del mundo político, mafioso y económico. Con Marcinkus como cuarto socio y una red de sociedades en paraísos fiscales se dedicaron, entre otras cosas, al reciclaje de dinero sucio, tráfico de armas, apoyo de guerrillas e incluso a la financiación del sindicato polaco Solidaridad, de Lech Walesa.

El 'agujero'

Sin embargo, estas maniobras vaciaron la caja del Banco Ambrosiano, con un agujero de 1.400 millones de dólares, y el escándalo terminó de estallar el 18 de junio de 1982: Calvi apareció ahorcado en un puente de Londres. El Vaticano negó cualquier relación con la quiebra, pero efectuó una «devolución voluntaria» de 250 millones de dólares. En 1987, la fiscalía de Milán ordenó la detención de Marcinkus y dos de sus colaboradores, pero el Tribunal Supremo estableció que, como ciudadanos del Vaticano, estaban fuera de la jurisdicción italiana. Marcinkus fue cesado en 1989 y se retiró a EE UU, «para volver a la labor pastoral, que siempre ha sido mi aspiración», dijo en una carta. Wojtyla emprendió entonces un saneamiento del IOR.

Sindona murió en 1986 en una prisión italiana tras beber un café con cianuro. Licio Gelli, el último superviviente del cuarteto y el más escurridizo, cumple 12 años de condena en su villa de Arezzo, la misma donde fueron encontrados cientos de lingotes de oro escondido en macetas. «¿Marcinkus? Siento su muerte, pero no lo conocía», dijo ayer.El 'suicidio' de Calvi.

 

MUERE EX-JEFE DEL BANCO VATICANO

 

21 de febrero de 2006 / BBC

 

La diócesis de la iglesia católica en Phoenix, Arizona, anunció este martes la muerte del arzobispo Paul Marcinkus, quien fuera el presidente del banco del Vaticano durante uno de escándalos más grandes en los que se ha visto envuelto el sistema banquero italiano.

Marcinkus murió a los 84 años.

El arzobispo fue acusado en 1982 en Italia por su vinculación con el colapso del Banco Ambrosiano.

Sin embargo, el arzobispo -que en ese momento era el presidente del Instituto para Obras Religiosas (conocido como el banco del Vaticano)- nunca enfrentó al sistema judicial debido a su inmunidad diplomática.

Marcinkus presuntamente habría ayudado a trasladar millones de dólares desde el Banco Ambrosiano al movimiento Solidaridad en Polonia.

La desaparición del dinero de las arcas del Banco Ambrosiano contribuyó al colapso de esta entidad bancaria.

 

"El banquero de Dios"

 

El director del Banco Ambrosiano, Roberto Calvi, conocido como el "banquero de Dios", fue encontrado colgando del puente de Blackfriars en Londres en 1982.

Aunque la familia de Calvi sostiene que el banquero se suicidó, la fiscalía italiana abrió el caso en 2002 luego que los forenses descartaron esa posibilidad tras la exhumación del cadáver.

Calvi presuntamente fue asesinado por jefes de la mafia italiana cuyo dinero él habría perdido.

Actualmente, cinco personas enfrentan un juicio en Roma, por su supuesta responsabilidad en la muerte de Calvi.

 

SE ACLARA EL MISTERIO DEL ASESINATO DEL PRESIDENTE DEL BANCO AMBROSIANO ROBERTO CALVI

 
Por: Lisandro Otero

 

En las últimas semanas el deceso de Juan Pablo II y la elección de Benedicto XVI han ocupado todas las páginas dedicadas al Vaticano en la prensa mundial. Ello es la causa de que un suelto, aparecido el pasado 4 de mayo en el diario La Republica haya recibido poca atención. La noticia decía así: el excajero de la mafia Pippo Calo, el negociante Flavio Carboni y su amiga Manuela Kleinzig así como el jefe de la banda Magliana, Ernesto Diotavelli, han sido enviados a juicio para responder por el asesinato del presidente del Banco Ambrosiano Roberto Calvi, hallado el 18 de junio de 1982 colgado del puente de Blackfriars en Londres.

El cuerpo del prominente banquero italiano apareció colgando del puente y se dijo entonces que se trataba de un suicidio pero el informe policiaco reveló que su cuello no mostraba las excoriaciones típicas que se producen en tales hechos y en sus manos no aparecieron trazas de las hebras de la soga que le extinguió la vida. El misterio se mantuvo y hace tres años surgieron nuevas pruebas debido a una autopsia ordenada por unos jueces en Roma, a instancias de la familia que autorizó la exhumación de los restos.

El fallecido, Roberto Calvi, era sobrenombrado el Banquero de Dios por su dirección de la banca del Vaticano. Desde entonces se ha dicho que fue asesinado por la Mafia por no haber podido desembolsar los fondos que los gangsters napolitanos tenían depositados en los cofres de la Iglesia Católica. El fiscal Salvatore Vecchione reveló entonces que los forenses llegaron a la conclusión, por primera vez, que se trataba de un asesinato. El hijo del occiso declaró al periódico La República que su padre fue liquidado por la mafia pero esta ejecutó una encomienda ordenada por una tercera parte.

Roberto Calvi estuvo involucrado en el colapso del banco Ambrosiano que tuvo pérdidas por mil millones de dólares. El caso fue uno de los mayores escándalos de Italia. Calvi era miembro de la logia secreta P-2 a la cual pertenecía el actual Primer Ministro Berlusconi quien realizó una meteórica ascensión financiera gracias a los créditos para sus negocios provenientes de la Banca Nazionale del Lavoro y del Monte dei Paschi di Siena.

El 26 de enero de 1978 Berlusconi se inscribió en la Logia P-2 con el número de carné 1816. La P-2 era una organización secreta que comenzó, en 1963, Licio Gelli, reclutando a altos miembros del ejército italiano y de los servicios de inteligencia, así como a importantes industriales y banqueros. Gelli fue oficial de la División Herman Goering de las SS alemanas, durante la Segunda Guerra Mundial. También perteneció al Batallón de los Camisas Negras de Mussolini. Tras la guerra organizó las líneas de escape para altos oficiales nazis hacia Sudamérica, entre ellos Klaus Barbie. La P-2 llegó a constituir un estado dentro de otro estado y llegó a acariciar la idea de efectuar un golpe para llevar a los neofascistas al poder.

Gelli tenía importantes conexiones con el Papado a través del Cardenal Paolo Bertoli y el Arzobispo Paul Marcinkus, director del banco del Vaticano desde 1971. A partir del advenimiento de Wojtyla, Marcinkus fue el hombre clave que envió más de cien millones de dólares al Movimiento Solidaridad para lograr el derrocamiento del socialismo en Polonia. Esa es la organización financiera en la cual el siciliano Michael Sindona, asociado a la familia mafiosa de los Gambino en Estados Unidos, llegó a ser el principal operador de las inversiones offshore del Vaticano. Amigo íntimo del cardenal Montini se convirtió en una importante personalidad en la sede de San Pedro cuando aquél fue electo Papa con el nombre de Paulo VI.

Roberto Calvi, gerente del Banco Ambrosiano, también propiedad de la Iglesia Católica, apareció ahorcado cuando desaparecieron mil millones de dólares de las arcas de esa institución. Toda esta historia que parece materia de un filme de acción, ya fue rodada por Francis Coppola y puede verse en la tercera parte del filme El Padrino.

Miembro distinguido y favorito dentro de esta urdimbre de intereses, de hermandades secretas, de cofradías de conspiradores, de capos mafiosos, de defraudadores financieros asociados al Vaticano y de ex líderes militares del nazifascismo, Berlusconi es el nuevo Padrino, el jefe supremo de todas las familias mafiosas, el capo di tutti capi y Calvi queda solo como un sombrío recuerdo en un pasado oscuro. Ahora, veintitrés años después se ha descubierto y encausado a los perpetradores. ¡Arcanos de la Mafia y el Vaticano!

 

JUICIO POR CASO DEL "BANQUERO DE DIOS"

 

18 de abril de 2005

 

Un tribunal romano decidió enviar a juicio a cuatro personas por su presunta responsabilidad en la muerte del banquero Roberto Calvi, quien apareció ahorcado en 1982.

El cadáver de Calvi, conocido en medios periodísticos como el "banquero de Dios" por su estrecha relación con el Vaticano, fue encontrado colgado bajo un puente de Londres, con US $15.000 en los bolsillos y ladrillos haciéndole peso.

Los sospechosos son el empresario Flavio Carboni, su antigua compañera sentimental Manuela Kleinsdig y dos hombres que supuestamente tienen vínculos con la Mafia: Pippo Calo y Ernesto Diotallevi.

Calvi era el presidente del Banco Ambrosiano cuando se produjo el escándalo de su colapso tras la desaparición de US $1.300 millones.

 

Secretos italianos

 

La familia de Calvi siempre ha sostenido que el banquero no se suicidó, veredicto que fue alcanzado inicialmente.

No obstante, el abogado del empresario Carboni, Renato Borzone, insiste en la veracidad de la hipótesis original.

"Basándose en exámenes médicos, la defensa mantiene que Calvi cometió suicidio y no fue asesinado".

Se espera que los fiscales del caso argumenten que Calvi fue asesinado para impedir que revelase secretos del mundo político y religioso italiano.

En el momento de su muerte Calvi se encontraba en la capital británica tras recibir libertad condicional por los cargos de corrupción que enfrentaba en Italia.

En septiembre del año pasado, la policía londinense reanudó la investigación por asesinato, conjuntamente con las autoridades italianas.

Está previsto que el caso contra los cuatro acusados comience en octubre.

 

EL ASESINATO DE JUAN PABLO I

 

Por: David A. Yallop

 

Advertencia: Este texto fue traducido del inglés electrónicamente, puede que contenga errores gramaticales.

Una revisión breve de "En el nombre del Padre: una Investigación del Asesinato del Papa Juan Pablo I " por David A. Yallop.

El autor, un secularista, quien ha escrito otros "reportes de investigación” sobre libros de crimen, hace lo mismo para el asesinato de Albino Luciani (el Papa Juan Pablo I) en 1978, después de sólo 33 días en función. Motivo: el dinero y su concomitante poder.

 

Historia

 

1929. El Tratado Laterano entre Benito Mussolini y el Papa Pío XI dieron a la Iglesia una variedad de protecciones: 1) la Santa Sede fue aprobada como un Estado Soberano; 2) inmunidad diplomática y privilegios acomodadores; 3) exención de pagar impuestos para sus propiedades y ciudadanos; 4) religión Católica para ser enseñada en todos los institutos en Italia; 5) institución de matrimonio bajo derecho canónico, excluyendo así el divorcio; 5) el pago por el gobierno italiano de 750 millones y consolidación del 5 por ciento en Bonos del Estado (por un valor nominal de 1 billón de Liras). Para supervisar esta inesperada suerte financiera, Pío XI designó a Bernardino Nogara. Hasta 1830 la Iglesia había tenido una prohibición oficial de la usura (todas las ganancias obtenidas de prestar dinero eran canalizadas hacia la Iglesia mediante prestamistas no cristianos que trabajaban a comisión por prestar el dinero del vaticano). En el momento del Tratado Lateran, la definición de usura fue cambiada para significar "el prestar dinero en tarifas desorbitadas. " Nogara aceptó el trabajo bajo dos condiciones: 1) sus decisiones sobre la inversión debían ser totalmente libres, sin ninguna consideración doctrinal o religiosa;  y 2) él sería libre de invertir fondos del Vaticano en todas partes en el mundo. Nogara mantuvo su puesto hasta 1954, pero siguió aconsejando al Vaticano hasta su muerte, en 1958. Pp. 92-98.

Albino Luciani (Juan Pablo I) nació el 17 de octubre de 1912, en Canale d'Agordo, al norte de Venecia, Italia. Tenía una madre piadosa y un padre Socialista.

En 1923, entró en el seminario, a la edad de 11 años, y se graduó como seminarista principal en Benuno. En 1935 fue ordenado sacerdote en San Pietro, Belluno, y coadjutor designado en Di Canale,  y en 1937 fue designado el vice-rector en un viejo seminario en Befluno.

En 1941, decidió obtener un doctorado en teología y fue a la Universidad Gregoriana en Roma. Su tesis era “el Origen del Alma Humana, según Antonio Rosmini”, una tentativa de refutar a Rosmini, quien escribió que la iglesia sufría de 5 males: alejamiento social del clero hacia la gente; bajo estándar en la educación de los sacerdotes; desunión y acrimonia entre los obispos; la dependencia bajo las autoridades seculares y la propiedad y la esclavitud de la riqueza, característicos de la iglesia.

(Los Puntos 1 y 5 serían una preocupación de toda la vida para Luciani. Esto, y su interés en Vaticano II y la liberalización de Roma sobre el control de la natalidad, lo ponen en el campo moderado/liberal de la Iglesia católica. Independientemente de sus posiciones privadas, él permaneció como un legitimador papal.)

En 1946, su tesis ha sido publicada, y el doctorado concedido magna cum laude. En 1947, se constituyó "pro vicario general" de la diócesis. En 1949, fue el  responsable de catequesis en la preparación para un congreso eucarístico aquel año en Belluno. En conjunción con esto,  publicó Catecismo en Briciole (Migas del Catecismo). Luciani ha sido pensado como uno de los mejores profesores de catecismo del siglo. En 1958, fue ordenado el obispo de Vittorio Veneto.

El 11 de octubre de 1962, el Papa Juan XXIII convocó el Segundo Concilio Vaticano (Vaticano II). Luciani "totalmente absorbido por el Concilio Vaticano II. Él tenía el concilio en su sangre. Él sabía los documentos de memoria. Más aún, él puso en práctica los documentos." P.21.

El Papa Juan XXIII murió el 23 de junio de 1963.

El Papa Pablo VI, el nuevo papa, amplió la Comisión Pontifical de la Familia establecida por su precursor. Existía un sentimiento mayoritario para cambiar el apoyo de la iglesia sobre el control de la natalidad.

En 1968, Luciani fue consultado sobre  un informe acerca de la anticoncepción artificial para la consideración del Papa. Su conclusión era que el papa debería aprobar una píldora antiovulante desarrollada por el Profesor Pincus – y que esta debía ser la pastilla anticonceptiva Católica.

Humanae Vitae, publicado el 25 de julio de 1968. Aunque no era "un documento infalible,"

La posición de la Iglesia permaneció inalterable contra la anticoncepción artificial. Sólo abstinencia y ritmo aceptable.

Luciani fue designado Arzobispo de Venecia el 15 de diciembre de 1969.

En 1972, el Banco Católico del Véneto (llamado el banco "de los sacerdotes" porque había hecho préstamos de bajo interés al clero), sobre el cual el Banco del Vaticano  tenía el 51 por ciento de los intereses, fue vendido por el presidente del Banco del Vaticano, Paul Marcinkus, a Roberto Calvi del Banco Ambrosiano, en Milano. La investigación de Luciani de Marcinkus y Calvi, lo condujo a otro nombre, Michele Sindona, un banquero siciliano, con sede en Milano. Sindona habían encontrado al Papa Pablo VI cuando el papa era el Arzobispo Montini de Milano. Cuando Montini se convirtió en papa, Sindona se hizo consejero financiero del Vaticano. Luciani descubrió que la venta del BCDV había sido una transacción ilegal hecha por los tres principales implicados para sacar ganancias. Los obispos y el clero del Veneto se enfurecieron, pero no pudieron hacer nada porque Marcinkus y Sindona estaban muy cerca del papa y protegidos por él. El papa notó y apreció la lealtad de Luciani al no generar un enorme escándalo sobre la venta del BCDV. pp. 35-40, 127-128, 143-145.

En 1973, el Papa Pablo VI lo nombró Cardenal (de Venecia), y Luciani publicó Ilustrísimo, una serie de cartas sobre puntos morales, escritas con varias características literarias e históricas. Estas primero aparecieron como artículos de revistas y periódicos.

El 6 de agosto de 1987, el Papa Pablo VI murió.

El 27 de agosto de 1978 Luciani (no como candidato preferido) fue elegido Papa en la cuarta votación. Él tomó el nombre de sus dos precursores, convirtiéndose en Juan Pablo I (JPI).

El cardenal Jean Villot, Ministro de Asuntos Exteriores del Papa Pablo, se preguntó sobre quedarse temporalmente con el nuevo Papa,  y comenzar una investigación inmediata sobre las operaciones financieras del Vaticano - con el énfasis puesto particularmente sobre el Istituto por Opere Di Religione (IOR) El Banco del Vaticano.

El 31 de agosto de 1978. Il Mondo (periódico económico), en una carta abierta al nuevo Papa, hace una petición sobre la limpieza del Banco Vaticano.

La Curia comenzó enseguida a falsificar el verdadero apoyo del Papa Juan Pablo I sobre el control de la natalidad. Esto fue hecho para hacerle más difícil el volver a abrir el diálogo “Humanae Vitae”.

En lo alto de la lista de reformas que el nuevo Papa deseó hacer estaba "cambiar radicalmente la relación del Vaticano con el capitalismo y aliviar el sufrimiento que había derivado directamente de Humanae Vitae. " P. 170. (Visto en su disertación doctoral de 1941.)

En septiembre de 1978, Mino Pecorelli, un periodista y disgustado miembro del P2 escribió un artículo, "el Gran Alojamiento del Vaticano”, dando los nombres de 121 presuntos Francmasones. La lista, en gran parte, estaba comprendida por cardenales, obispos, y prelados de alto rango. Los nombres de Jean Villot, su Ministro de Asuntos Exteriores, Paul Marcinkus, el jefe del Banco del Vaticano, y Pasquale Macchi, su secretario personal estaban en la lista. El Papa descubrió que Jean Villot había estado entre los que fuertemente favorecieron una relajación de la regla canónica de que aquel Católico Romano que se hubiera transformado en Francmasón sería automáticamente excomulgado.

El 27 de septiembre de 1978, el Papa Juan Pablo tomó otra vez la decisión de dar al Código Cardenal de Chicago la oportunidad para dimitir la salud (para salvar la cara). Si él se rechazara, debería ser designado un coadjutor. Ninguna protesta; esta vez; ¡debía ser hecho!

El 27 de septiembre, JPI pidió al Cardenal Baggio tomar la posición que él desocupó en Venecia. Baggio rechaza el pedido. (El nombre de Baggio estaba en  "el Gran Alojamiento del Vaticano" la lista de Francmasones.) Pp.208-209.

El 28 de septiembre, JPI discute la situación del Banco del Vaticano con su Ministro de Asuntos Exteriores, Jean Villot. Villot ya había efectuado un informe preliminar. El Papa lo hizo borrar esto, él no tenía ninguna intención de dejar que Marcinkus abandonara la Ciudad del Vaticano sin hablar del Banco del  Vaticano el Banco. ¡Marcinkus debía ser quitado inmediatamente, al día siguiente! Un puesto conveniente debía ser encontrado para él en Chicago una vez que el problema del Código Cardinal hubiera sido solucionado. Pp.210-211. El mismo día, Villot entiende que debe ser substituido como el Ministro de Asuntos Exteriores.

Algún día entre las 9:30 de la noche del 28 de septiembre y las 4:30 de la mañana del 29 de septiembre, el Papa Juan Pablo era (según Yallop) asesinado. Había sido Papa durante 33 días. (El único Papa que había servido menos tiempo que él había sido el Papa Leo XI quien sirvió durante 17 días y también, probablemente, había sido envenenado.)

El método probable de asesinato eran las medicaciones del Papa - su líquido Effortil o las  inyecciones Cortiplex (ambos tomado para la hipotensión). La Seguridad alrededor del Papa era muy floja.

El tiempo de muerte nunca fue establecido. Nunca fue realizada una autopsia. El certificado de defunción (que no estaba firmado) indicó el paro cardíaco como la causa probable. El embalsamamiento (en el que nada de sangre fue quitada) fue realizado dentro de las 14 horas de encontrar el cuerpo; la ley italiana especifica que no debe ser hecho dentro de 24.

 

LOS SEIS PRINCIPALES SOSPECHOSOS:

 

Paul Casimir Marcinkus (alias: el Gorila)

Nació el 15 de enero de 1922 en Cicerón, Illinois, y se ordenó sacerdote en 1947. Recibió el  Doctorado en derecho canónico en la Universidad Gregoriana, Roma y fue puesto en la sección inglesa de la oficina del Ministro de Asuntos Exteriores del Vaticano, Roma.

Después de los viajes de deber en Canadá y Bolivia, en 1959 fue designado en el  departamento del Ministro de Asuntos Exteriores, Roma.

En 1964 fue el guardaespaldas del Papa Pablo VI, adquiriendo el apodo, "el Gorila".  Después de acompañar al Papa por varios viajes se había convertido también en su traductor personal y consejero de seguridad. Marcinkus se hizo amigo personal del secretario del Papa, el Padre Pasquale Macchi.

Varios años más tarde, fue nombrado obispo por el Papa Pablo VI, e inmediatamente fue nombrado secretario del Banco del Vaticano. ¡Marcinkus no tenía ninguna experiencia bancaria anterior! Pp. 102-105.

En 1973 fue investigado por el F.B.I. por su participación directa en el lavado de dinero de la mafia por el Banco del Vaticano.

El 28 de septiembre de 1978, Marcinkus encontró que debía ser substituido como jefe del Banco del Vaticano por Msgr. Abbo,  el 29 de septiembre.

El 29 de septiembre, a las  6:45 de la mañana. Marcinkus en el patio cercano al Banco del Vaticano dijo que había encontrado al Papa Jean Pablo muerto. La residencia de Marcinkus no era dentro de Vaticano; esto es a 20 minutos de allí. No conocían que él fuera un madrugador. Su presencia en el Vaticano a aquella hora nunca ha sido explicada.

El 28 de septiembre de 1981, el Papa Juan Pablo II promovió a Marcinkus a arzobispo y pro presidente de la Comisión Pontifical del Estado de la Ciudad de Vaticano (un cargo de gobernador virtual). Él conservó su puesto como el jefe del Banco del Vaticano.

A pesar del motivo y el acceso, Yallop no coloca a Marcinkus en lo alto de la lista de sospechosos.

 

Michele Sindona (alias: el Tiburón)

Nació el 8 de mayo de 1920 en Sicilia, donde recibió un grado de ley en la Universidad Messina. Durante WWII, compró alimento en el mercado negro de Palermo y lo pasó de contrabando (con la ayuda de la Mafia) a Messina.

En 1946 se fue de Sicilia a Milán con las cartas de introducción del arzobispo de Messina. En Milán, trabajó para una firma consultora de negocios y contabilidad; su especialidad fue trabajar por las leyes fiscales complejas de Italia. Tenía clientes de la Mafia y había sido confiado como un siciliano. Según Yallop, Sindona era, él mismo, un miembro de la Mafia. P.308.

En 1957, la familia Gambino se acercó a Sindona y sus primos sicilianos, los Inzerillos, para lavar el dinero que ellos comenzaban a hacer con la heroína. Poco después de esta reunión, Sindona compró su primer banco. Por los años 1960, Sindona siguió comprando bancos en grandes cantidades, para lavar el dinero para la Mafia, y falsificar eslabones financieros con el Vaticano. Pp. 106-113.

Escogido por el  Papa Pablo VI para actuar como consejero financiero del Vaticano y mover algo el dinero del Vaticano hacia fuera de  Italia (para impuestos y relaciones públicas). En 1973, el primer ministro Andreotti aclamó Sindona como "el salvador de la lira" y el embajador estadounidense lo llamó "el Hombre del Año. "

En 1974, el castillo de naipes de Sindona comenzó a deshacerse por fracasos bancarios en Europa y EE UU (Banco Nacional Franklin de Nueva York por ser el más espectacular), y pérdidas masivas para el Banco del Vaticano. Una orden de detención es emitida para Sindona, pero, advertido por sus amigos, él escapó a Ginebra (donde se hizo ciudadano suizo). Pp. 134-140.

En 1974, Sindona fue arrestado en EE UU donde comenzó una larga batalla por su extradición. Él conservó a Juan Mitchell (famoso por el  Watergate) como abogado para representarlo, y fue declarado culpable en ausencia por malversar fondos sobre 23 cuentas. Un tribunal de Milán lo condenó a años 3-1/2 de prisión.

Sindona no respeta un contrato en vida del Ayudante del Fiscal público estadounidense, John Kenney, el principal acusador de su extradición (nunca realizada), así como de los empleados anteriores quienes sabían demasiado (los contratos que habían sido realizados).

El 11 de julio de 1979, Giorgio Ambrosoh, un abogado que había investigado a Sindona y había acumulando evidencia contra él durante 5 años fue asesinado. Dentro de los 10 días, los otros dos hombres que se asociaron estrechamente con la investigación también fueron matados a tiros.

En agosto de 1979, Sindona arregló un falso secuestro. Volvió a Nueva York el 16 de octubre. El objetivo evidente de este acontecimiento organizado era la transferencia de sumas de dinero para "el rescate". La Mafia, incluyendo a la familia Gambino, fue implicada. Pp.282-283.

En febrero de 1980, finalmente Sindona fue a juicio sobre los cargos que contenían el derrumbamiento del Banco Nacional Franklin. El 27 de marzo, Sindona fue declarado culpable sobre 65 cuentas, incluyendo fraude, conspiración, perjurio, extractos de cuentas falsos, y malversaciones de fondos bancarios. Mientras se esperaba la condena, él intentó suicidarse acuchillando sus muñecas y tomando una dosis de digitalis. Sin embargo, se recuperó, y el 13 de junio de 1980 fue condenado a 25 años de prisión y una multa de $200,000. Le dieron 2-1/2 años adicionales por arreglar su propio secuestro.

En enero de 1982, una acusación fue emitida en Palermo, Sicilia, en donde Sindona y los 65 miembros de las familias Gambino, Inzerillo, y Spatola fueron acusados de controlar $600 millones al año por el comercio de heroína entre Sicilia y EE UU.

En vista de todo, él estuvo de pie para perder, y su indiferencia hacia la vida humana quedó demostrada. Sindona está muy alto en la lista de sospechosos por el asesinato de Yallop.

 

Licio Gelli

Nació el 21 de abril de 1919 en Pistoia, Italia, y no tuvo ninguna educación formal más allá de la media de los adolescentes. No era Católico.

Luchó en el ejército de Franco contra los comunistas en España, y tenía un odio de toda la vida hacia los comunistas.

Era un Oberleutnant en las SS en Italia y trabajó para los Nazis como "un oficial de enlace" durante WWII. Jugó de ambos lados de la cerca, ayudando a veces a los partidarios.

Después de la guerra, ayudó a los Nazis a que escaparan a Sudamérica. Sus honorarios eran 40 % de su dinero. Desarrolló contactos importantes en Sudamérica y se hizo amigo cercano de Juan Peron. El Jefe Klaus Barbie, ex Gestapo, quien se instaló en Bolivia, y Geffi se hicieron socios en el negocio. Espiando para los comunistas, asistió a funcionarios del Vaticano y la inteligencia estadounidense. La parte de sus honorarios de espiar para Italia era el cierre del archivo que el servicio secreto tenía sobre él. Su especialidad era la información: expedientes secretos sobre banqueros, políticos, etc.

En 1963, se unió a la logia Masónica, y pronto formó otra logia secreta "Raggruppamento Gelli - P2. " El "P" significó la Propaganda, una logia histórica del siglo 19. Primero  introdujo a los miembros jubilados mayores de las fuerzas armadas, luego cabezas de servicio activas. Su red eventualmente cubrió la estructura de poder entera de Italia; su objetivo: el control de la derecha. P2 debía funcionar como un estado dentro de un estado. Si los comunistas habían sido elegidos para impulsar, debía ser un golpe. Tenía el apoyo activo y el estímulo de la Agencia Central de Información. El puño de miembros influyentes era un secreto que sólo sabía Gelli. Dos de los miembros en P2 eran Michele Sindona y Roberto Calvi.

Por su amigo, Umberto Ortolani, ganó la afiliación con los Caballeros de Malta y el Sepulcro Santo.

En los comienzos de 1979, Mino Pecorelli, un periodista (y disgustado miembro del P2 quien antes había publicado la lista de Francmasones) comenzó a chantajear a Geffi sobre un robo de $2.5 mil millones de réditos del aceite del gobierno italiano y comenzó a publicar pequeños tramos de información, incluyendo la información sobre los Francmasones. El 20 de marzo de 1979, Pecorelli fue matado a tiros, el Estilo mafia.

En 1981, una incursión en la casa de Gelli (en busca de la evidencia de su participación con Sindona) ganó una lista de 962 miembros del P2. El escándalo consiguiente derribó al gobierno italiano. En 2 meses, Gelli fue detenido, enjuiciado, y condenado a 4 años en la prisión y una multa de 16 mil millones de liras. Sin embargo, sus abogados elevaron una petición y él quedó libre bajo fianza,  y otra vez en el negocio bancario.

En 1981, Gelli vivió en Montevideo, Uruguay y, al parecer, obteniendo grandes sumas del dinero de Calvi. La esposa de Calvi declaró que Gelli no se identificaba por su nombre, pero que se llamaba asimismo por su sobrenombre especial “Luciani” (el apellido del Papa Juan Pablo I) .

En 1982, Gelli devuelto a Europa desde Sudamérica para obtener misiles Exocet en el mercado negro para Argentina en su Guerra de las Islas Malvinas con Gran Bretaña. Más tarde entró en Suiza con un pasaporte falso y fue detenido intentando una transferencia de $55 millones en su cuenta en Uruguay, pero en 1983 se escapó de la prisión suiza, y en 1984, vivía en un rancho, a pocas millas de Montevideo, Uruguay.

Gelli es colocado por Yallop en los primeros lugares de la lista de sospechosos de posibles asesinos. Por la proximidad en Sudamérica a Ortolani y Calvi en las semanas justo antes de la muerte del papa.

 

Umberto Ortolani

Durante WWII era el jefe de las 2 unidades del servicio de inteligencia militar en Italia. Especialidad: contraespionaje. Era abogado, un alto funcionario en el P2 y un católico con muchos amigos influyentes del Vaticano. Recibió un secreto que terminó en la elección de Montini como el Papa Pablo VI. Ahora es ciudadano de Brasil. Es colocado por Yallop alto en la lista de sospechoso. Él había estado en proximidad en Sudamérica a Gelli y Calvi durante las semanas antes del asesinato. Tenían acceso a cada parte de la Ciudad de Vaticano y  tenían muchos amigos allí.

 

Roberto Calvi (alias: "Il Cavaliere" el caballero)

Nació el 13 de abril de 1920 en Milán, Italia y se educó en la Universidad Bocconi. Luchó por Mussolini y entró teniendo una cuenta después de la guerra. En 1947 fue a trabajar para el Banco Ambrosiano en Milán (el banco del Arzobispo Montini), y en 1963 fue promovido a Gerente Central del Banco Ambrosiano.

Calvi y Sindona eran amigos. Sindona le presentó a  Calvi al Obispo Marcinkus en 1971. Como Sindona, Calvi lavó el dinero de la Mafia y compró bancos en grandes cantidades. Una de las ramas de Banco Ambrosiano en Nassau lo tiene a Marcinkus en su Junta Directiva. El Banco Ambrosiano y el Banco de Vaticano han sido entrelazados, permitiendo  operaciones ilegales conjuntas. Calvi era el General de Oficial pagador de P2.

En 1977, con Sindona en el exilio y la lucha contra la extradición de EE UU, comenzó a chantajear a Calvi para tomar un interés más activo a su actividad. Comenzó un lavado muy público de la actividad sucia de Calvi, que condujo a una investigación oficial de Calvi.

En 1978, pasando las vacaciones, Calvi se enteró de la muerte del Papa Pablo VI. Consciente de que el nuevo papa todavía estaría enfadado sobre el papel de Calvi en la entrada en funciones en 1972 del Banco Cattolica del Veneto, Calvi comprendió que estaba en una posición precaria. Como las noticias del Banco del Vaticano, las investigaciones lo alcanzaron, él estaba convencido de que el nuevo papa estaría con él. Durante este tiempo, se movió en los alrededores - Uruguay, Perú, y Argentina, Gelli y Ortolani estaban también cerca en Sudamérica. El autor afirma que Calvi habló de la realidad nueva con el Papa Juan Pablo I con Gelli, quien le tranquilizó diciéndole que el problema sería resuelto. Pp. 178-79.

El 29 de enero de 1979, el Juez Alessandrini, quien investigaba el caso de Banco Ambrosiano, fue asesinado, y el 27 de abril de 1982, fue ordenado el asesinato de Roberto Rosone, el gerente general del Banco Ambrosiano quien intentaba limpiarlo. La tentativa fracasó; Rosone sólo fue herido en las piernas. Se cree que Calvi ordenó el golpe.

El 9 de junio de 1982, el autor entrevistó a Calvi por teléfono. Calvi se puso muy inquieto cuando se enteró que el tema central era el Papa Juan Pablo I. El 17 de junio, el cuerpo de Roberto Calvi fue encontrado colgando del Puente de Blackfriars en Londres, (en lo que ha sido llamado "un suicidio acrobático"). En esos días una pérdida de $1.3 mil millones fue descubierta en el Banco Ambrosiano de Milán.

Él es colocado muy alto en la lista de sospechosos de asesinato por Yallop. Nótese la proximidad en Sudamérica a Gelli y Ortolani justo antes de la muerte del papa.

 

Juan Patrick Cody

En 1965  era cardenal de Chicago, Illinois. Según Fr. Andrés Greeley (y otros), Cody era un administrador muy difícil y exigente.

En 1970, Cody invirtió ilegalmente $2 millones en acciones Penn Central. Unos días más tarde la empresa quebró. Cody, de modo similar, había abandonado sus puestos anteriores, la diócesis de Nueva Orleans y Ciudad de Kansas, con deudas.

Él guardó expedientes sobre sacerdotes y monjas sospechadas de deslealtad y sacerdotes sumariamente despedidos. Cerraron muchas escuelas, el dinero canalizado a una amiga (mujer) y en varios otros caminos se hicieron tan impopular con el clero que ellos formaron una especie de sindicato, la Asociación de Sacerdotes de Chicago. Roma ha sido presentada una solicitud repetidamente con sus quejas y preocupaciones (interéses) en vano.

Cody había pasado tiempo en Roma, trabajando al principio en el Colegio Norteamericano y posteriormente en la Secretaría de Estado, y se había congraciado con Pío XII y el futuro Pablo VI.

Al principio de los años 1970, la mayor parte de las inversiones del Banco del Vaticano en la bolsa estadounidense habían sido canalizadas por el Banco Illinois Continental, en Chicago. Cody y Marcinkus eran amigos y trabajaron estrechamente juntos sobre muchas de las transacciones bancarias. Cody canalizó mucho dinero de Chicago a Roma, algo usado en Polonia. Esto ha sido muy apreciado por Wojtyla, el pronto futuro papa polaco, Juan Pablo II.

Hacia 1976, los problemas con Cody eran tan conocidos que el Papa Pablo VI le ofreció un puesto en la curia romana. Cody lo rechazó.

En julio de 1978 (semanas antes de la muerte del Papa Pablo VI) Cody aceptó un coadjutor (un obispo, quien en realidad controlaría la diócesis); A Cody le permitirían quedarse como la cabeza titular. Él, con ira, lo rechazó.

Cuando Juan Pablo se hizo Papa, Cody comprendió que este papa podría insistir en su alejamiento, donde su precursor tenía cabida. Esta era, de hecho, la intención del papa Juan Pablo I.

El Papa Juan Pablo II le permitió al Cardenal  Cody quedarse en Chicago hasta su muerte.

Enero de 1981. Un Jurado Federal sirvió a Cody con unas citaciones, exigiendo  ver sus registros financieros. Él rechazó el pedido. En septiembre, cuando todavía no había cooperado, el Chicago Sun Times publico una historia que perfila una gran colección de crímenes serios que supuestamente el cometió.

Abril de 1982. Cody murió, y con él, la investigación sobre sus crímenes.

Cody no está alto en la lista de sospechosos del asesinato del Papa.

 

Jean Villot

Era el Ministro de Asuntos Exteriores al Papa Pablo VI y el Secretario intermedio del Papa Juan Pablo I, pero podía ser considerado un substituto. Después de la muerte del papa Juan Pablo I, Villot asumió el papel de chambelán, prácticamente actuando como el jefe de la Iglesia.

Inmediatamente después de la muerte del Juan Pablo, Villot quitó del dormitorio del papa su botella de medicina, papeles que él sostenía en sus manos, cristales y zapatillas. Estos artículos nunca han sido vistos otra vez.

Villot tomó el control total de los acontecimientos inmediatamente después de la muerte del Papa. Él efectuó declaraciones falsas a la prensa. Dos de las decisiones más importantes eran: no se debía hacer ninguna autopsia y el conclave para elegir al Papa siguiente ocurriría lo antes posible: el 14 de octubre (a dos semanas de la muerte del papa Juan Pablo I). Este apresurado conclave desvió la atención de la muerte inoportuna y sospechosa de Papa Juan Pablo I hacia el entusiasmo y el suspenso de quien sería el próximo papa.

En marzo de 1979. Villot murió. A pesar de su comportamiento sospechoso después de la muerte del Papa Juan Pablo I, Villot no lo coloca alto en la lista de sospechosos de asesinato - aunque él fuera muy posiblemente un cómplice en el encubrimiento.

Valora este artículo
(0 votos)
Admin

Aliquam erat volutpat. Proin euismod laoreet feugiat. In pharetra nulla ut ipsum sodales non tempus quam condimentum. Duis consequat sollicitudin sapien, sit amet ultricies est elementum ac. Aliquam erat volutpat. Phasellus in mollis augue.

Sitio Web: www.youjoomla.com

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.