Al día

21
Octubre

La excelente idea de olvidarnos del Halloween y de otras  tantas costumbres anglosajonas, y en su lugar dar más importancia a nuestras “costumbres” y “raíces mexicanas”, hizo que yo en lo personal me sintiera “mas Mexicano” y ello me llevo a desempolvar los 16 libros de “México a través de los Siglos” de Editorial Cumbre, para saber de una vez por todas como diablos fue que los “gringos” nos quitaron “a la  brava”  la mitad de nuestro  hermoso territorio nacional, y la historia versa como sigue:

Una vez declarada la independencia de México de los Españoles en 1824, los norteamericanos reconocieron nuestra independencia pero viendo el desorden que imperaba  mandaron al embajador Poinsett para negociar con el gobierno mexicano que les vendieran Texas ó Nueva California, pedido que el gobierno mexicano  rechazo tajantemente, por lo que los “gringos” tomarían a partir de entonces nuevos métodos.. para lograr su fin.

En aquel entonces Texas  era un estado  muy rico, pero casi despoblado,  por lo que su territorio se anexo a Coahuila y así se formo el estado de “Coahuila y Texas”, sin embargo los intereses gringos por Texas seguían firmes, y en  1829 los texanos se sublevaron y proclamaron su idea de independizarse de México.

En el acto las autoridades Mexicanas sofocaron las insurrecciones,  pero al paso de los años y dadas las épocas turbulentas  por las que  México pasaba, hizo que los texanos agarraran más fuerza en sus ideas independentistas.,

El General Santa Anna decidió apagar estas insurrección de raíz y el 28 de Nov del 1835  inicia los preparativos para salir de la capital rumbo a Texas. Los mexicanos hartos ya de Santa Anna sabían de las locuras que podría hacer, pero los animaba la idea de que Santa Anna se “inhabilitara” por si solo ( se muriera)  con lo que se quitarían de encima  a ese “ahuizote” (persona molesta y repudiada).

Previamente el 28 de octubre  de 1835 el general Ugartechea derrotaba a 600 Anglo-americanos  cerca del presidio de “El Alamo” mientras que el general Martín Coss era derrotado y hecho prisionero en San Antonio.

Para entonces Lorenzo Zabala un funesto mexicano separado del gobierno y dueño de grandes extensiones en Texas, toma parte  en la lucha apoyando la independencia de los texanos  y ellos lo nombran diputado en la convención de Austin.

En la convención de Washington, Richard Ellis en su calidad de presidente declara  la independencia de Texas el 2 de Marzo del 1836, asistiendo Zabala como diputado por Texas. El 16 de nov  de 1836 muere Zabala a un año de habérsele retirado  la nacionalidad mexicana.

Mientras se preparaba el prólogo de una sangrienta guerra México-americana el gobierno Mexicano da orden de que  no se paguen sueldos, nóminas, pensiones  ni créditos, y que  todos los impuestos vayan a la manutención de  las tropas.

Las tropas insurrectas de los angloamericanos estaba pertrechadas en el Alamo y hasta allí llegó Santa Anna  para tomarlo  el  6 de marzo del 1836, donde después de un sangriento sitio,  toma el Alamo y pasa por cuchillo a hombres, mujeres y niños (ese fue su mayor error) , pues desde entonces la frase “Remember the Alamo” (acuérdate del Alamo) enardecía al Texano mas pacífico,  al día siguiente Santa Anna quemó los 257 cadáveres. Mientras que sus bajas solo fueron 70 muertos y 300 heridos.

Los periódicos norteamericanos dijeron que Santa Anna  había masacrado a los soldados americanos, degollando sin piedad incluso a los que se habían rendido. Allí mismo murieron los generales americanos Bauwie y Travis.

Richard Ellis presidente de la convención texana convoco a todos los  Norteamericanos para que los apoyaran contra el tirano (México) que encadenaba la libertad de sus compatriotas.

El General Sam Houston jefe de los rebeldes Texanos, derrota finalmente a Santa Anna en la batalla de San Jacinto; esto debido al exceso de confianza de Santa Anna  que dormía tranquilo  confiando en que tenía “aterrorizados” a los insurrectos.

La batalla no hubiera sido de trascendencia si no es porque Santa Anna fue tomado prisionero  después de que había huído con su caballo herido, y aunque iba disfrazado de civil, el general Sam Houston lo reconoció al ver la cara de estupor de todos los soldados mexicanos cuando lo vieron llegar prisionero  disfrazado de civil.

Santa Anna acobardado y falto de los deberes de un general  y de un patriota , y  pensando  más en sí mismo que en su país,  dio órdenes a su segundo Vicente Filisola  que retirara todas las tropas de Texas y  se volvieran con  rumbo a México. El 14 de mayo del mismo año Santa Anna firmó un convenio con el que se comprometía a no volver a  tomar las armas contra el pueblo de Texas y a retirar a sus hombres..... Y  olvidándose del artículo 5º se comprometió a devolverles  a los Texanos a todos los esclavos negros que habían huido rumbo a México, olvidándose de que el congreso de 1831 había  reprobado previamente la solicitud americana de que les devolvieran a los esclavos  negros que huyeron hacia México.

Asi mismo dijo que haría las providencias para que el congreso mexicano reconociera la independencia de Texas, y que jamás volverían a atentar contra ellos. Y no contento con eso,  celebró un tratado de amistad y un convenio económico con los texanos, que aclaraba que ningún mexicano podría pasar jamás..... más allá del río bravo.

Santa Anna confiado de que con eso lo dejarían en libertad, todavía se despidió de los texanos diciéndoles: ...Me consta que son valientes,  contad siempre con mi amistad y gracias por las consideraciones que me prestaron durante mi arresto.....Pero para su desgracia el general Green molesto por su  inminente libertad ,  recordó a los texanos   las atrocidades que había hecho en el Alamo (Remember the Alamo), y  Santa Anna fue nuevamente  encadenado y mandado a una mazmorra, desde donde mandó una  humillante carta al presidente de los Estados Unidos donde manifestaba haber llegado con 6000 Mexicanos a territorio texano y reconocía haber perdido la batalla, y pedía en la misma que lo dejaran en libertad . Tan humillante fue la misiva  que el mismo General Andrés Jackson presidente de los Estados Unidos , quedó indignado de tanta bajeza.

El gobierno Mexicano al saber de tantos “seudo-tratados” firmados por Santa Anna, en los convenios de Puerto Velazco del 14 de mayo de 1836, desconoció  no solo “los tratados” sino hasta al mismo Santa Anna, y dio órdenes a don Juan José Andrade comandante de Coahuila y Texas de  proseguir la lucha contra los texanos.

Ante los hechos el gobierno de Estados Unidos aceptó por unanimidad el 20 de Julio de 1836 la independencia de Texas y en el acto les mandó 2 millones de pesos en ayuda económica  y 10 000 hombres de apoyo militar  con la “excusa” de que eran para que se defendieran de la tribus bárbaras de la zona,  después de lo cual miles de norteamericanos se trasladaron a Texas para asentar sus reales, sabedores de las grandes riquezas que  allí había ,  y en poco tiempo  el despoblado Texas estaba totalmente poblado.

Desde aquel entonces los Norteamericanos deseaban un pretexto para invadir México y anexar de ser posible a las estrellas de la bandera norteamericana los estados de Durango Zacatecas y San Luis Potosí. Su codicia no tenia límites, sobre todo conociendo la debilidad de los mexicanos tras tantas amargas luchas, por la independencia de los españoles y por las batallas contra los texanos.

Pasaron los años y Texas seguía  sintiéndose independiente, por lo que el gobierno Mexicano declaró que si Texas se anexaba a los Estados Unidos, en ese momento México entraría en guerra contra ellos , y fue el 3 de Julio de 1945 cuando el gobierno Norteamericano embarcó tropas rumbo a Texas, y el 4 de julio la declaro  oficialmente “incorporada” a los Estados Unidos,  por lo que en el acto el gobierno Mexicano declaró que su territorio (Texas) había sido invadido por los Estados Unidos, considerándose por lo tanto en guerra con ellos.

El gobierno Mexicano  dirigiría la guerra para restaurar los antiguos límites de México reconocidos por Estados Unidos en los tratados de 1828 y 1836.

El 14 de sept. de 1845 el congreso nombra como presidente a   José Joaquín de Herrera y lo autoriza a pedir un préstamo por 15 millones de pesos  destinado a llevar a cabo la guerra de Texas. En contra parte el gobierno Norteamericano manda tropas a defender Texas  ante  una  probable “invasión”  Mexicana a su  nuevo territorio.

El 30 de abril de 1846 la infantería mexicana atravesó al río bravo al mando de los generales Ampudia y Arista. Tras una  dura batalla , el general Ampudia tenía ya derrotado al general  Brown  en Palo Alto y solo esperaba al día siguiente para negociar la rendición, cuando en otro frente  el general Taylor ataca a Arista con 3000 hombres  y Ampudia  tiene que olvidarse de la  rendición de Taylor  para  salir a toda prisa a apoyar a Arista.

Durante los 2 años de guerra con los Estados Unidos se sucedieron en el poder Mexicano 6 presidentes.

El 6 de Marzo de 1847... El general Zacarías Taylor avanza sobre México  y derrota a Santa Anna en la batalla de la Angostura, mientras tanto  Nuevo México es invadido por las tropas de Kearnay, quien toma después su capital... Santa Fe.

En febrero de 1846 el capitán  Freemonse se introduce a California, pidiéndole permiso al general Castro  so pretexto de una expedición científica. Cuatro meses después Freemonse toma “Sonoma” y proclama la independencia de California.

A principios de marzo de 1847 desembarcan en Veracruz las tropas norteamericanas  al mando del general Winfield Scott. Las tropas de Veracruz estaba al mando de Juan Morales y después de una larga batalla Veracruz capitula  en San Juan de Ulua el 29 de marzo de 1847, y en el acto  se quita la bandera Mexicana para ponerse  en su lugar la norteamericana,   quedando todos sus habitantes como prisioneros de los soldados del general  Scott.

Santa Anna se molestó por  la actitud de los militares que claudicaron en Veracruz , y mas con las condiciones  que firmaron  en su rendición, pero nadie menos que el, podía hacer reproches después  de que su mala memoria lo hacía olvidarse de que el mismo había firmado algo peor con David Burnet en puerto Velazco el 14 de mayo de 1836 confirmando no solo su rendición sino que nuestras tropas evacuarían el territorio de Texas.

Al tiempo el general Worth ocupó Perote, mientras los generales Patterson y  Twiggs ocuparon Jalapa.

Días más tarde el general Santa Anna fue derrotado en Cerro Gordo.

Con la salvedad de las fechas seguiré mi relato....Scott marcha sobre la capital y ataca Chapultepec con cañones durante el día y  parte de la noche, bajando la moral de los soldados del castillo a tal grado que el batallón de Toluca desertó casi totalmente. Ante el hecho, Santa Anna dijo que no tenía caso aglomerar  más soldados en el castillo exponiendolos a los cañonazos de Scott.

Durante la noche siguiente las deserciones fueron en aumento y al amanecer  ya solo había en la cumbre del castillo unos 200 hombres  desmoralizados por la actitud de sus amigos.

A las 6 de la mañana del 13 de sept. de 1847 y con la falta de apoyo de los soldados mexicanos  fue tomado el castillo de Chapultepec,  mientras que  los últimos disparos de la defensa fueron hechos por los alumnos del colegio militar. Juan de la Barrera, Juan Escutia, Agustín  Melgar, Francisco Marques, Fernando Montes de Oca y Vicente Suarez nuestros famosos “niños héroes”.

Ocupado el castillo, Scott dejo allí parte de la división del general  Pillow e hizo avanzar sobre la ciudad  a sus demás divisiones. El general José Mal. Castro salió a la defensa de los arcos de Belén pero después de una cruenta batalla tuvo que replegarse ,  mientras que Santa Anna enojado por el hecho,  culpó  de todo  al general Terrez, cometiendo la indignidad de  cruzarle la cara con 3  chicotazos , luego de deshonrarlo públicamente arrancándole  su espada y sus galones ......tiempo después en un consejo de guerra  el General Terrez fue absuelto de todo cargo.

Santa Anna abandonó la ciudad  de México en una cobarde huída,  y al igual lo hicieron la mayoría de los miembros del ayuntamiento, dejando la ciudad indefensa ante el invasor.

En la mañana del martes 14 de septiembre de 1847 el capitán Roberto del regimiento de rifleros enarboló en el palacio nacional de México la bandera de los Estados Unidos.

El 16 de septiembre de 1848  y en el límite de su descrédito el general Santa Anna renuncia como presidente de México en la villa de Guadalupe. Tiempo después trató de cambiar su imagen deteriorada organizando “escaramuzas”  contra los invasores, mismas que jamás llegaron a nada. El 7 de octubre de 1948 se le conminó a dejar el mando en manos del general Manuel Rincón mientras él esperaba consejo de guerra, para ser juzgado por los errores cometidos bajo su mando, y que llevaron a la toma de la capital Mexicana.

El 15 de diciembre  de 1948 el general Scott declaró que el país seguiría ocupado hasta que este pidiera la paz, y el 31 de Dic del mismo año, Scott  prohibió  que los mexicanos  pagaran impuestos a las autoridades Mexicanas y fijó las nuevas contribuciones para el gobierno invasor,  colectando  para él,  parte de los  impuestos que se hacían al oro y a la plata.

Como ultimátum para alejarse de México, los Estados Unidos exigieron extender los límites de su país hasta Nuevo México y la Alta California, por un  irrisorio precio compensatorio de  20 millones de pesos, pagaderos en abonos.

Por fin a las 6 de la tarde del jueves 2 de febrero de 1848 se firmó en Guadalupe el tratado de paz que lleva su nombre (Guadalupe  Hidalgo), donde México perdió además de Texas, los  terrenos comprendidos entre el río nueces y el río bravo,  a mas de todo el territorio de Nuevo México y la alta California... y así en una guerra tan estúpida como desorganizada  perdimos  nosotros la mitad de nuestro valioso y querido territorio nacional .

A las 6 de la mañana del 12 de junio de 1848 se izó nuevamente en la capital de nuestro país la bandera de México, de un México dolido, de un México cansado, de un México herido, de un México indignado........ por estos hechos y por muchos otros mas, yo en lo personal, no volveré a festejar fiestas anglosajonas (Halloween) y en lo sucesivo pondré más interés y más atención por el  México que amo y por sus milenarias tradiciones.

 

(Tomado de los archivos de discrepando)

21
Octubre

El pueblo venezolano se pregunta, porqué la festinada posición de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) de no reconocer el triunfo del chavismo en las elecciones regionales del pasado 15 de octubre, tampoco el triunfo electoral para elegir a la Asamblea Nacional Constituyente, llevado a cabo el pasado 30 de julio, acto democrático y absolutamente constitucional, cuyo objetivo fue parar por la vía pacífica y legal las acciones terroristas y violentas, dirigidas, organizadas y ejecutadas por miembros y ciertos dirigentes de la MUD, que provocó, entre los meses de abril a junio, la muerte de un centenar de ciudadanos y cientos de heridos, todos ellos víctimas de una brutal barbarie llevada a cabo en nombre de la democracia.

La respuesta no es compleja, sencillamente un sector de la oposición venezolana está cumpliendo a pie juntillas el plan de intervención militar diseñado por Estados Unidos, que no es nuevo, ni es noticia, porque desde que el comandante Hugo Rafael Chávez Fría, en 1999 asumió, democráticamente y por la vía electoral la presidencia, con el apoyo del pueblo y de las Fuerzas Armadas y decidieron declarar el carácter revolucionario bolivariano y socialista del Estado venezolano, la gran potencia del Norte, vio en peligro sus intereses y la imposibilidad de continuar explotando las enormes reservas minero energético y otras riquezas que tiene este territorio, además de no poder disponer de un enclave estratégico en el Sur del continente. Venezuela le resulta de gran importancia a Estados Unidos, porque con un gobierno cipayo, unido a Colombia, controlarían la orinoquia y la amazonia, y así tendrían en su poder el control de la segunda reserva mundial de agua potable.

Para la ejecución de ese plan intervencionista, Washington tuvo el apoyo inmediato de la oligarquía venezolana, que manejaron el poder en ese país andino por muchos años y procedieron a crear nuevas estructuras políticas, como Primero Justicia entre otras, para dejar atrás las arcaicas, corruptas y desprestigiadas organizaciones que firmaron el pacto de Punto Fijo. Esas estructuras con nuevas figuras fueron las ejecutoras del fracasado golpe de Estado en abril del 2002 contra el presidente Chávez.

El actual plan intervencionista de Estados Unidos comenzó con las maniobras político-diplomáticas que favorecieran una intervención militar en Venezuela, puesta en marcha por el Secretario General de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, quien se empleó a fondo para buscar la aprobación del Consejo Permanente de la OEA y aplicar la “Carta Democrática” utilizando falsos argumentos sobre la violación de derechos humanos, la libertad de expresión, la victimización de los victimarios y calificar de dictadura al gobierno democrático y legítimamente elegido del presidente Nicolás Maduro Moro, entre otras acusaciones. Tanto en el Consejo Permanente como en la 47 Asamblea General de la OEA, celebrada en Cancún, México, en junio del corriente año, dicha propuesta fue derrotada porque sólo 13 países de los 34 que componen este organismo multilateral votaron a favor.

La obsesiva conducta del señor Almagro por cumplir la orden del imperio lo ha llevado a solicitar la intervención militar en Venezuela al Jefe del Comando Sur, el almirante Kurt Tidd, en ocasión de la celebración de un evento latinoamericano promovido por el gobernador del Estado de Florida, y este almirante ante tal mensaje del Secretario General de la OEA, el pasado 6 de abril del año en curso declaró “que la situación en Venezuela podría acabar exigiendo una respuesta a nivel regional”, ello aclara cuáles son los reales planes imperiales para Venezuela: la intervención militar.

Este plan de Estados Unidos cuenta además con el apoyo de la derecha y extrema derecha latinoamericana, algunos gobiernos pro-norteamericanos en la región, como el ilegítimo, golpista y corrupto gobierno de Brasil, Argentina, Chile, Paraguay, Colombia, México y Perú entre otros, así como una campaña de la prensa hegemónica, nacional e internacional, brutal, manipulada y mentirosa, contra la Revolución Bolivariana de Venezuela y su presidente Nicolás Maduro Moro.

Es muy clara la posición de un sector de la MUD desarrollar acciones que provoquen un error o un desatino del gobierno bolivariano que facilite la intervención, es por eso, que siguen violando las leyes y simplemente desconociendo la voluntad popular y la democracia que ellos reclaman, como la de mantener a una Asamblea Nacional (AN) en desacató, desconocer la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) como el caso de los cinco nuevos gobernadores que acaban de ser elegidos el pasado 15 de octubre y que debieron ser juramentados por la ANC el pasado miércoles 18 y no se presentaron, ello provocará que no puedan asumir sus cargos y es allí donde no debe descartarse que la MUD convoque a las llamadas “marchas pacíficas” que siempre dejan muertos y heridos, sus famosas guarimba, pero en está ocasión se enfrentarán con la ley y con el respaldo de un pueblo que con más de 8 millones de votos, legitimó a la Asamblea Nacional Constituyente, máxima autoridad actualmente en Venezuela y se conjurará cualquier plan de intervención como el anunciado por el presidente Donal Trump.

19
Octubre

En un país con alta polarización política como Venezuela, la democracia es siempre rehén de la oposición. De obtener una victoria en las elecciones, la oposición amplifica los resultados. De recibir una derrota, grita haber sido víctima de un fraude.

Según los datos ofrecidos por Tibisay Lucena, presidenta del Consejo Nacional Electoral, (CNE), el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ganó 17 de las 23 gobernaciones, en las elecciones regionales del pasado 15 de octubre, mientras la opositora, Mesa de la Unidad Democrática, MUD, triunfó en 5, quedando el Estado Bolívar pendiente por asignar ganador.

Con una participación del 61.14% de 18 millones 99,391 electores habilitados para votar en 13,559 centros de votación, con 30,274 máquinas y 4,216 mesas de sufragios, la revolución bolivariana triunfó con el 54% de los votos, frente al 45% de la oposición.

Como era de esperarse, la oposición denunció “fraude” electoral. “No reconocemos los resultados anunciados hoy por el CNE”, declaró el jefe de la campaña de la MUD, Gerardo Blyde, tras conocer el resultado electoral, advirtiendo que llamará a acciones de calle en respaldo a las denuncias de “fraude”. “Exigimos auditoría total, cuantitativa y cualitativa, que no sea impuesta por el ente comicial de todo el proceso electoral con verificación internacional confiable”, reclamó, Angel Oropeza, portavoz de la MUD.

Sin embargo, el sector más extremista de la oposición, liderado por la ex diputada, María Corina Machado y el ex alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, fueron más lejos en su denuncia de “fraude”, exigiendo un cambio en la directiva de la MUD. Desde el anuncio de las elecciones regionales, ambos dirigentes ultraderechistas habían expresado su desacuerdo con que la oposición participara.

Por su parte el presidente Maduro declaró estar listo para suscribir el acuerdo que el gobierno venezolano y la MUD, trabajaron en República Dominicana días antes de las elecciones regionales. “Ya hay un camino recorrido. Anuncio que estoy listo para firmar el acuerdo de diálogo que se hizo en República Dominicana, 95% ya está. Estoy listo para firmarlo mañana”, anunció Maduro desde el Palacio de Miraflores.

Sobre la exigencia de auditorías al proceso electoral por parte de la MUD, como condición para reanudar el diálogo político con el gobierno, Maduro declaró: “¿Le quieren agregar la auditoría?, vamos a agregarla, estoy listo. ¿Quién propuso la auditoría?, yo. Somos nosotros los que hemos construido el sistema de auditoría del sistema electoral previa, durante y después de una elección”, recordó el mandatario venezolano.

Días antes de la votación, el experto electoral salvadoreño, Walter Araujo, anunció que los partidos opositores avalaron la confiabilidad del sistema electoral mediante 12 auditorías, suscritas por las organizaciones políticas desde al pasado 15 de agosto.

De momento la convocatoria electoral lejos de una oportunidad para que gobierno y oposición avanzaran en el diálogo, ha servido para profundizar la polarización política existente en Venezuela. Pero no fue sólo a nivel interno. Internacionalmente el impacto de las elecciones en vez de estimular la conciliación, alentó posiciones a favor y en contra de gobierno y oposición.

Mientras los presidentes de China, Rusia, Cuba, Nicaragua y Bolivia, felicitaron al presidente Maduro por su “victoria electoral”, Colombia pidió convocar a “elecciones generales supervisadas por observadores independientes”, haciéndose eco del rechazo hacia los resultados de las elecciones regionales del Departamento de Estado de EU, la OEA y la Unión Europea, UE.

18
Octubre

Los inquilinos de la Casa Blanca tienen por costumbre “designar” en Latinoamérica o el mundo a un “destacado” personaje denominado palanganero, quien debe arrodillarse más que cualquiera, y sin disimularlo, ante las órdenes de Estados Unidos para servir a los intereses imperiales en la Patria Grande, y a nivel internacional.

Todo evidencia que el mandatario de Argentina, Mauricio Macri, ha sido “nombrado oficialmente” por el actual jefe del régimen norteamericano, Donald Trump, para ese “ilustre” puesto, el cual ya fue ocupado por varios políticos de nuestra región, y de otros lares.

Si alguien desconoce el significado en buen castellano de palanganero puede remitirse a un simple diccionario, o preguntarle al expresidente del gobierno español José María Aznar, quien fungió esa “función” de manera “impecable” cuando el emperador de Washington era George W. Bush.

Aznar fue incluso condecorado por Bush por su extrema sumisión a Estados Unidos, al punto de prestar sus servicios para reclutar como carne de cañón a jóvenes militares en Nuestra América con el propósito de usarlos en la sangrienta invasión a Iraq.

Los “méritos” del exgobernante español como palanganero han sido innumerables, entre los que figuran otro despreciable cuando se inmiscuyó directamente en el frustrado golpe de Estado al líder histórico de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, en abril de 2012.

Pero concentrémonos ahora de Argentina, desde donde casualmente el expresidente Carlos Menem hizo similares “tareas”, y terminó entre rejas, como de seguro le ocurrirá a Aznar más temprano que tarde, y al propio Macri en el futuro.

El ahora mandatario argentino no solo ha transformado su país en un verdadero manicomio para sus conciudadanos con la restauración del neoliberalismo salvaje, la represión y la vuelta a las desapariciones, sino también, ordenado por Washington, en punta de lanza del imperio contra la independencia, la paz y la integración de la Patria Grande.

Macri, en cumplimiento de las instrucciones de su amo, se entromete en los asuntos internos de naciones soberanas como Venezuela, desmoronó el Mercado Común del Sur (Mercosur), y pretende torpedear la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que aboga por el consenso a favor de la distensión y la unidad en la región.

Y como si fuera poco, ahora el ocupante de la Casa Rosada autorizó, con el respaldo del Senado, la llamada operación “Cormorán”, la cual da luz verde al despliegue de tropas estadounidenses en Argentina, al igual que a maniobras castrenses conjuntas en noviembre venidero, en las que estarán involucradas además fuerzas de Brasil, Chile y Uruguay.

Diversos medios de prensa han revelado que los efectivos norteamericanos serán ubicados en las bases aeronavales de las ciudades de Trelew, en la provincia sureña de Chubut, donde fue desaparecido el joven Santiago Maldonado, y Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires, como también en zonas marítimas de la Patagonia.

Curiosamente, el nombre dado a la operación castrense, “Comorán”, corresponde a la de un ave acuática de apetito voraz capaz de diezmar grandes bancos de peces en las costas americanas y asiáticas, y que produce un excremento altamente corrosivo y contaminante.

Nada más que decir entonces. Con certeza Macri es el “designado” nuevo palanganero de Washington, en este caso de Trump, y su clara “misión” es desestabilizar Nuestra América y transformarla en otra área de conflicto en beneficio de los intereses de dominación del imperio, contrario a la Proclama de Zona de Paz suscrita por los 33 estados miembros de la CELAC en su II Cumbre celebrada en La Habana, Cuba, en 2014.