09
Septiembre

Por: Hamza Hendawi / AP / BAGDAD / EL NUEVO HERALD / BBC / Oct. 20, 2005

 

SADDAM DESAFÍA AL JUEZ AL INICIO DE SU JUICIO

 

Saddam Hussein, acusado de crímenes contra sus connacionales, discutió con los jueces y forcejeó con los guardias en el inicio ayer de su esperado juicio, rechazó el derecho del tribunal a juzgarlo, e insistió en que aún es el presidente de Irak.

El proceso se realiza en una sala instalada con rígidas medidas de seguridad en la antigua sede del Partido Baath de Saddam, dos años después de su captura.

Saddam y siete miembros de su régimen depuesto están acusados por la masacre de casi 150 chiitas en 1982, en Dujail. De resultar culpables, podrían ser ahorcados.

Al inicio del proceso, el presidente depuesto, de 68 años, se puso de pie y le preguntó al juez presidente del tribunal: "¿Quién es usted? Quiero saber quién es usted''.

"No respondo a esta supuesta corte, con el debido respeto a su pueblo, y reservo mi derecho constitucional como presidente de Irak, dijo sin hacer caso al intento del presidente de la corte de obligarlo a callar. "Tampoco reconozco al organismo que lo ha designado a usted, porque todo lo que se ha construido sobre bases falsas es falso''.

El juez presidente, Rizgar Mohammed Amin, un kurdo, trató de lograr que Saddam se identificara formalmente ante la corte, pero éste se negó. Finalmente, tomó asiento.

Posteriormente, Amin leyó el acta de cargos, la misma para todos los acusados, y les dijo que de ser declarados culpables podrían ser ejecutados.

 

¿De qué se le acusa?

 

El 8 de julio de 1982, Hussein visitó la aldea de Dujail, al norte de la capital, como parte de su campaña política para mantener el apoyo a la guerra entre Irak e Irán.

Luego de un mitin, después de que abordara su vehículo, un grupo de hombres armados atentaron en su contra. Hussein interrogó personalmente a los presuntos sospechosos, según se aprecia en un video oficial.

La parte acusadora dice que cientos de personas fueron arrestadas posteriormente, y muchas fueron ejecutadas por los servicios de seguridad iraquíes.

 

¿Cuál será la estrategia de la defensa?

 

Los abogados de Hussein pedirán que se suspenda la sesión sobre las bases de que el tribunal no tiene jurisdicción para tratar el caso.

Específicamente alegan que el TEI es ilegal de acuerdo a lo establecido en la Convención de Ginebra, ya que fue creado por la Autoridad Provisional Iraquí de la Coalición y el Consejo de Gobierno Iraquí, ambos entes nunca elegidos por mandato popular.

Se cree que los litigantes argumentarán que Estados Unidos no puede ocupar un país y crear un nuevo sistema legal; y también cuestionarán la imparcialidad e independencia de la Corte.

La segunda línea de defensa es la inmunidad de la que debería gozar Hussein en calidad de ex jefe de Estado. Además alegan que la legislación no puede ser retroactiva.

Abdul Haq al-Ani le dijo a la BBC que la defensa argumentará que las muertes en Dujail fueron producto de sentencias acordes a las leyes iraquíes, y que no se diferencian de las 152 condenas a muerte efectuadas por George W. Bush cuando era gobernador de Texas.

Pero, la primera jugada de los abogados de Hussein, será pedir una prórroga en el juicio.

 

ASESINAN AL SEGUNDO ABOGADO EN CASO DE SADDAM HUSSEIN

 

Associated Press / Nov. 08, 2005

 

BAGDAD - Un abogado que representaba al ex vicepresidente de Irak, quien está siendo procesado junto con Saddam Hussein, fue asesinado el martes en el oeste de Bagdad, dijo un miembro del equipo de la defensa.

Adel al-Zubeidi, quien representaba al acusado Taha Yassin Ramadan, fue asesinado y otro abogado herido en una emboscada en la urbanización de Adil, dijo el abogado Khamis al-Obeidi.

El mes pasado, Saadoun al-Janabi, abogado de Awad al-Bandar, otro de los co-acusados en el proceso a Saddam, fue secuestrado de su oficina por 10 hombres enmascarados. Su cadáver, con señales de tortura, fue hallado horas más tarde cerca de una mezquita en el este de Bagdad.

 

ACCIDENTADO JUICIO A HUSSEIN

 

05 de diciembre 2005

 

El juicio contra el depuesto líder de Irak, Saddam Hussein, fue reanudado este lunes en la capital, Bagdad, aunque poco después se retiró el equipo de la defensa, se llamó a un cuarto intermedio y horas más tarde se retomó la actividad.

 

Tras una agria discusión sobre la legalidad de la corte y la presencia de abogados extranjeros, la defensa optó por dejar la sala y se llamó a un cuarto intermedio.

El corresponsal John Simpson de la BBC, dijo que Hussein gritó "¡por qué no nos ejecutan de una vez!" poco antes que se levantara la sesión.

Horas después fue reanudada la actividad.

El ex presidente y otros siete hombres son acusados del asesinato de unos 150 chiitas en la localidad de Dujail en 1982.

Hussein se declaró inocente. Si es hallado culpable, podría ser ejecutado.

Las dos citas anteriores del juicio contra el ex líder iraquí fueron suspendidas pocas horas después cuando el equipo de la defensa se quejó de que no podrían presentar su caso de forma apropiada.

El proceso fue afectado por el asesinato de dos de los abogados de la defensa.

Se espera que este nuevo llamado a sala dure al menos tres días.

 

Legitimidad desafiada

 

Corresponsales en Bagdad destacaron que los jueces que presiden el juicio esperan poder iniciar el proceso este lunes.

Sin embargo, el equipo de la defensa -que ahora incluye al ex secretario de Justicia de Estados Unidos, Ramsey Clarke- indicó que antes quiere desafiar la legitimidad del proceso.

También exigirán medidas de seguridad adicionales para los abogados de Hussein.

Unos 11 testigos serán llamados para que describan la masacre de Dujail, que, según la acusación fue orquestada por Hussein.

Antes de reanudarse el juicio este lunes, uno de los cinco jueces se retiró del caso porque uno de los acusados pudo haber estado involucrado en el asesinato de su hermano.

En la segunda sesión del juicio contra Hussein que se celebró el 29 de noviembre, declaró el primer testigo -quien está muerto-, juez y acusado volvieron a enfrentarse y todo el proceso se pospuso hasta diciembre.

A través de un video se pudo conocer el testimonio del ya muerto ex miembro de la inteligencia iraquí Wadah Ismaul al-Sheik, quien investigó el intento de asesinato en contra de Hussein en 1988.

Ese intento de asesinato supuestamente desencadenó en la masacre de Dujail.

La sala donde se celebra el juicio fue especialmente construida en lo que se conoce como Zona Verde de Bagdad.

 

Hussein desafiante

 

Como en su primera aparición en el juicio, el ex presidente de Irak se mostró desafiante.

El ex presidente se quejó porque -según él- los guardias estadounidenses le hicieron subir cinco pisos por escaleras y le quitaron los grilletes justo antes de entrar a la sala.

Las réplicas y contra réplicas entre juez y acusado no cesaron.

Hussein, exasperado, dijo además que los guardias habrían retenido sus elementos para tomar apuntes y los culpó por no haber podido firmar unos documentos de la corte.

El juez respondió que "alertaría" a los guardias, lo que no fue suficiente para el acusado.

"Por favor juez, yo no quiero que usted los alerte, yo quiero que usted les ordene. Ellos están en nuestro país. Usted tiene la autoridad, usted tiene la soberanía (...) Usted es iraquí y ellos son occidentales, invasores y nos ocuparon. Usted tiene que ordenarles", dijo Hussein.

 

SÓLO YO DEBO SER CONSIDERADO RESPONSABLE POR LAS ACCIONES DE MI GOBIERNO

 

En una de sus declaraciones más dramáticas durante el juicio que se le sigue, el ex presidente de Irak, Saddam Hussein, se dirigió al tribunal que lo juzga para señalar que sólo él debe ser considerado responsable por las acciones de su gobierno.

 

01 de marzo 2006

 

Al finalizar un segundo día consecutivo de audiencias, Hussein, de 63 años, pidió la palabra para plantear la limitación de responsabilidades y pedir al tribunal que, en consecuencia, no se acuse a nadie más.

Saddam Hussein y otros siete de sus cercanos colaboradores están acusados de ser responsables por la muerte de 148 personas en la población de Dujail.

Horas antes, el tribunal había examinado los certificados de defunción de las casi 100 personas que habían muerto en la horca, tras ser encontrados culpables de intento de asesinato a Hussein, en 1982.

 

Dujail

 

Los jueces también recibieron evidencia de las órdenes de desplazamiento de los familiares de los condenados, enviándolos al desierto después de que sus casas fueron tomadas por las autoridades.

El ex hombre fuerte de Irak admitió haber arrasado con sus propiedades pero no reconoció ninguna orden de darles muerte.

Tras señalar que sólo él era responsable de las acciones de su gobierno, Hussein insistió en que no había hecho nada malo.

Precisó que las ejecuciones habían sido el resultado de hallarlos culpables de intento de asesinato.

 

Postergado

 

"Yo soy Saddam Hussein. Yo estaba a cargo del país. Y sólo porque las cosas han cambiado no voy a decir que otra persona fue responsable", añadió en otro momento.

El juez suspendió las audiencias hasta el próximo 12 de marzo, para dar tiempo de decidir si el tribunal acusa también al ex ministro del Interior, Saadoun Shaker, tal como lo pide la parte acusadora.

El juicio empezó en octubre de 2005 y hasta el momento se han escuchado a 26 testigos contra Saddam Hussein.

Los acusados hasta el momento han rechazado todos los cargos.

 

SE REANUDA EL JUICIO A HUSSEIN

 

El juicio al ex presidente iraquí Saddam Hussein se reanudó este miércoles con el ex gobernante acusando al actual ministro del Interior de la matanza y tortura de miles de personas.

 

5 de abril 2006 / BBC.mundo.com

 

Según el corresponsal de la BBC en Bagdad, John Simpson, la acusación de Hussein contra el ministro de Interior representa la voz de los sunitas, muchos de los cuales se sienten molestos por el predominio de los chiitas en el actual gobierno.

El funcionario, Bayan Baqir Jabr Solagh, ha sido acusado de violaciones a los derechos humanos bajo el nuevo gobierno iraquí.

Su aparición en el tribunal se produce un día después de que se anunciara que el ex mandatario será acusado de genocidio contra la población kurda del país, por hechos ocurridos en la década de los 80.

En este nuevo proceso, Hussein y otras seis personas enfrentan cargos criminales por las acciones de la llamada campaña de Anfal, en la que -según grupos defensores de derechos humanos- habrían muerto unos 180.000 civiles.

 

Firmas "adulteradas"

 

Por otro lado, el ex presidente dijo que los testigos que han participado en el proceso recibieron sobornos.

"Fueron sobornados y les dijeron lo que tenían que declarar", señaló Hussein, según publicó la agencia AFP.

El ex líder iraquí pidió que un organismo internacional examine las firmas en documentos utilizados en el juicio, incluyendo una orden donde él presuntamente aprueba sentencias de muerte contra individuos acusados de haber organizado un intento de asesinato en su contra.

Algunos de los otros implicados que ya han testificado también declararon que sus firmas fueron adulteradas.

Todos los acusados rechazan los cargos que se les imputan.

Durante los seis meses que ha durado el juicio, por primera vez Hussein está siendo interrogado directamente por la fiscalía.

 

SADDAM HUSSEIN ACUSA AL MINISTERIO DE INTERIOR DE MATAR MILES

 

Por: Mussab al-Khairalla / 6 de abril 2006

 

BAGDAD (Reuters) - El derrocado presidente de Irak, Saddam Hussein, acusó al nuevo Ministerio del Interior chiíta de matar y torturar a miles de ciudadanos, en su exposición ante el tribunal el miércoles.

Los árabes sunitas, que dominaban el país durante el gobierno de Saddam, acusan al ministerio de manejar escuadrones de la muerte y el ex mandatario afirmó que ahora ese grupo sectario es el "que mata a miles en las calles y los tortura."

Saddam, que podría enfrentar la pena de muerte en la horca, se mantuvo desafiante un día después de que la corte anunciara que enfrentaría nuevos cargos de genocidio contra la población de etnia kurda a finales de la década de 1980.

Cuando el juez le pidió que se abstuviera de hacer comentarios políticos, Hussein respondió con sarcasmo.

"Usted le tiene miedo al ministro del Interior, pero él no asusta ni a mi perro".

El juicio fue aplazado hasta el jueves.

Saddam podría enfrentar otro juicio el próximo mes, lo que potencialmente llevaría a un extenso y complejo proceso legal en un país donde la mayoría de la gente quiere superar un pasado sangriento y tener un futuro libre de derramamientos de sangre sectarios que han creado temores a que haya una guerra civil.

Los políticos iraquíes y los funcionarios de la corte están enviando señales confusas acerca de si Saddam será ejecutado si se lo encuentra culpable en uno de los juicios, o si antes debería ser juzgado por nuevos cargos en otro proceso.

Los últimos sucesos insinúan que las posibilidades de acelerar los procedimientos son escasas.

 

Gritos

 

El presidente del tribunal, Raouf Abdel Rahman, y una de las abogadas de Saddam, Bushra Khalil, tuvieron varios intercambios acalorados que terminaron con la expulsión de la corte de la defensora del ex presidente iraquí.

Los guardias la acompañaron afuera después de que alzara lo que parecía ser una fotografía de un grupo de detenidos en la prisión de Abu Ghraib, dirigida por Estados Unidos, que fuera escenario de un escándalo en el 2004 por abusos contra los reclusos.

"Esto es lo que los estadounidenses hicieron a los iraquíes en Abu Ghraib," gritó la abogada libanesa.

Saddam, cuya palabra fue ley en Irak durante décadas, parecía inmutable ante lo que sucedía, sentado en el estrado diciendo al juez: "No era necesario que usted hiciera eso."

Saddam, que aún se refiere a sí mismo como el presidente de Irak, también desafió al fiscal en jefe, Jaafar al-Moussawi, un miembro de la comunidad musulmana chiíta. Saddam es acusado de torturar y depositar en fosas comunes a integrantes de grupos chiítas.

"Si quiere meter a la ballena en la red, cosa que no creo que quiera, tiene que decir la verdad," le dijo a Moussawi.

"No se enoje conmigo. Soy mayor que usted y tengo un mayor rango y mejor historia y aún así no estoy enfadado."

Moussawi levantó las tarjetas de identificación plastificadas de jóvenes iraquíes quienes, según dijo, fueron ejecutados por órdenes de Saddam. Nombres como Mahdi Hussein, de 14 años, y Fouad al-Aswady, de 15.

Saddam se negó a firmar documentos y argumentó que sólo un tribunal internacional podría impartir justicia y denunció al Ministerio del Interior, mientras era interrogado por primera vez.

El ministro del Interior, Bayan Jabor, es una figura odiada entre los sunitas, que lo acusan de iniciar una guerra sectaria contra ellos y permitir a las milicias chiítas dirigir escuadrones en su contra con impunidad. El funcionario niega todas las acusaciones.

El ex presidente iraquí era el único acusado en la cámara, en la que cuestionó la legitimidad del tribunal e instó a los ciudadanos a levantarse contra las fuerzas de ocupación estadounidenses.

 

Acusaciones de genocidio

 

Saddam y siete acusados están incriminados por un episodio donde perdieron la vida 148 musulmanes chiítas después de un ataque fallido contra la vida del ex mandatario en la ciudad de Dujail en 1982.

Los fiscales esperan que el caso de Dujail tenga una sentencia rápida porque los cargos son menos complicados que otros como el genocidio. Pero el juicio ha enfrentado muchos contratiempos, incluidas la renuncia del presidente del tribunal y la muerte de dos abogados defensores.

El tribunal dijo el martes que Saddam enfrentaría cargos de genocidio contra los kurdos, que lo acusan de matar a más de 100.000 personas y destruir miles de pueblos en la campaña de Anfal a finales de la década de 1980.

Saddam se involucró en una pelea verbal con el juez, cuya imparcialidad ha sido cuestionada porque es un kurdo de la aldea de Halabja, donde las fuerzas de Saddam fueron acusadas de matar a 5.000 personas en un ataque con gas venenoso en 1988.

 

MATAN A TERCER ABOGADO DE HUSSEIN

 

Uno de los principales abogados defensores del ex presidente iraquí, Saddam Hussein, fue asesinado en la mañana del miércoles en Bagdad.

 

Junio 21 / 2006
 
La televisión iraquí identificó a la víctima como Khamis al-Obeidi, representante legal de Hussein y de su medio hermano Barzan Ibrahim en el complejo proceso judicial que los juzga por la presunta matanza de civiles chiitas, en 1982, en la aldea de Dujail, a unos 60 kilómetros de Bagdad.
"La policía encontró el cuerpo de al-Obeidi en una rotonda en el barrio de Ur (Bagdad)", dijo un funcionario del ministerio iraquí del Interior a la agenda de noticias AFP.
La policía iraquí dijo que al-Obeidi había muerto de un disparo.
Por otra parte, funcionarios del tribunal dijeron a la agencia noticiosa AP que el abogado había sido asesinado después de ser secuestrado de su casa en la capital iraquí por hombres que vestían uniformes policiales.
 
Piden ejecución

 
Al-Obeidi es el tercer abogado defensor de Hussein y los siete coacusados que es asesinado desde que se inició el juicio por la matanza de Dujail.
El pasado 8 de noviembre, dos de los abogados fueron tiroteados cuando se desplazaban en su vehículo, pero sólo uno de ellos murió.
El mes anterior, otro de sus compañeros había sido secuestrado y asesinado.
Durante su declaración final el lunes, el equipo de la acusación pidió la pena máxima para Saddam Hussein, argumentando que tanto el ex presidente como dos de los coacusados deberían morir en castigo por los crímenes presuntamente cometidos.

Los jueces tendrán que dar un veredicto después de escuchar la argumentación final de la defensa, planeada para el 10 de julio. Está previsto que el juicio concluya el mes próximo.

 

HUSSEIN EN HUELGA DE HAMBRE

 

22 de Junio 2006

 

Saddam Hussein y algunos de sus ex colaboradores detenidos siguen una huelga de hambre para protestar por el asesinato de Jani al Obeidi, uno de los abogados del depuesto presidente iraquí.

''Saddam Hussein rechazó su almuerzo hoy [jueves]”, declaró el portavoz de la administración penitenciaria estadounidense en Irak, el coronel Keir-Kevin Curry.

 

ABOGADO DE HUSSEIN: "NO HA CONFESADO NINGÚN CRIMEN"

 

08 de septiembre 2006 (EFE)

 

El ex presidente iraquí Saddam Hussein no ha confesado que ordenara matanzas en el país ni que se masacrara a los kurdos, aseguró hoy, miércoles, su representante legal, Jalil al-Duleimi.

El letrado divulgó un comunicado en este sentido para refutar las declaraciones hechas dos días atrás por el actual presidente iraquí, el kurdo Yalal Talabani.

El mandatario aseguró a la televisión local iraquí que el derrocado dictador había admitido algunos crímenes y que merecía morir "veinte veces porque intentó matarme a mí veinte veces".

"No ha habido ningún tipo de confesión de parte del presidente y ninguna de las investigaciones a este respecto le involucran de alguna manera", subrayó Al-Duleimi en una nota enviada desde Bagdad a la oficina de EFE en Ammán.

En relación con las posibles filtraciones del curso de la investigación supuestamente llegadas a oídos de Talabani, el abogado advirtió que si los rumores son ciertos, el juez que las haya realizado debe ser cesado.

"Si es cierto que un juez ha comentado algo de la investigación a Talabani, debe entonces dimitir", indicó.

Además, criticó la actitud del nuevo presidente de la República, quien "no debe hacer declaraciones de un proceso que debe mantenerse en secreto para asegurar su limpieza.

"No es posible celebrar un juicio justo y honesto en este tipo de atmósfera, porque parece que el veredicto se ha apalabrado por adelantado. Es inútil ejercer la defensa", denunció Al-Duleimi, quien visitó a Sadam Husein el pasado lunes.

La semana pasada, el Tribunal especial que juzgará al ex presidente iraquí, anunció que el primero de los procesos arrancará el próximo 19 de octubre, solo cuatro días después del polémico referéndum sobre la Constitución.

Sin embargo, Sadam no tiene aún equipo legal que le defienda, después de que su familia decidiera prescindir del grupo de abogados árabes y no árabes que se habían ofrecido para hacerlo.

Según fuentes jordanas, Raghad, la hija mayor del ex presidente, busca ayuda legal en Londres.

 

DECLARACIÓN DEL TRIBUNAL DE BRUSELAS

 

31 de diciembre 2006

 

Declaración del Tribunal de Bruselas ante la ejecución del Presidente Saddam Hussein

[...] El tribunal, orquestado por EU, que sentenció al Presidente Saddam Hussein no tiene fundamento legal.

[...] El Presidente Saddam Hussein es un prisionero de guerra cuya situación está protegida por la legislación internacional.¹ Además, es el Presidente legítimo de la República de Irak. La ocupación estadounidense no puede ejecutarle legalmente. Saddam no puede ser ejecutado legalmente según la constitución de Irak de 1990, que sigue vigente a pesar de la imposición ilegal de una constitución iraquí permanente escrita por Estados Unidos.

[...] Que EU invadiera ilegalmente Irak y estableciera un proceso político ilegal y un gobierno iraquí colaboracionista sólo agrava la violación de los derechos personales y de soberanía del Presidente Saddam Hussein y la afrenta al conjunto de Irak.

[...] La invasión de la República de Irak, liderada por EU, fue ilegal y no puede legalizarse por la ejecución del legítimo Presidente de Irak. La ocupación es ilegal y no puede sobrevivir por la comisión de nuevas atrocidades.
 
La burla de la Ley
 
El Tribunal Supremo iraquí que firmó la sentencia de muerte del Presidente Saddam Hussein es una farsa no sólo porque está sustentado en la ilegalidad (los poderes ocupantes, de acuerdo con la legalidad internacional, tienen expresamente prohibido modificar el sistema judicial de los Estados ocupados);2 el juicio en sí mismo destaca en la historia judicial por el alto número de irregularidades del proceso y por las violaciones del derecho internacional.

Esas violaciones incluyen, a menudo con efectos permanentes, la imposición estadounidense de la cesura en los procedimientos judiciales; la ocultación de pruebas a la defensa; la expulsión de la sala a los abogados de la defensa y el arresto domiciliario de los abogados defensores; el impedimento a que el equipo de abogados defensores tuviera comunicación con sus defendidos; la increíble falta del imparcialidad de los jueces del tribunal; la abierta interferencia política en la selección de los miembros del tribunal y los prejuicios del tribunal, así como las declaraciones del mismo mediante declaraciones realizadas por reconocidas figuras políticas, incluyendo a George Bush, declarando el avance hacia, o exigiendo, la ejecución; la sustitución de cuatro de los cinco primeros jueces elegidos; la falta de igualdad de medios entre la fiscalía y la defensa; la no aceptación de pruebas clave de la defensa, especialmente las mociones que discutían la competencia y la legalidad del tribunal; las violaciones de los principios básicos de un juicio justo y lo establecido por la ley internacional humanitaria;3 la violación de la ley iraquí;4 la intimidación de testigos; la imposibilidad de garantizar la seguridad de los abogados defensores, lo que ha costado la vida a tres de ellos.

El Tribunal Supremo iraquí, creado por Paul Bremer, nunca ha sido nada más que un tribunal títere dirigido por EU.

 
La verdad sobre este tribunal
 
Desde el primer día, este tribunal no ha sido más que una cortina de humo; un intento de establecer un velo de legalidad a la invasión ilegal de un Estado soberano. Desde el primer día, la conclusión final, la ejecución ilegal del legítimo Presidente iraquí, ha sido un hecho. La única cuestión era cuándo.

Como termina el 2006, EU está desesperado: la derrota militar sobre el terreno, la larga derrota política y moral. La ocupación está preparando inaugurar el año 2007 con un bombardeo de atrocidades, que incluye, el asesinato del legítimo Presidente de Irak. Esto, como el resto de las atrocidades cometidas por EU en Irak, no conllevará que EU y sus criminales aliados impongan en Irak un futuro que es contrario a los intereses fundamentales del pueblo iraquí.

[...] Los Estados están obligados a proteger la legalidad internacional y a enfrentarse a los actos que la menoscaben. La legalidad internacional es el árbitro y el último garante de la paz en el mundo. Cuando los Estados no pueden, o no consiguen, protegerla, o cuando actúan con determinación para destruirla, es obligación de los ciudadanos de cualquier parte oponerse a la tiranía global mediante la acción directa.

[...] La ejecución de Saddam Hussein constituye un crimen de guerra contra un individuo y contra un Estado [y] presta una ilusión de legalidad a actos ilegales, tanto a la ejecución del legítimo presidente de Iraq como a la invasión y a la destrucción de Iraq. La ejecución de Saddam no sería más que una declaración de la muerte del derecho internacional perpetrada por el gobierno criminal de Bush y sus aliados.

Si la ejecución del Presidente Saddam Hussein no lleva a una guerra internacional o global, sí siembra sus raíces [...]

Notas

1. En enero del 2004, el Gobierno estadounidense reconoció oficialmente al Presidente Saddam Hussein su condición de prisionero de guerra. Según el artículo 3 de la IV Convención de la Haya de 1907, “[...] las Fuerzas Armadas de las partes en conflicto pueden ser combatientes y no combatientes. En el caso de captura por parte del enemigo, ambos [combatientes y no combatientes] tienen derecho a ser tratados como prisioneros de guerra. La III Convención de Ginebra, relativa al tratamiento de los prisioneros de guerra de 1949, ampara los Derechos Humanos en lo relativo a la seguridad de la persona, al respeto a su privacidad, al tratamiento humano y a un juicio justo. A la luz de la legalidad internacional, no se puede establecer ningún procedimiento que afecte de forma negativa a los derechos de las personas. (Véase el artículo 7 de la IV Convención de Ginebra relativa a la protección de los civiles en tiempos de guerra).

2. Véanse los artículos 43 y 55 de la IV Convención de La Haya sobre leyes y costumbres de guerra en tierra de 1907; los artículos 54 y 64 de la IV Convención de Ginebra relativa a la protección de los civiles en tiempos de guerra de 1949.

3. Artículos 70 y 65 de la IV Convención de Ginebra relativa a la protección de civiles en tiempos de guerra de 1949; artículo 14 de la Convención internacional sobre derechos civiles y políticos. Este artículo exige que los tribunales se tienen que establecer de acuerdo a la ley vigente en el país [antes del conflicto].

4. El Tribunal Supremo iraquí no es conforme a derecho según la legislación iraquí porque viola principios básicos de la ley internacional de derechos humanos a las que están sometidas las autoridades iraquíes, de acuerdo con el artículo 44 de la Constitución iraquí de 1990. Además, el tribunal se constituyó violando la sección IV, artículos 60 y 61, de la constitución iraquí y de la Ley sobre Organización judicial en relación al establecimiento de procesos judiciales, ley que fue ilegalmente anulada por Orden Nº 15 de 22 de junio de 2003 de la Autoridad Provisional de la Coalición.

 

EJECUTADO SADDAM HUSSEIN

 

2 de enero 2007

 

Por: LAUREN FRAYER / Associated Press

 

BAGDAD - El primer ministro Nuri al-Maliki ordenó el martes investigar la ejecución de Saddam Hussein, luego que se difundieran clandestinamente imágenes del ex dictador siendo insultado y humillado por sus verdugos momentos antes de su ahorcamiento.

El video registrado en la cámara de un teléfono celular contiene audio en el que algunos testigos se burlan de Saddam, quien les responde tildándoles de pusilánimes. El video apareció en la televisora Al Yazira y en la internet el sábado por la tarde, horas después que Hussein fue ahorcado.

Sami al-Askar, asesor político cercano a Al-Maliki, dijo el martes a The Associated Press que el líder iraquí había "ordenado la formación de un comité investigador en el Ministerio del Interior para identificar quién coreó las consignas dentro de la cámara de ejecución y quién grabó las imágenes y las envió a los medios de comunicación".

El video fue especialmente controversial no sólo porque las consignas irrespetuosas pueden escucharse claramente, sino también porque muestra el momento de la muerte de Saddam cuando se abrió la compuerta del patíbulo y él quedó colgando, con los ojos abiertos y el cuello torcido dramáticamente hacia su derecha.

La cinta oficial de la ejecución carece de sonido y no presenta el momento de la muerte del ex líder.

Munqith al-Farun, un fiscal iraquí cuyo trabajo fue declarar a Saddam Hussein culpable de genocidio, era uno de un pequeño grupo de testigos de la ejecución y defendió el derecho de Saddam a morir en paz.

Dijo que sabía que "dos altos funcionarios... traían sus teléfonos celulares consigo (al momento de la ejecución). No se permitía entrar con celulares".

La ejecución de Hussein y la forma en que se realizó han provocado enojo entre los sunís, que han salido a las calles para realizar protestas en su mayoría pacíficas en enclaves sunís en todo el país.

El lunes, una multitud de dolientes sunís en Samarra marchó hasta un santuario chií dañado por una bomba, y los guardias y la policía les permitieron entrar al lugar sagrado cargando una representación de un ataúd y fotos del ex dictador.

La manifestación se efectuó en la mezquita del Domo Dorado, destruida por una bomba plantada por extremistas sunís hace 10 meses. El ataque del 22 de febrero en el recinto religioso generó la actual serie de atentados entre sunís y chiís, en forma de secuestros, asesinatos y atentados con bomba todos los días.

 

EL MOMENTO FUE ELEGIDO

 

EL CAIRO, Egipto, 31 de diciembre 2006 (DPA/AFP)

 

La reacción en el mundo árabe por el ahorcamiento de Saddam Hussein / Polémica porque se llevó al cabo durante la celebración islámica del Sacrificio / “El momento fue elegido para dañar a árabes y musulmanes”, afirma HAMAS / Imágenes de la ejecución pueden azuzar la ira y la humillación

 

El video completo de la ejecución de Saddam Hussein, ahorcado el sábado en Bagdad, circulaba ayer por Internet. De una duración de 2 minutos y 38 segundos y de una calidad mediocre, la cinta habría sido grabada con un teléfono celular. (AFP)

En el mundo árabe la ejecución del ex dictador Saddam Hussein generó en muchos lugares cólera e indignación, aunque en la mayoría de los casos la reacción fue el silencio.
El elemento más polémico fue la elección de la fecha, al inicio de la celebración islámica del Sacrificio o Eid Al Adha.

En Arabia Saudita, un comentarista de la agencia estatal SAP criticó el hecho de que el juicio haya sido en su opinión político y que las acusaciones no estuvieran lo suficientemente investigadas.

Cuando se realizó la ejecución de Saddam en la horca, en Arabia Saudita casi tres millones de personas participaban en La Meca y en Medina en la peregrinación anual de los musulmanes.

En los territorios palestinos, el gobierno del grupo radical islámico HAMAS calificó el ahorcamiento de “atentado político criminal”.

“El momento fue elegido para dañar a árabes y musulmanes”, afirma en un comunicado.

Por su parte, el Parlamento palestino, también dominado por HAMAS, habló de un “crimen terrible”.

Varias facciones palestinas homenajearon al ex presidente iraquí en señal de duelo. Entre muchos palestinos Saddam era considerado un héroe porque en la primera Guerra del Golfo en 1991 atacó a Israel con varios cohetes Scud.

También el Ministerio del Exterior egipcio criticó el momento en que se llevó a cabo la ejecución. No se tuvieron en cuenta los sentimientos de los musulmanes durante la actual peregrinación a La Meca, que constituye “un momento de perdón”, firmó.

El ex hombre fuerte de Irak es empujado hacia la horca, la soga al cuello: las imágenes del ahorcamiento de Saddam Hussein no tienen precedentes en el mundo árabe, donde corren el riesgo de azuzar la ira y la humillación, estiman analistas.

El sentimiento es exacerbado por la elección de la fecha de la ejecución, ya que el ex Presidente iraquí, derrocado en el 2003 por una invasión liderada por Estados Unidos, fue ahorcado al amanecer del sábado, el primer día del Eid al Adha, la fiesta musulmana del Sacrificio.

Esta celebración conmemora el gesto de Ibrahim (Abraham) que, según el Corán, estaba a punto de matar a su hijo Ismael obedeciendo una orden de Dios, cuando éste le envió un cordero para sacrificar en lugar de su hijo.

“Saddam fue llevado (al cadalso) por la fuerza como un cordero a la espera de ser sacrificado”, estimó Emad Gad, analista político del centro de Estudios Estratégicos de Al Ahram, en Egipto.

“El principal problema es que la ejecución tuvo lugar en la mañana del Eid al Adha”, agregó. “Esto provocará cólera y humillación entre la gente, hayan apoyado a Saddam o no”.

“En general, en la región, la gente ya es antiestadounidense. Estas imágenes aumentarán ese sentimiento”, apuntó.

 

ENTERRADO SADDAM HUSSEIN

 

BAGDAD, Irak, 31 de diciembre 2006 (AP/EFE/AP/DPA/AFP)

 

El lugar donde fue enterrado Saddam está a unos tres kilómetros de las tumbas de sus hijos Odai y Qusai en el cementerio principal de Awja. "Recibimos el cadáver", expresó el jeque al-Nidá. (AP)

"¿Bush y Blair siguen?", preguntan con mantas los manifestantes paquistaníes que ayer repudiaron la ejecución de Saddam. (AP)

Miles de iraquíes se congregaron el domingo en la población natal de Saddam Hussein, donde el líder depuesto fue sepultado en un recinto religioso 24 horas después de haber sido ejecutado en la horca.

Decenas de familiares y dolientes, algunos de ellos llorando y gimiendo, asistieron a la inhumación de los restos poco antes del amanecer en Awja, una población cercana a Tikrit, a unos 130 kilómetros al norte de Bagdad. Algunos se arrodillaron ante su tumba, cubierta por una bandera. Un retrato enmarcado de Saddam fue colocado en una silla cercana.

"Condeno la forma en que fue ejecutado y considero que fue un crimen", manifestó Salam Hassan al-Nasseri, un hombre de 45 años que integraba en clan de Saddam y asistió al entierro.

Mohamed Natiq, estudiante universitario de 24 años, expresó que "el camino del nacionalismo árabe inevitablemente está cubierto de sangre".

"Dios ha decidido que Saddam Hussein tenga este final, pero su marcha y su curso no terminarán", dijo Natiq.
La policía bloqueó el sábado el ingreso y la salida a Tikrit por cuatro días.

Pero a pesar de las medidas de seguridad, algunos hombres salieron a las calles con fotografías de Saddam y efectuaron disparos al aire, pidiendo venganza.

El lugar donde fue enterrado está a unos tres kilómetros de las tumbas de sus hijos Odai y Qusai en el cementerio principal de Awja, una pequeña localidad en las afueras de Tikrit. Los dos hijos y un nieto de Hussein fueron abatidos en julio del 2003 durante un combate con las fuerzas estadounidenses en Mosul.

"Recibimos el cadáver de Saddam Hussein sin ningún tipo de complicación. Hubo cooperación del Primer Ministro y del director de su oficina", expresó el jeque al-Nidá, en declaraciones al canal estatal de televisión Al-Iraqiya.

"Abrimos el ataúd de Saddam. El estaba limpio y envuelto según la tradición islámica. No vimos ninguna marca que no fuera natural en su cadáver".

Los iraquíes amanecieron el sábado con las imágenes de televisión que mostraban a dos guardias iraquíes encapuchados colocándole la soga al cuello de Saddam. Horas después surgieron imágenes de Hussein discutiendo con testigos de su ejecución antes de que el piso de la horca fuera removido y colgara de la soga.

Con banderas negras y las tradicionales tiendas de campañas, que las familias musulm de duelo levantan para recibir las condolencias de parientes y amigos, recordaban hoy miles de palestinos en Cisjordania y Gaza la memoria del ex Presidente iraquí Sadam Husein.

En las ciudades cisjordanas de Jenín y Belén fueron habilitadas esas tiendas y centenares de residentes se manifestaron en una jornada lluviosa de invierno en homenaje al líder iraquí, que durante los años del primero y el segundo levantamiento palestino ("intifada") contra la ocupación israelí solía donar sumas de dinero a las familias de los muertos y de los heridos.

Además, una facción del partido Baath hasta ahora desconocida declaró como Presidente Legítimo de Irak a Izzat Ibrahim, quien fue Vicepresidente durante el régimen de Saddam Hussein y que ahora se encuentra prófugo.

La declaración fue distribuida en Amán en la filial jordana del partido Baath, al que pertenecía Hussein, donde docenas de personas vinieron a dar sus condolencias por la muerte del ex Presidente.

"En el nombre de La Junta de Ciudadanos de Bagdad, juramos lealtad al general Izzat Ibrahim al-Douri como el Legítimo Presidente de Irak y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas", decía el comunicado.

Sobre Ibrahim pesa una recompensa de 10 millones de dólares, y no se le ha visto desde la caída del régimen de Hussein en abril del 2003. Se cree que encabeza a miembros del partido Baath que participan en la insurgencia iraquí.

Asimismo, al menos diez personas murieron y otras 15 resultaron heridas hoy en un atentado con coche bomba en Bagdad, según aseguraron testigos.

También, el avión de la compañía griega Olympic Airlines (OA), que aterrizó de emergencia el domingo al alba en Irlanda tras una alerta de bomba en nombre de Saddam Hussein, recibió el visto bueno para su despegue después de que la policía procediera a su registro sin encontrar rastros de explosivos.

 

AHORCADOS DOS COLABORADORES DE HUSSEIN

 

BAGDAD, Irak, 15 de enero 2007 (REUTERS / EFE).- Dos colaboradores de Saddam Hussein fueron ahorcados el lunes, antes del amanecer, informó el gobierno iraquí.

Pero pese a sus esfuerzos por evitar el alboroto que produjo la ejecución del ex Presidente hace dos semanas, la noticia de que la cabeza del medio hermano de Hussein enfermo de cáncer fue arrancada del cuerpo durante la ejecución horrorizó a los críticos internacionales y generó la ir entre los sunitas.

Consciente de la indignación internacional que se produjo al conocerse las burlas contra Saddam, registradas en una filmación clandestina cuando el ex Presidente era ejecutado, el portavoz de gobierno Ali al-Dabbagh dijo que no hubo "violación de procedimiento" en las ejecuciones del medio hermano de Hussein, Barzan Ibrahim al-Tikriti, y del ex juez Awad Hamed al-Bander.

Sin embargo, abogados de la defensas y políticos de la minoría árabe sunita expresaron su enfado por el destino de Barzan, que alguna vez fue el temido jefe de inteligencia de Saddam, y también hubo escepticismo y críticas para el gobierno iraquí en el mundo musulmán.

Funcionarios del gobierno exhibieron a los periodistas un video de la ejecución de los colaboradores, vestidos con trajes naranjas en el patíbulo y con la soga alrededor de sus cuellos. Ambos hombres lucían atemorizados antes de que se les pusieran capuchas.

No hubo alborotos en la cámara de ejecución; aparentemente la misma donde Saddam fue ejecutado el 30 de diciembre.

Al igual que Saddam, Bander murmuró la declaración de fe musulmana "no hay más Dios que Alá" antes de su muerte.

Barzan, de 55 años, pareció temblar levemente. Cuando la trampilla se abre, la cabeza de Barzan es arrancada de su cuerpo y cae sobre un charco de sangre bajo la horca, mientras el ex juez Iwad al-Bander cuelga en una cuerda a su lado.

Funcionarios de gobierno dijeron que no pretendían presentar la filmación al público.

Bassam al-Husseini, asesor de gobierno, dijo en una rueda de prensa que el daño en el cuerpo de Barzan fue un "acto de Dios". Durante el juicio por crímenes contra la humanidad por la matanza de 148 chiítas de Dujail, un testigo dijo que los agentes de Barzan ponían a las personas en moledoras de carne.

En el caso de la muerte en la horca, los verdugos tienen que calcular la longitud de la cuerda según el peso del condenado debería ser lo suficientemente larga para asegurar que al ejecutado se le rompa el cuello, pero no tanto como para que la fuerza decapite al convicto.

Saleem al-Jibouri, un sunita miembro de alto rango del Parlamento, dijo que el cuerpo de Barzan pudo estar debilitado por el cáncer que sufría.

El yerno de Barzan lanzó un insulto sectario contra el gobierno a través de la cadena de televisión Al Jazeera: "En cuanto a su decapitación, este es el rencor de los Safavids", sostuvo, utilizando los términos históricos para referirse a los chiítas con lazos con Irán.

"Ellos han venido a Irak sólo por venganza", declaró Azzam Salih Abdullah, de Yemen. "Que Dios maldiga su democracia", agregó.

Las ejecuciones se realizaron a las 03:00 hora local (00:00 GMT) en el mismo antiguo complejo de la policía secreta donde Saddam fuera ejecutado el 30 de diciembre, informó un colaborador del primer ministro Nuri al-Maliki.

Funcionarios intentaron imponer censura a los medios durante algunas horas, pero la noticia se filtró.

Los dos colaboradores de Sadam Hussein ahorcados el lunes fueron enterrados horas después de su muerte en un jardín fuera del mausoleo del ex Presidente, quien fue ejecutado dos semanas atrás.

Abdullah Jubara, vicegobernador de la provincia de Salahaddin, dijo que los cuerpos de Barzan Ibrahim al-Tikri, el medio hermano de Hussein, y del ex juez Awad Hamed al-Bander, fueron entregados a autoridades locales tras arribar a una base militar estadounidense.

Los dos ataúdes envueltos en banderas iraquíes fueron llevados a Awja, el pueblo en las afueras de Tikrit donde nació Hussein.

Varios cientos de dolientes se reunieron en el mausoleo, donde aún podían verse flores y fotografías sobre la tumba de Hussein.

Los dos cuerpos fueron lavados y preparados para el entierro, como indica el ritual, y luego depositados en el jardín fuera del musoleo mientras se decían oraciones y se leía el Corán.

La confirmación del gobierno de que la cabeza de Barzan se desprendió del cuerpo a la altura de la nariz enfureció a quienes participaban del entierro.

Algunos corearon consignas contra el gobierno, acusándolo de ser "agentes de Irán", el país chiíta vecino a Irak que despierta sospechas entre los sunitas árabes iraquíes.

El hijo de Bander se encontraba entre los dolientes en el funeral, junto con el gobernador y vicegobernador de la provincia de Salahaddin y el jefe de policía local.

Algunas personas dispararon al aire para mostrar su ira por las ejecuciones.     Como establece la tradición musulmana, los cuerpos fueron enterrados menos de 24 horas después de la muerte, que ocurrió a las 03:00 hora local (00:00 GMT).

Las críticas a la pena de muerte se sucedieron hoy en el mundo, tras la ejecución de dos colaboradores del ex presidente iraquí Sadam Husein.

Para Rusia, la ejecución de Al Tikriti y Al Bandar, como la de Saddam Hussein, no ayuda a estabilizar la situación en Irak.

Francia reafirmó una vez más su oposición a la condena a muerte.

También el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, de visita en Roma, dijo que, "por una cuestión de principio, la UE está en contra de la pena de muerte”.

El primer ministro italiano, Romano Prodi, reiteró que Italia está "en contra de la pena de muerte".

El Gobierno español lamentó las ejecuciones de Al Tikriti y Al Bandar.

El ministro irlandés de Asuntos Exteriores, Dermot Ahern, se declaró "perturbado" por las "horripilantes" circunstancias que rodearon la ejecución de los dos colaboradores de Saddam.

El Vaticano subrayó su oposición a la pena capital, al considerar que no es la solución a los problemas en Irak, y señaló que el ahorcamiento de los colaboradores es un "cruel justicialismo".

En el mundo árabe, el Comité de Ulemas Musulmanes, máxima autoridad sunita en Irak, señaló que "hay indicios de que quienes llevaron a cabo la ejecución se han desviado de lo que es legal y legítimo (y la han convertido) en una expresión de venganza".

Amnistía Internacional calificó de "brutal violación del derecho a la vida" el ahorcamiento de dos colaboradores de Saddam Hussein y advirtió de que las autoridades iraquíes han perdido la oportunidad de que los acusados pagaran debidamente por sus delitos, "a través de un juicio justo y sin recurso a la pena de muerte”.

 

MANIPULACIONES MACABRAS

 

Por: Jorge Gomez

 

Mientras la ejecución en la guillotina de Luis XIV y María Antonieta, reyes de Francia, se asume como parte de los costos de la Revolución Francesa, el fusilamiento del zar Nicolás II y la zarina Alejandra por los bolcheviques es considerado un crimen horrendo, apenas se recuerda el fusilamiento de Nicolae y Elena Ceausescu, en una plaza de Bucarest.

 

Apresados en la Nochebuena de 1989, en Rumania, un país cristiano, la pareja fue ejecutada el día de Navidad. Entre la captura, el juicio y el fusilamiento trascurrieron 18 horas.

La publicidad recibida por el ahorcamiento de Saddam Hussein, un hecho bárbaro, aun sin el video macabro, no es casual ni gratuita, sino un argumento más para calumniar a los árabes, desprestigiar al Islam, escarmentar y tratar de dar credibilidad a una trágica farsa judicial.

Es poco creíble que la "filmación no autorizada", el traspaso de las imágenes a la televisora árabe y su emisión al aire, pudieran realizarse al margen de las autoridades de ocupación, tampoco es probable que Estados Unidos que derrotó, acorraló y apresó a Saddam Hussein, cuya custodia no delegó un solo instante, se haya desentendido de la ejecución, precisamente el momento cumbre de tan vasta operación.

En el fondo de la hipócrita reacción oficial en Europa y los Estados Unidos, se percibe la idea de que, si bien se trata de un exceso, el asunto carece de importancia por haberse cometido en la persona de un criminal, hecho que finalmente justifica el castigo.

Con la ejecución de Saddam, se abrió un paréntesis en la terrible historia que comenzó cuando fríamente, el segmento de la elite del poder cobijado en la administración Bush, decidió aprovechar las provocaciones y torpezas del gobernante iraquí para, mediante burdas mentiras, engañar y manipular a la opinión pública norteamericana y del mundo entero, invadir Irak, masacrar a su pueblo, reactivar odios ancestrales y provocar en el Medio Oriente un baño de sangre, que convierte en insignificantes las degollinas de los cruzados y los pases a cimitarra ejecutados por las huestes de Saladino.

Hussein ha pasado a engrosar una lista que comienza a alargarse desde que Estados Unidos convirtió en una regla, incluso jurídicamente justificada, la persecución de los gobernantes de los países a los que ataca militarmente.

En 1989 invadieron Panamá, capturaron a Noriega, que fue trasladado a territorio norteamericano donde fue juzgado y cumple condena. Antes, en 1983 Maurice Bischop, Primer Ministro de Granada fue asesinado durante la invasión a su país y en abril de 2001 por exigencias norteamericanas, el ex presidente serbio, Slobodan Milosevic fue entregado al Tribunal Penal Internacional de La Haya, donde en extrañas circunstancias, falleció en el 2006.

A propósito del macabro show de Bagdad, se han recordado otros que forman parte de turbias estampas americanas: Si bien Saddam no era inocente, sí lo eran, según John Meter Altgeld, el gobernador de Illinois, que anuló la sentencia a los mártires de Chicago cuya muerte dio origen a la celebración del Primero de Mayo y Sacco y Vanzetti, ejecutados en 1927 y exonerados cincuenta años después por el gobernador de Massachusetts, Michael Dukakis.

Los Estados Unidos no pueden alegar inocencia ni ignorancia, tampoco lavarse las manos. Las culpas de Saddam Hussein serán olvidadas mucho antes que el ensañamiento de sus verdugos.

Valora este artículo
(0 votos)
Admin

Aliquam erat volutpat. Proin euismod laoreet feugiat. In pharetra nulla ut ipsum sodales non tempus quam condimentum. Duis consequat sollicitudin sapien, sit amet ultricies est elementum ac. Aliquam erat volutpat. Phasellus in mollis augue.

Sitio Web: www.youjoomla.com

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.