Al día

06
Enero

Según un artículo de The New York Times, la avalancha de noticias generada por Donald Trump, creo que en un éxtasis sedicioso, ha estremecido el “entendimiento del tiempo y la memoria de los estadounidenses” produciendo una “sobrecarga sensorial” que puede provocar la desaparición de la conciencia colectiva y la opinión pública.
Los temas se suceden como ráfagas de viento, se arrastran unos a otros, se confunden sin secuencia. Cuando tratamos de analizar las consecuencias de un desacierto, ya se ha producido otra decena con mayor o menor entidad, pero como “torbellinos sin solución”; hechos que marcarían hitos en el país se registran en la superficie de algún inventario y pasan de largo. ¿En qué página olvidada quedó el tiroteo de Las Vegas; o el de la iglesia de Texas? En esta vorágine alguien dijo que “nada importa durante el tiempo suficiente”.
En una curiosa sugerencia, el viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Riabkov, quien calificó de injerencista el anuncio de Estados Unidos de convocar una reunión del Consejo de Seguridad para abordar las protestas callejeras en Irán, recomendó a los funcionarios estadounidenses que aprendan el “abecedario de la diplomacia”; pues la protesta de Washington nada tiene que ver con las funciones del órgano ni con la Carta Magna de la ONU.
Para Riabkov se trata de un intento deliberado por socavar el Plan de Acción Integral Conjunto, concertado en 2015 entre Teherán y el sexteto de negociadores internacionales sobre el acuerdo nuclear del país persa. Moscú se mantendrá firme en su posición de que este pacto no será sometido a corrección alguna.
La agenda la ocupa ahora el libro del periodista Michael Wolff que sacó de sus casillas al magnate. Fragmentos adelantados de la obra ya dieron inicio a la batalla contra Steve Bannon. El magnate se indignó al conocer sus declaraciones contenidas en “Fuego y Furia: Dentro de la Casa Blanca de Trump”, que lo describió como alguien que no estaba preparado para el cargo.
Al referirse a la reunión de varios miembros del equipo de campaña de Trump con personalidades rusas cercanas al Kremlin, Bannon aseguró a Wolff que los investigadores del Departamento de Justicia, que investigan la presunta colusión con Moscú, iban a partir al hijo mayor de Trump “como un huevo en la televisión nacional”.
De guía espiritual e ideológico y su principal estratega, Bannon ocupa el sitial de uno de sus principales enemigos. No será el único, pues hay mucha tinta en el tintero.
Wolff escribe que antes de la elección, Mike Flynn, ex asesor de Seguridad Nacional, fue advertido por amigos que no era bueno aceptar 45,000 dólares de los rusos para dar un discurso. “Bueno, sólo sería un problema si ganamos”, dijo. Pero Trump ganó a su pesar y la verdad salió a la luz para males de Flynn, Comey y otros tantos.
El libro hace alusión a las fobias de Trump; además, a la intención del ambicioso yerno del presidente, Jared Kushnev, para que Ivanka Trump se convierta en la primera presidenta de Estados Unidos. Pareciera que la locura se apoderó del clan, presidido por un “jodido idiota” como lo calificó el multimillonario australiano, nacionalizado estadounidense, Rupert Murdoch.
Adentrarnos en el libro será como entrar en un laberinto en el que es difícil hallar la salida…si la tiene.

06
Enero

El reciente anuncio, el pasado 2 de enero, del frente guerrillero Nuevo Ejército del Pueblo (NEP), en Filipinas, bajo el mando del comandante Jaime Padilla, dando por terminada la tradicional “tregua” de Navidad, trajo a la superficie la más antigua y menos conocida “guerra de liberación nacional” en Asia.
Fundado el 29 de marzo de 1969 durante el gobierno de Ferdinando Marcos, el NEP es considerado el brazo armado del Partido Comunista de las Filipinas (PCF), cuyo máximo dirigente es el escritor, José María Sisón, asilado en los Países Bajos. El frente guerrillero filipino está calificado como organización “terrorista” por EU, la Unión Europea (UE), y más reciente por el gobierno filipino. Sus objetivos de combate son la presencia norteamericana, las fuerzas del Ejército y de seguridad, informantes del gobierno, desertores de la NEP y el crimen organizado.
En 1987 el frente guerrillero contaba con 25 mil combatientes, cifra reducida en la actualidad a unos 4 mil. Su principal actividad guerrillera se encuentra en las islas de Luzón, Bisayas y parte de Mindanao. Se calcula que la guerra insurreccional filipina de casi medio siglo, arroja hasta la fecha un saldo de más de 43 mil muertos.
La República de Filipinas es un archipiélago formado por 7,107 islas, con un territorio de 300 mil km2 y 103 millones de habitantes, situado en el Sudeste asiático sobre el océano Pacífico. Su capital es Manila. Colonizada por España desde 1565, fue invadida por EU durante la guerra hispano-cubana en 1898. Tras un período de ocupación japonesa durante la II Guerra Mundial, Filipinas obtuvo su independencia de EU el 4 de julio de 1946. Sin embargo la penetración del capital norteamericano así como los acuerdos militares con Washington, sitúan al país asiático como un aliado estratégico de EU en la región.
La economía filipina se encuentra entre las 50 más desarrolladas del planeta, siendo sus principales exportaciones los semiconductores y productos electrónicos, equipos de transporte, ropa, productos de cobre y derivados del petróleo, aceite de coco y frutas. Sin embargo según datos oficiales, 22 millones de filipinos viven en pobreza o pobreza extrema. El 30 de junio de 2016 el abogado Rodrigo Duterte fue elegido presidente después de 22 años ininterrumpidos como alcalde de Davao. Su éxito político estuvo relacionado con su sangrienta represión contra el narcotráfico. El gobierno de Duterte ha sido denunciado por grupos de defensa de los derechos humanos, la ONU y la UE. Notorio por su carácter impredecible y explosivo, Duterte ha sido calificado como el Trump filipino.
Tanto la lucha armada del NEP como las conversaciones para un acuerdo de paz con mediación internacional durante los gobiernos filipinos desde 1986, han sido silenciadas por la gran prensa. El pasado mes de noviembre el presidente Duterte canceló la última ronda de conversaciones con el NEP, alegando violaciones del alto al fuego de la guerrilla. “Si quieren guerra, se la daré”, declaró colérico el presidente filipino. “Las acciones de la guerrilla fueron en ‘legítima defensa’”, manifestó el comandante guerrillero, Padilla.
Como respuesta a la reciente terminación del alto al fuego navideño, un vocero del Ejército hizo pública la consigna: “Rendición u ofensiva a escala total”. En reciente conferencia de prensa el jefe guerrillero Padilla, afirmó: “Hace 50 años que luchamos, qué importa si necesitamos todavía otros 50”, tras reiterar que “si bien quieren la paz, también están listos para seguir el combate”.
Según los especialistas, a corto plazo son mayores las posibilidades de un recrudecimiento de los enfrentamientos entre la guerrilla y el ejército, que un progreso en las negociaciones de paz.

06
Enero

El más reciente exabrupto del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dejó bien esclarecida la doctrina de política exterior del omnipresente Imperio, que aunque puesto en práctica desde tiempo inmemorial encaja ahora perfectamente bajo el lema “América first”, que el nuevo Emperador esgrime y aplica.
Se trató en esta ocasión de la reprimenda insultante dirigida a Pakistán, donde le recordó que la cuantiosa “ayuda” otorgada por Washington a ese país en los últimos 10 años ascendente a más de 30 mil millones de dólares no había sido debidamente correspondida por los gobiernos pakistaníes sucesivos.
En pocas palabras, que el imperialismo estadounidense exige a sus socios y aliados una sumisión incondicional a cambio de cualquier dádiva o apoyo, aparente o real, en cualquier circunstancia y sin importar los eventuales intereses del receptor, su independencia o su dignidad como país.
Siendo una vieja práctica de los gobiernos imperialistas de Estados Unidos, pocas veces ha sido expuesta de manera tan descarnada y abiertamente, como ya lo había hecho Trump en su campaña electoral, cuando incluso algunos amigos del Imperio se resistían a creer que pudiera llegar a los extremos actuales.
La política de sumisión incondicional ha sido puesta en vigor también con respecto a organizaciones internacionales cuyas resoluciones discrepen o contradigan el dictado imperial, como fue el caso de la UNESCO de la cual se retiraron maltrechos y cabizbajos, rumiando en vano toda su prepotencia.
El más reciente de esos zarpazos fue lanzado contra las Naciones Unidas, a la que la Administración Trump acaba de reducir 285 millones de dólares de su contribución, en venganza del acuerdo de la Asamblea General donde su membresía de manera aplastante condenó el reconocimiento yanqui a Jerusalén como capital del estado sionista de Israel.
La Autoridad Nacional Palestina ha sido también amenazada por los recortes y pocos dudan de que tal medida se hará efectiva, teniendo en cuenta la capacidad de dichas autoridades de resistir a acatar los dictados imperiales y a aceptar los chantajes israelíes.
La sensible disminución del presupuesto para “ayuda exterior” asignada al Departamento de Estado para el actual ejercicio fiscal 2018-2019 fue un mensaje de lo que ocurriría después, acompañado de un aumento de los gastos militares, como señal de cuál será la política de la actual Administración, hoy claramente expresada.
Para los socios, aliados o simplemente receptores ocasionales y de buena fe de algún tipo de esas “ayudas” imperiales, saben ya que esas deudas se pagan con sumisión incondicional, tal como ha proclamado Trump.
El mensaje ha sido claro; quienes no lo entiendan no tendrán luego excusas.

06
Enero

El decursar del año 2017 que recién concluye permite augurar -en la medida de lo posible- que su sucesor en el almanaque será uno en el que la lucha de los pueblos por la justicia, la independencia nacional, la solidaridad y la integración regional no cejarán en las diferentes zonas del planeta para hacer frente, con posibilidades de éxito, a las amenazas que penden sobre sus cabezas y a la solución de las más peligrosas situaciones que hoy los envuelven, incluidos los desastres naturales acelerados por el cambio climático.
Deberán enfrentar sin vacilación el poderío adverso del capitalismo neoliberal y todo lo que esta concepción significa y arrastra -independientemente de la situación económica mundial- siempre en condiciones desfavorables a los que menos o nada tienen y a nivel de países a los más pobres, menos desarrollados, más explotados y con menos posibilidades de defenderse, aun cuando algunos tengan la voluntad de hacerlo.
Una síntesis de esos colosales desafíos quedó expresada en la llamada Estrategia de Seguridad Nacional para 2018 que acaba de ser proclamada por el gobierno imperialista de Estados Unidos encabezado -no sin tropiezos y grandes cuestionamiento internos- por el magnate Donald Trump, quien no contento con manejar a su complicado país como una empresa de su propiedad, al parecer quiere extender esas pretensiones al resto del mundo.
Quien lea detenidamente la mencionada Estrategia no necesita ser un experto para entender sus propósitos amenazantes y llenos de falsas premisas, escondiendo ambiciones de dominación imperial con el pretexto de defender una “seguridad nacional” supuestamente en vilo.
El poderoso complejo militar-industrial será el beneficiario, una vez más, de los 700 mil millones de dólares otorgados a los gastos de defensa en el recién aprobado presupuesto, mientras la reforma fiscal disminuye los impuestos al gran capital y deja a millones de estadounidenses sin seguro médico.
Por su parte, Rusia y China emergen cada vez más como potencias responsables y prudentes, capaces de afrontar las más complejas situaciones con responsabilidad y apego a las leyes internacionales, en particular a la Carta de las Naciones Unidas, organización que ha sido atacada y despreciada reiteradamente por la actual administración de la Casa Blanca.
El año que termina prosiguieron los avances económicos de Beijing, muy en particular los relacionados con la Franja y Ruta de la Seda; Rusia obtuvo una impresionante victoria militar sobre la banda terrorista Estado Islámico en Siria y contribuyó así, de manera efectiva y palpable, a la lucha contra el flagelo del terrorismo a escala mundial.
Del equilibrio que logre establecerse entre las fuerzas negativas que actúan en favor de la agresión, la violencia y el desconocimiento de las leyes y organizaciones internacionales y las que pugnen constructivamente por lo contrario, dependerá en buena medida que pueda detenerse durante el año que comienza la mano de los mercaderes de la guerra y sus terribles consecuencias.

Página 1 de 202