Al día

13
Agosto

El presidente Barack Obama -como ha sido ampliamente divulgado y anunciado por el propio mandatario- dispuso el reinicio de las acciones militares por parte de las fuerzas intervencionistas de Estados Unidos sobre el territorio iraquí. Los bombardeos ya han comenzado y se utiliza como pretexto la protección de una pequeña minoría Kurda, asediada por los terroristas del llamado “Estado Islámico” que en su avance han agredido y expulsado de sus territorios a otros grupos étnicos y religiosos que habitan al Norte del país ocasionando ya una verdadera catástrofe humanitaria que tiende a crecer.

La realidad, sin embargo -según aprecian numerosos observadores y medios de prensa, incluidos estadounidenses- es que Obama se ve obligado a actuar y enviar de nuevo a la fuerza aérea intervencionista por cuanto los elementos del Estado Islámico se acercaban peligrosamente a la ciudad de Erbil -capital del Kurdistán y sede de este gobierno autónomo muy vinculado y comprometido con Estados Unidos desde la invasión del 2003- donde radican un consulado yanqui y un comando conjunto con las fuerzas iraquíes.

12
Agosto

El presidente Barack Obama ordenó el pasado viernes los ataques en Irak con aviones cazas y no tripulados, en una guerra no declarada contra las milicias suníes del Estado Islámico, EI, que mantienen bajo control una extensa región en el Norte iraquí.

Los presidentes de EU parecen destinados a incluir durante su período de mandato una guerra, declarada o no, en alguna región del planeta. Un informe del Servicio de Investigación del Congreso de EU registra centenares de acciones bélicas en ultramar entre 1798 y 2010, entre ellas sólo 11 guerras declaradas.

Estas se libraron contra Gran Bretaña en 1812. Contra México en 1846, guerra que rindió la mayor expansión por la anexión de los territorios que hoy ocupan Texas, Nuevo México, Colorado, Arizona, Utah, Nevada y California. Contra España en 1898 para arrebatarle sus colonias (Cuba, Puerto Rico y Filipinas) en el Caribe y el Pacífico. Contra Alemania y Austria-Hungría, en la I Guerra Mundial en 1917 y contra Japón, Alemania e Italia en 1941 y contra Bulgaria, Hungría y Rumania, en la II Guerra Mundial en 1942.

12
Agosto

El famoso cineasta norteamericano, Oliver Stone, afirmó que las aspiraciones de Estados Unidos de dominar el mundo podrán conducir a una catástrofe internacional e insistió en que no detendrá sus esfuerzos para destruir Rusia, China e Irán, y si es necesario recurrirá a soluciones militares, incluida la guerra.

En sus cáusticas declaraciones, el director de la afamada película “Pelotón” aseguró que el rostro intimidador de Washington ha quedado al descubierto sin alejarlo “de la más terrible suerte” que le espera en Europa del Este. Señaló además que Israel destruye la confianza de Washington en la mayor parte del mundo civilizado al apoyar con armas el “bárbaro baño de sangre de Gaza”.

Entre tanto se agudiza la guerra en Irak ante la brutal embestida del grupo insurgente Estado Islámico (conocido antes como ISIS), con estrechos vínculos con Al Qaeda. En otros países de Medio Oriente como Siria, Libia, y Líbano los conflictos se recrudecen, lejos de solucionarse.

11
Agosto

Días atrás un cable de Associated Press informaba que la USAID, la Agencia Internacional de Estados Unidos para el Desarrollo), había enviado a Cuba, como turistas, a un grupo de jóvenes de diversos países latinoamericanos con el objeto de promover la politización y la rebeldía de la, según esa agencia, “apática juventud cubana” e identificar “actores potenciales del cambio social.” (1) La iniciativa se adoptó en Octubre del 2009, seis días después de que las autoridades de la Isla arrestaran a Alan Gross, un supuesto experto en cuestiones de desarrollo que, como contratista de la USAID, introdujo ilegalmente tecnologías informáticas en Cuba. Gross había sido recomendado para hacer esa tarea por el Comité Judío Americano y enviado a la Isla con el aparente propósito de ayudar a la comunidad judía cubana a conectarse a Internet.

El reclutamiento y envío del grupo de jóvenes a Cuba es tan sólo uno de los múltiples programas clandestinos que la Casa Blanca utiliza para promover el “cambio de régimen” -un eufemismo utilizado para evitar hablar de “subversión constitucional” o “sedición”- en Cuba y que se lleva a cabo en más de un centenar de países bajo el paraguas de organizaciones de pantalla como la USAID, la NED (el Fondo Nacional para la Democracia) y un sinnúmero de ONGs o instituciones de diverso tipo, presuntamente interesadas en la promoción de los derechos humanos, el cuidado del medio ambiente y el desarrollo. Al igual que en el caso de Gross, la USAID apeló a la tercerización para encubrir su involucramiento en esta operación y contrató a una firma internacional basada en Washington, Creative Associates, que opera en 85 países ofreciendo asesoría y asistencia a programas de desarrollo. Seguramente que de pura casualidad es la misma compañía que, haciendo honor a su nombre, intentó crear una red de mensajes de texto con el nombre de “ZunZuneo”, que intentaba ser una suerte de “Twitter cubano” para favorecer actividades ilegales en la Isla. Para ejecutar la actual misión encomendada por la USAID la citada empresa subcontrató a su vez los servicios de Fernando Murillo, el jefe de una ONG de derechos humanos de Costa Rica, la FOGI (Fundación Operación Gaya Internacional) quien dirigió el ilegal operativo. De este modo los jóvenes cubanos no tenían como saber que quien estaba detrás de esta iniciativa era el gobierno de los Estados Unidos, que desde el 1º de Enero de 1959 ha hostigado y agredido sin pausa a Cuba. La larga mano del imperio actuaba a través de una compleja cadena de mediaciones que la invisibilizaban por completo.