28
Octubre

Lo revelado por los archivos sobre el asesinato de Kennedy

Escrito por  Extractos de: Hispan TV / Le Nuevo Herald / BBC
Publicado en Al día

Planes para asesinar a presidentes y figuras controvertidas de la política mundial, inacciones de la CIA y el FBI para detener al sospechoso y conjuras sexuales se suman al enjambre de piezas que conforman desde hace décadas el todavía incompleto rompecabezas detrás del último asesinato de un presidente en la historia de Estados Unidos.

Aquí te mostramos algunas claves de los últimos documentos revelados.

 

LA CIA URDÍA PLANES PARA ASESINAR A FIDEL CASTRO

 

Expedientes desclasificados de los Archivos Nacionales de EE.UU. revelan los complots de la CIA para asesinar a Fidel Castro.

A través del sitio web de los Archivos Nacionales de EE.UU., detalles reveladores salieron a la luz, entre ellos reportes y memorandos de la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA, por sus siglas en inglés) sobre los intentos para asesinar al que fuera dirigente de Cuba (1959-2008).

Estos documentos son de dominio público desde que el pasado 21 de octubre, el presidente de EE.UU., Donald Trump, anunciara la publicación de más de 2800 archivos clasificados sobre la muerte del exmandatario estadounidense, John F. Kennedy (1961-1963), quien fue asesinado el 22 de noviembre de 1963 tras recibir varios impactos de bala en Dallas, estado de Texas, a manos de Lee Harvey Oswald.

Los expedientes también mencionan el programa que utilizó la CIA para escuchar las conversaciones en las embajadas de Cuba y la extinta Unión Socialista de Repúblicas Soviéticas (URSS) en la capital mexicana, ambas visitadas por Oswald en septiembre y octubre de 1963.

Asimismo, los planes de la CIA comprendían algún contacto con elementos del crimen organizado para efectuar el homicidio, y para tal efecto, la agencia estadounidense barajaba utilizar varios métodos como “el veneno, las píldoras de botulismo y el uso de grupos cubanos en el exilio”, según un informe de 1975.

De acuerdo con otro archivo de 1975, la CIA intentó asesinar al líder de la Revolución cubana en fechas tempranas como 1959 o 1960, al mismo tiempo que Washington comenzaba a orquestar los preparativos para la fallida intervención militar por Playa Girón, en la Bahía de Cochinos, efectuada en abril de 1961.

El mismo reporte revela que Robert Kennedy, hermano del expresidente asesinado y quien en aquel entonces era fiscal general de EE.UU., estaba al tanto de los planes de un complot que involucraba la contratación de un pistolero que dispararía contra Fidel Castro.

En la misma línea conspiratoria, otro memorando del Buró Federal de Investigaciones de EE.UU. (FBI, por sus siglas en inglés) del 26 de febrero de 1964, detalla los pormenores de una reunión en Florida en la que autoridades norteamericanas acordaron destinar 100.000 dólares con el objetivo de acabar con la vida de Fidel Castro, 20.000 más por el homicidio de su hermano Raúl, y la misma suma por el guerrillero cubano-argentino Ernesto ‘Che’ Guevara.

 

OPERACIÓN BOUNTY: CIA – RECOMPENSAS

 

Otro documento describe un esquema propuesto por el Pentágono llamado Operación Bounty, que buscaba derrocar a Castro, y estableció un sistema de recompensas financieras a los que mataran a "comunistas" cubanos.

Estos debían debían entregar a la CIA pruebas "concluyentes" del asesinato, como el carnet del partido del fallecido.

“La Operación Bounty establece un sistema de recompensas financieras, en consonancia con la posición y la estatura, por matar o entregar vivos a conocidos comunistas”, señala una investigación de 1975 sobre los planes de la CIA para derrocar o asesinar a Castro conocidos como “Operación Mangosta”.

El objetivo era “inducir a los ciudadanos cubanos a derrocar al régimen comunista cubano; presionar a los comunistas cubanos creando desconfianza y desunión”, señalaba la propuesta original del Pentágono presentada el 30 de enero de 1962 al general Edward Lansdale, quien coordinaba el grupo especial al frente de esa operación.

Por matar a un informante, se pagaría entre $5000 y $20,000, y por un jefe de departamento, hasta $57,000. Los comunistas extranjeros operando en Cuba eran más valiosos y su asesinato podría recompensarse con $97,000. Pero el premio gordo estaba destinado a quienes mataran a miembros del gobierno cubano, por los cuales se pagaría hasta medio millón de dólares.

 

 CAMPAÑA DE TERROR EN MIAMI

 

“Desarrollar una campaña de terror Comunista Cubana en el área de Miami, en otras ciudades e incluso en Washington”, señala el documento sobre la Operación Mangosta. “La campaña terrorista podría apuntar a los cubanos que buscan refugio en Estados Unidos. Podríamos hundir un bote con cubanos en ruta hacia la Florida (real o simulado)”.

En plena crisis de los misiles, en octubre del 1962, la CIA también consideró acciones como la voladura de un puente en Pinar del Río; un ataque a almacenes en el puerto de Isabela, en Las Villas; un ataque con granadas a la embajada de China en La Habana o incendiar tanqueros petroleros en la bahía de La Habana o de Matanzas.

 

ATENTADOS CONTRA OTROS LÍDERES

 

Pero aunque los intentos de asesinar a Castro son los que se mencionan con más frecuencia entre los archivos desclasificados, el nombre de otros líderes "incómodos" para Estados Unidos también se encuentran en los textos.

Según un "resumen de hechos" de 1975, la CIA también consideró matar al mandatario congoleño Patricio Lumumba (quien fue asesinado en 1961) y a Sukarno, el primer presidente de Indonesia tras la independencia.

Los recibos y las cuentas financieras de los proyectos clandestinos también muestran el pago de decenas de miles de dólares para financiar "actividades anticomunistas" y garantizar suministros y armas para la oposición a los gobiernos de Cuba, República Dominicana, Congo y Vietnam del Norte y del Sur.

 

LA LLAMADA MISTERIOSA

 

Uno de los hechos más misteriosos que aparece en los nuevos documentos es una llamada telefónica que asombró a un medio de comunicación y a una agencia de inteligencia del otro lado del mundo.

Según un memorando de la CIA al FBI, un periodista británico del diario Cambridge Evening News recibió una llamada anónima 25 minutos antes del asesinato de Kennedy en la que le dijeron que llamara a la embajada de Estados Unidos para recibir una "gran noticia".

"Después de recibir la noticia de la muerte del presidente, el periodista informó a la policía de Cambridge de la llamada anónima y la policía informó al MI5 (el servicio secreto británico)", señala el texto..

 

LAS "FIESTAS SEXUALES"

 

Varios de los archivos revelados ponen tintes sexuales a la investigación de la muerte de Kennedy.

Un memorando del FBI de 1960 relata la investigación de Fred Otash, un conocido detective de Los Ángeles, para encontrar a una "reconocida prostituta de Hollywood" quien, supuestamente, había organizado fiestas sexuales que involucraban al entonces senador John F. Kennedy; su cuñado, el actor Peter Lawford, y el popular cantante Frank Sinatra.

Otro de los textos alude al envío de una comunicación al entonces fiscal general Robert F. Kennedy, hermano del presidente, sobre la publicación de un libro que abordaría sus relaciones con la actriz Marilyn Monroe.

Sin embargo, de acuerdo con Sabato, más allá de estos matices, los nuevos archivos no aportan ningún nuevo detalle que brinde datos relevantes sobre uno de los mayores misterios de la política de Estados Unidos en el siglo XX.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.