08
Enero

“Madura Donald. Madura”

Escrito por  Pedro Díaz Arcia
Publicado en Al día

El vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden, en una reciente entrevista televisiva dijo al presidente electo del país, ante sus intempestivas amenazas: “Madura, Donald. Madura. Ha llegado el momento de ser un adulto”.

Pero ¿cómo lograrlo?

Por ejemplo, después de la reunión del viernes con los servicios de inteligencia estadounidenses, a los que una y otra vez acusó de parcialidad y negligencia, Trump reconoció la posibilidad de que el Kremlin haya hackeado un conjunto de “objetivos” en las elecciones en Estados Unidos, incluyendo al Comité Nacional Demócrata. Pero que no afectaron el resultado de la contienda del 8 de noviembre al no alterar las máquinas de votación.

Luego de haber criticado a quienes acusaban a Rusia de los hackeos y denunciar una “cacería de brujas política” organizada por sus enemigos internos al no referirse a supuestos hackeos de China, en 2014 y 2015, Trump dio marcha atrás y ahora dice sentir un “tremendo respeto” por la comunidad de espionaje de su país. Recordemos el urgente llamado que hizo a Moscú, en plena campaña, para que hackeara los correos electrónicos de los demócratas y lo apoyara en su aspiración a la Casa Blanca.

Por otra parte, en un acto inusual en la diplomacia tradicional, envió a través del Departamento de Estado un mandato para que todos los embajadores presenten su renuncia el día 20 de enero tan pronto jure el cargo en el Capitolio. Es común que ante una crisis de gobierno los ministros dimitan, para que el mandatario pueda nombrar un nuevo gabinete sin atender compromisos. Las relaciones internacionales, sin embargo, están muy lejanas al manejo de una empresa.

Sin dudas, también en este caso, el magnate tendrá que desandar pasos y renunciar al “show”. En definitiva, el procedimiento de aprobación de un Embajador en Estados Unidos corresponde al Senado. En tanto, Trump puede crear problemas en las relaciones bilaterales cuando exige, a los máximos representantes de la nación en el exterior, que justifiquen las razones por las cuales querrían continuar en el cargo. En un ejercicio de dignidad, ninguno debía aceptar el imperativo.

Mientras México, envuelto en una vorágine de violencia, recibe amenazas para que pague con fondos provenientes del TLCAN los gastos del muro, que insiste en construir en las fronteras con la nación vecina; en caso de que se renegociara el Tratado.

Además, Trump se ha dedicado a la apertura de nuevos frentes de fricción; tanto en Medio Oriente, como en Asia, Europa y América Latina.

En este ir y venir sobre sus “convicciones” radica uno de los mayores riesgos para Estados Unidos y para el mundo; al estar como Comandante en Jefe de la poderosa potencia, un insensato que valora la opinión ajena cuando responde a sus intereses.

Ante el llamado de Biden, quizás el equipo de transición de Trump logre ponerlo en una cámara especial y someterlo a un proceso de “maduración controlada”, mediante el uso del carburo de calcio, como se hace en algunos países para madurar frutas y engañar a los consumidores.

Pero la “madurez política” no se adquiere en un mercado. Por eso habrá que sufrir la incertidumbre de cada día, sin saber a ciencia cierta qué nos espera antes de un nuevo amanecer.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.